Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Internet: después de la 'red' el CERN teje la 'rejilla'

(swissinfo.ch)

La idea es simple: poner en la red a millones de computadoras, a veces subutilizadas, para crear un centro de cálculo mundial. Después de la revolución del 'web' (la red), los científicos -particularmente los del CERN, en Ginebra- preparan la del 'grid' (rejilla), que marcará la nueva era de Internet.

En su página de recepción, la Organización Europea para la Investigación Nuclear se presenta orgullosamente como el lugar de nacimiento del web. Paternidad irrefutable, pero no única.

En efecto, si bien es cierto que debemos a los investigadores del CERN los protocolos gracias a los cuales uno no tiene que pasar media hora frente a la pantalla para enviar un fichero a Estados Unidos, también lo es que del otro lado del Atlántico nacieron los navegadores, esos programas que permiten acceder tan fácilmente a la red.

¿Esta historia de invención europea comercializada por los estadounidenses podría repetirse con la rejilla?. La perspectiva no atemoriza a Frabrizio Gagliardi. "Nuestro papel es primero que nada de movilizar nuestros aceleradores de partículas y no hacer informática", precisa de entrada el director del proyecto DataGrid del CERN.

De todas maneras, la rejilla -asunto puramente de científicos, al menos en su primer tiempo- nace muy bien para lograr alcances mundiales.

Una reunión efectuada en marzo en Ámsterdam permitió la fundación de un 'Global Grid Forum' en el que estadounidenses, japoneses y europeos se comprometieron a jalar de la misma cuerda. La experiencia del web demostró en efecto que era más fácil extenderse con protocolos unificados.

La Unión Europea acordó un crédito de 15 millones de francos para el desarrollo de los logiciales necesarios para el funcionamiento de la rejilla y el CERN se encargará de coordinar los trabajos entre los 21 socios implicados en el continente.

Pero, ¿cómo funciona la rejilla?. "La era de las super computadoras IBM o Cray quedó prácticamente superada", explica Fabricio Gagliardi y añade que ahora el PC que se encuentra en el comercio trabaja con un procesador tan poderoso como el de las grandes máquinas. "En el CERN las hemos reemplazado por estantes enteros de computadoras personales metidas a la red".

La idea de la rejilla es, pues, de interconectar esas redes locales para hacer una red mundial. Y, contrariamente al web, que funciona todavía muy frecuentemente con una estructura en telaraña (un servidor para numerosos clientes), el grid será una verdadera rejilla tejida entre computadoras que van a trabajar "de igual a igual".

Todos los proyectos de investigación que requieren de enormes potenciales de cálculo (como los del CERN o aquellos vinculados con el genoma humano) van a resultar beneficiados, sin olvidar a la industria que en muchas ocasiones trabaja con centros de investigación y fábricas repartidas por todo el mundo.

"Ahora las máquinas y las líneas que permiten conectarlas, están ahí. El material no representa ningún problema. Lo que falta es detallar los programas necesarios para saber continuamente qué centro podrá efectuar los cálculos requeridos con un máximo de eficacia y al menor costo", explica el científico.

Con la rejilla, los científicos preparan la super computadora mundial del mañana. Una revolución invisible que permitirá ofrecer a cada utilizador nuevas posibilidades como el acceso a verdaderas potencias de cálculo o a capacidades de almacenamiento de datos aún insospechados.

Marc-André Miserez


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×