Navigation

La derecha dura amenaza a los binacionales

La UDC no admite otro pasaporte que no sea el rojo con la cruz blanca. swissinfo.ch

Luego de su doble victoria electoral del 26 de septiembre, la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha dura) confirmó que tiene la intención de lanzar una iniciativa contra la doble nacionalidad.

Este contenido fue publicado el 06 octubre 2004 - 09:57

De inmediato ha surgido un vivo debate en Suiza, tanto entre los expatriados como en los partidos e incluso en el seno de dicha formación política.

“Pienso en todos estos ex patriados que tienen un segundo pasaporte, muchos de los cuales tienen un derecho de voto. ¡Todo esto me vuelve loco!”, protesta Jacques-Simon Eggly, vicepresidente de la Organización de los Suizos en el Extranjero.

“Admitiendo que una ley que prohibe la doble nacionalidad no tenga efecto retroactivo -como ciertos colegas de la UDC me lo han dicho-, eso no impide que todo suizo que se expatrie en el futuro, deje de conservar sus lazos con Suiza. En nuestro tiempo, eso es completamente aberrante”.

La discusión hace estragos desde que, al día siguiente de su victoria electoral, la UDC recordó su intento de lanzar una iniciativa parlamentaria que pretende el regreso a la legislación previa a 1992, es decir a cuando la doble ciudadanía estaba prohibida.

Una promesa electoral

"No se puede servir a dos maestros", declaró al periódico 'Le Temps' Ueli Maurer, presidente nacional de la UDC. Pero el político reconoció que es una cuestión difícil. "Mi mujer, que también tenía la nacionalidad estadounidense, tuvo que renunciar a ella", reveló.

Pero el principio de la prohibición de la doble nacionalidad figura claramente en la plataforma electoral 2003-2007 de la UDC: "El pasaporte suizo no es un artículo de consumo que se compra, sino que debe ser objeto de una meditación real y consciente".

Por consiguiente, se trata de mantener las promesas hechas el año pasado a los electores.

Moción Hutter

Ya en mayo de este año la representante UDC del cantón de San Gall, Jasmin Hutter, depositó una moción parlamentaria en ese sentido, copatrocinada por otros 37 diputados.

En ella, Hutter estima que "la doble nacionalidad es contestable en su principio mismo, en razón de su carácter frecuentemente oportunista: se buscan las ventajas de las dos nacionalidades", dice.

El gobierno responderá a esta moción en noviembre próximo por boca del ministro de Justicia y Policía, responsable de estos asuntos, Christophe Blocher, quien representa a la UDC en el Poder Ejecutivo (Consejo Federal).

500'000 binacionales en Suiza

Habiendo reconocido la doble nacionalidad en 1992, Suiza cuenta en su territorio con unos 500.000 ciudadanos que las tienen. Esta cifra está respaldada por la Oficina Federal de Estadísticas, que los censó por vez primera en 1990.

Son muchos los políticos en esta situación, especialmente en la Suiza de expresión francesa. Ese es el caso de Pierre François Veillon, diputado UDC, cuya compañera sentimental es binacional.

"En la Suiza de expresión francesa, y sobre todo en los cantones fronterizos con Francia, la situación es diferente", reconoce el valdense.

Por su lado, Joseph Zisyadis, diputado binacional de izquierda, convenció a una mayoría de la diputación del cantón de Vaud que sesiona en Berna a que inviten a los extranjeros de su cantón a naturalizarse en masa.

"La mejor respuesta a este lenguaje de miedo, de cerrazón y de exclusión, es la opción de la naturalización suiza", declara el diputado del Partido del Trabajo al cotidiano "Le Matin".

Pierre-François Veillon no llegó a firmar este llamado. Pero reconoce: "en el fondo, no estoy opuesto a la doble nacionalidad. En el plano político, pienso que este tema no es de actualidad y, de hecho, ya tenemos mucho trabajo con los acuerdos bilaterales bis".

... casi tanto en el exterior

Lo mismo sucede con los suizos del extranjero. 70% de los 612.562 ciudadanos helvéticos son doble nacionales y unos 90.000 emiten su voto. Mayoritariamente favorables a la apertura de Suiza, este conjunto de ciudadanos plebiscitó (al 70%) las proposiciones del Poder Ejecutivo sobre la naturalización el pasado 26 de septiembre.

Jean-Paul Aeschliman, otro vicepresidente de la OSE, estima que "o la UDC olvida a los expatriados y se tira un escopetazo en el pié", o quiere "castigar a los que no votan por ella".

El mismo Pierre-François Veillon reconoce que sería "complicado y estúpido" retirar a los expatriados el derecho de conservar el pasaporte con la cruz blanca.

En cuanto a Jaques-Simon Eggly, quien también es diputado liberal de Ginebra, considera que "la UDC, si da el paso, embriagada por su éxito, lo hará en falso; y seguramente habrá una reacción sana del pueblo suizo, incluyendo las zonas rurales".

Un proyecto de Blocher en estudio

Notemos finalmente que, por su lado, la Oficina Federal de las Migraciones, que depende del ministro Christoph Blocher, estudia un nuevo proyecto en línea con el programa de la UDC sobre la abolición de la doble nacionalidad.

Entre las opciones posibles, hay tres. Primero, que permanezca el statuo quo. Segundo, que se regrese a la ley restrictiva de 1992, que exigía de los extranjeros renunciar a su nacionalidad de origen. Tercera posibilidad: exigir a los binacionales residentes en Suiza a que renuncien a uno de sus dos pasaportes.

Christoph Blocher deberá someter un proyecto a sus colegas del Poder Ejecutivo entre hoy y el mes de noviembre próximo.

swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción y adaptación: Luis Vázquez)

Contexto

El número de expatriados ha doblado en 30 años, llegando a 612.562 a finales de 2003. 70% de ellos son binacionales. Cerca del 60% viven en el seno de la Unión Europea y un 25% (163.034 personas) radican en Francia.

Suiza reconoció la doble nacionalidad en 1992. Se trata de 500.000 beneficiados que viven en Suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.