Juan Pablo II idolatrado y criticado

La segunda visita a Suiza de Juan Pablo II suscrita entusiasmo y críticas. swissinfo.ch

Físicamente débil, pero capaz de movilizar las masas como un ‘ídolo’, el Papa es noticia de portada en la prensa suiza de este lunes.

Este contenido fue publicado el 07 junio 2004 - 10:39

Más allá del éxito popular, los comentaristas se preguntan sobre el sentido de esta visita pastoral, durante la cual no se evocaron los problemas actuales de la Iglesia Católica.

“El Papa vive porque su fe está viva”, titula el ‘Blick’. El tabloide zuriqués pone de relieve el encuentro vivificante que supuso, sobre todo para el Pontífice, la proximidad con los jóvenes católicos helvéticos.

Un éxito: ¿y después?

Es lo que se pregunta el ‘Corriere del Ticino’, que recuerda cómo hace veinte años, con motivo de la primera visita a Suiza del Santo Padre, las polémicas quedaron zanjadas para acogerlo con un espíritu festivo. Pero más allá de la capacidad de congregar a las masas y de la simpatía humana que caracterizan al Pontífice, los problemas de la Iglesia cristiana no han desaparecido tras su partida, escribe el diario tesinés.

El comentarista cita los recientes sondeos, según los cuales no hay ningún ‘feeling’ entre la opinión pública y el Papa en torno a temas como la moral sexual, el celibato y el sacerdocio para las mujeres, la elección de los obispos o la misma edad de ‘jubilación’ del Pontífice.

No hay rastro de estas voces críticas en el ‘Giornale del Popolo’, que se limita a destacar únicamente el entusiasmo que causó la visita apostólica.

Una fiesta menos ecuménica

“Una auténtica fiesta no persigue otro objetivo que el de la alegría”, señala por su parte el Tages Anzeiger, pero sería ingenuo pensar que la visita del Papa no halla sido concebida como tentativa de conciliar las relaciones con la Iglesia católica helvética, que siempre ha destacado por su autonomía.

Su cultura democrática en la gestión de la iglesia, que se manifiesta por ejemplo en el papel muy activo de la comunidad laica, que asume cada vez mas funciones, causó en Roma la sospecha de una voluntad “cismática”.

El rotativo zuriqués juzga, por consiguiente, como una ofensa a la Iglesia evangélica la solicitud del Vaticano de que los protestantes se abstuvieran de la comunión durante la misa que ofició Juan Pablo II el domingo en la explanada del Allmend.

”Culto triunfalista de la persona”

El ‘Basler Zeitung’ retoma las declaraciones del teólogo Hans Küng, para quien el encuentro con los jóvenes carece de carácter representativo al no reflejar a la joven comunidad católica en su conjunto.

“Una fuerte presencia”, pese a la debilidad física, la de Juan Pablo II, comenta el ‘Neue Zürcher Zeitung’ que, además de la crónica de la visita, dedica una página al encuentro con los jóvenes que ilustra con fotos, pero sin comentario.

El Papa Wojtylia “debilitado, poco comprensible, pero ídolo”, destaca ’24 Heures, que describe el camino lleno de alegría, pero difícil del Papa en Suiza. Un viaje que se vio ensombrecido por la irritación de los protestantes y la carta abierta en la que algunos prelados católicos pidieron la dimisión del Santo Padre.

Un encuentro emotivo, pero sin contenido

La ‘Tribune de Genève celebra la visita apostólica con largos artículos y fotos coloridas, pero retoma también la opinión lúcida y crítica del sociólogo especializado en temas religiosos Jörg Stolz, quien califica el encuentro con el Pontífice de momento muy emotivo (“entre el Papa y los jóvenes fluía la energía”), pero exento de contenido.

“El Papa expresó únicamente conceptos generales, pero no evocó problemas concretos, no dio respuesta ni a los problemas de los jóvenes ni a los de la sociedad. Un talante de diálogo inexistente. Me pregunto por qué no dejó que algunos jóvenes le hicieran preguntas, incluso preparadas con antelación.”

Un tema del que se hace eco el ‘Südostschweiz’, según el cual el Papa Wojtyla ha vuelto a congregar en torno su persona a las masas que buscaban su ‘aura’ personal, pero no ha querido afrontar los problemas actuales en el seno de la Iglesia Católica.

También ‘Le Temps’ entrevista a un sociólogo, Roland J. Campiche. El diario ginebrino destaca, ante todo, la necesidad religiosa de los jóvenes que, más que a la institución de la Iglesia, se aferran a la figura emblemática del Papa, incluida la “puesta en escena de su sufrimiento que hoy forma parte del ‘show’ mediático”.

swissinfo, Raffaella Rossello
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

Juan Pablo II ha realizado dos visitas a Suiza: la primera se remonta a 1984, la segunda tuvo lugar este fin de semana.

14.000 personas participaron en el encuentro con los jóvenes.

70.000 personas asistieron a la misa que ofició el domingo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo