La agricultura debe ser más competitiva

Cada día desaparecen cinco explotaciones agrícolas en Suiza. Keystone

Berna pretende estimular la competitividad de la economía rural para que ese sector pueda afrontar los desafíos de la OMC.

Este contenido fue publicado el 02 febrero 2005 - 19:21

Recorte de 500 millones de francos al presupuesto agrícola (2008-2011). Para la Unión Suiza de Campesinos esa merma es inaceptable.

El Gobierno suizo fijo este miércoles las grandes líneas de la política agrícola 2011. El proyecto definitivo será sometido a consulta en el Parlamento este otoño.

Para el período 2008-2011, el presupuesto destinado a la agricultura deberá limitarse a 13.538 millones de francos, es decir, 554 millones menos que el actual.

“Es un paso difícil desde el punto de vista humano, pero necesario habida cuenta de las obligaciones internacionales y de las finanzas federales”, declaró el ministro de Economía, Joseph Deiss.

La política agrícola 2011 debe permitir a la agricultura suiza hacer frente a los desafíos futuros. Se trata particularmente de los compromisos adquiridos en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Menos subvenciones

Para mejorar la competitividad de la economía agrícola la Confederación pretende reducir los fondos para el apoyo del mercado –como las subvenciones a la reducción del precio de la mantequilla- en beneficio de los pagos directos.

Así, el presupuesto reservado a los pagos directos pasará a 11.25 millones de francos. El apoyo del mercado será reducido en 1.2 millones de francos.

La idea es también simplificar el sistema de pagos directos y de hacerlo más transparente. Como hasta ahora, los subsidios serán entregados en función de las superficies de tierra y de los animales.

Las regiones de montaña no fueron olvidadas. Las contribuciones por el cuidado de los animales en condiciones de producción difíciles y las contribuciones para las tierras en pendiente se mantienen.

AOC y turismo rural

Más globalmente, el Gobierno pretende promover la creación de valor agregado y el desarrollo durable en el medio rural. Esas medidas atañen particularmente a las AOC y las indicaciones geográficas, precisó Joseph Deiss.

El desarrollo de los proyectos regionales y del turismo rural también se ubica en el centro de las preocupaciones. Se ha previsto una serie de medidas para facilitar ambos sectores.

El Gobierno subraya también que el ejercicio de una actividad accesoria paralela al trabajo agrícola no debe ser obstaculizada.

200 granjas menos por año

“Algunos medios estimarán que no vamos suficientemente lejos. Pero yo recuerdo que ningún sector ha registrado una reestructuración semejante en los últimos 15 años”, comentó Joseph Deiss.

Actualmente hay poco menos de 65.000 explotaciones agrícolas en Suiza. Se prevé la desaparición de entre 1.500 y 2.000 por año; es decir, más de cinco por día.

Entonces, el dinero será repartido entre un número menor de explotaciones, lo que deberá permitir mantener los ingresos nominales entre las granjas que se mantengan.

Joseph Deiss subrayó que los precios pagados a los agricultores bajaron en 25% en la última década mientras que los consumidores tuvieron que afrontar un incremento de 10%. Transformadores y distribuidores aprovecharon el margen de diferencia. Una creciente competencia permitiría ejercer presión sobre los precios.

De acuerdo con la Oficina Federal de la Agricultura las diferentes medidas deben permitir una reducción de los costos de entre 150 millones a 200 millones de francos por año entre el 2008 y el 2011.

Reducción inaceptable

En un comunicado difundido este miércoles la Unión Suiza de Campesinos (USP por sus siglas en francés) considera inaceptable esta reducción de los medios financieros destinados a la política agrícola.

La organización reivindica, por el contrario, el mantenimiento del presupuesto actual y una adaptación al encarecimiento.

“Una reestructuración precipitada de las medidas de la política agrícola –que excedan o mantengan los compromisos que contraigamos en el contexto de la OMC- no respetaría el espíritu de un proceso de reforma permanente y fiable- señaló la USP en un comunicado.

swissinfo y agencias

Contexto

Las nuevas exigencias de la OMC van a afectar severamente a los campesinos.

La reestructuración en curso va a continuar.

Actualmente Suiza cuenta con unas 65.000 explotaciones.

Alrededor de 2000 de entre ellas desaparecen cada año.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo