Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La crisis empuja a los argentinos hacia Europa

Tres árboles en llamas en la Plaza de Mayor de Buenos Aires. La policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

(Keystone)

El presidente ha dimitido en plena crisis social. Los habitantes huyen del país y buscan refugio también en Suiza.

"Desde hace un año, el número de argentinos que huye de su país no cesa de aumentar y ha alcanzado un nivel comparable al de la época de la dictadura", constata Silvia Hodgers, coreógrafa argentina exiliada en Suiza, tras haber sido encarcelada y torturada por la junta del general Videla.

Su hijo, el diputado verde Antonio Hodgers coincide en que "desde hace algunos meses, me encuentro a un creciente número de jóvenes argentinos en el circuito alternativo de las casas tomadas de Ginebra."

Ese flujo de refugiados económicos no debería acabar tan pronto. Argentina entró en recesión hace tres años y es hoy un país amenazado por el caos. Este jueves (20.12.), el presidente Fernando de la Rúa presentó su dimisión. Fue el ministro de la Producción quien anunció la renuncia.

La víspera, el presidente había decretado el estado de sitio por un periodo de treinta días para poner fin a los saqueos y motines que sacuden todo el país y que se han cobrado ya 20 muertos.

Amenaza de caos

Pero las manifestaciones proseguían este jueves. "En Buenos Aires, se desarrollaron de forma pacífica", precisa Armin Ritz, embajador de Suiza en Argentina. Es por ello que rehúsa hacer el mínimo pronóstico. La situación es extremadamente volátil.

Sofocada por una deuda pública de más de 130.000 millones de dólares, Argentina tiene 14 millones de pobres y más de 18% de desempleados, según cifras oficiales. El resto de la población no vive mejor: la mitad de los asalariados gana menos de 400 dólares por mes.

Las empresas suizas en la tormenta

El Estado está al borde de la quiebra. De aquí a fines de año, el Gobierno debe desembolsar más de 700 millones de dólares y todavía no ha obtenido la ayuda de las instituciones financieras internacionales. "Para obtener esa ayuda, el Gobierno debe reformar profundamente sus finanzas públicas", precisa el embajador Armin Ritz.

El esperado cambio de gobierno permitirá tal vez desbloquear la situación. Pero la economía argentina no se va a recuperar rápidamente.

Las empresas suizas establecidas en el país como Nestlé, Roche, Novartis, Sulzer, Ascom o Holderbank comienzan a sufrir las consecuencias. Lo que las salva por el momento, según Armin Ritz, son las ventas en los otros países de la región.

Frédéric Burnand


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes