Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La derecha dura sometida a la prueba del poder

Christoph Blocher dirigió bien su campaña para llegar el Gobierno federal.

(Keystone)

Durante 2003 la Unión Democrática del Centro (UDC)–derecha dura- triunfó en las legislativas suizas y su líder, Christoph Blocher, entró al gobierno federal.

2004 será un año de prueba para este dirigente y su partido que construyeron el éxito con una estrategia de oposición.

“Políticamente, el año 2003 ha sido el año de la Unión Democrática del Centro (UDC)”, responde categóricamente a Swissinfo Marie-Helène Miauton, directora del Instituto de Sondeos MIS Trend SA, en la ciudad de Lausana.

El 19 de octubre último este partido conquistó 63 escaños en las dos cámaras del parlamento suizo y, el 10 de diciembre, por encima de otras consideraciones como la representación femenina o regional, logró imponer un segundo Consejero Federal en el gobierno helvético de 7 miembros.

En suma: el pequeño partido agrario del abuelo se ha convertido en el primer partido del país.

“Este es el resultado de un largo esfuerzo. Desde 1992 hemos pasado del cuarto lugar al primero”, recuerda Jean-Blaise Defago, antiguo secretario general de la (UDC).

Un trabajo –hecho raro en Europa- que ha permitido a este partido convertirse en la primera fuerza de oposición, al mismo tiempo que participa en el gobierno, según el análisis de Oscar Mazzoleni, autor de una obra sobre el tema.

Triunfo de la derecha

Suiza entra en una nueva era con el final de la llamada concordancia o participación de todas las fuerzas políticas en el gobierno e incluso de 44 años de vigencia de la llamada ‘fórmula mágica’.

“El nuevo gobierno está claramente dominado por la derecha, con uno o dos partidos reducidos a la minoría y está desfasado con respecto a la mayoría del pueblo y del parlamento suizos”, observa Andreas Gross, diputado socialista.

Este diputado considera que éste es el comienzo de un nuevo sistema que aún no se conoce. El historiador Hans-Ulrich Jost asegura que se trata más bien del final de un proceso. “Es el resultado del cuestionamiento del papel del Estado Providencia establecido desde los años setenta”, afirma.

“No es el sistema el que ha cambiado, sino la repartición de las fuerzas. La (UDC) no ha hecho otra cosa sino ganarle un escaño en el gobierno a los democristianos”, asegura el diputado radical (derecha) del cantón de Vaud, Yves Christen.

El año de Christoph Blocher

Según Yves Christen, “el 2003 ha sido sobre todo el año de Christoph Blocher que logró imponerse sobre los moderados de su partido”.

Un partido que aún está lejos de ser homogéneo. Entre otras cosas, el ‘tribuno de Zúrich’ ha considerado al bernés Samuel Schmid, hasta ahora único Consejero Federal (UDC), como un ‘semi-Consejero Federal.

Hasta ahora, los electores favorables a la (UDC) no han llegado al punto de elegir a muchos representantes del ala dura del partido en los gobiernos cantonales. Por su parte, estos representantes del ala dura a menudo han preferido desmarcarse con una estrategia de oposición.

“2004 puede ser el éxito, la derrota o la parálisis. Será el año de la verdad para él y un retorno de la vuelta de manivela podría ser terrible”, añade Yves Christen.

Jean-Blaise-Defago indica que será necesario que la (UDC) “asuma sus responsabilidades porque deberá colaborar con los otros partidos burgueses, con el riesgo, en caso de malos resultados, de pérdidas en las elecciones legislativas del 2007”.

2004, la hora de la verdad

Tal como sucedió en 1959, cuando los socialistas ingresaron al gobierno federal, se necesitará probablemente un tiempo para encontrar un nuevo equilibrio dentro del gobierno, de los otros partidos y de la misma (UDC).

A partir del primero de enero, Christoph Blocher, con frecuencia considerado como ‘políticamente incorrecto’-e incluso más- por haber construido su imperio basado en el populismo y la xenofobia, se verá sometido al régimen de la colegialidad.

¿Respetará la concordancia que con tanta energía ha reivindicado? ¿Aceptará los límites de la democracia y evitará los resbalones de una estrategia de oposición?

Una primera prueba se tendrá el próximo 8 de febrero con la votación popular sobre la iniciativa para el internamiento de los criminales que sólo la (UDC) apoya, contra los otros partidos y contra el gobierno. También se tendrán otras ocasiones como la votación de la iniciativa anunciada por la (UDC) para limitar el derecho de asilo.

¿Cuál política?

Jean-Blaise Defago no niega las dificultades. “Con el Ministerio de Justicia y Policía, Christoph Blocher hereda varios temas capitales: los refugiados, Schengen y Dublín”.

“Sucederán cosas entre Blocher y la (UDC) que al haber perdido su líder deberá demostrar que existe sin él”, afirma Yves Christen. “Puede esperarse que la (UDC) mantenga su combatividad y es justo”, añade.

Por lo demás, la (UDC) ya ha mostrado el color. Después de la elección de Christoph Blocher el partido ha recordado su programa en páginas enteras de periódicos: saneamiento de las finanzas, reducción de los impuestos y de las primas de seguros de enfermedad, lucha contra el abuso en el asilo y compromiso por una Suiza neutra e independiente.

Por el momento no se sabe más sobre cómo van a reaccionar moderados y ‘halcones’. Se sabe aún menos cómo se comportará el ministro Blocher, considerado por sus allegados como una ‘personalidad imprevisible’.

Marie-Helène Miauton imagina tres escenarios: “ya en este momento se le espera tanto en la vuelta de la esquina, que esto podría incomodarlo. Quizá también moderará el contenido de su vino con un poco de agua o, entonces, fracasa en su mutación de empresario a político”.

Hoy, Chrstoph Blocher está en el filo de la navaja y Suiza retiene su aliento.

Swissinfo, Isabelle Eichenberger
(Traducción: Jaime Ortega)

Datos clave

La (UDC nació en 1919 de un cisma de los campesinos radicales de Zúrich

En 1939 crean el Partido suizo de los Campesinos, Artesanos e Independientes (PAB).

En 1971, acompañados por los Demócratas de los cantones de Grisones y de Glarus, el (PAB) adopta el nombre de Unión Democrática del Centro.

En 1992, como cuarto partido del país, la (UDC) gana el ‘no’ popular a la adhesión de Suiza al Espacio Económico Europeo.

El 19 de octubre de 2003, la (UDC) gana 63 escaños en las elecciones parlamentarias.

El 10 de diciembre, Christoph Blocher obtiene el segundo escaño para la (UDC) en el gobierno federal de 7 miembros, en detrimento de los democristianos (PDC).

Fin del recuadro

Contexto

1848: el primer Consejo Federal es exclusivamente radical

1891 y 1919: el partido católico-conservador obtiene un primero y un segundo escaño en el Consejo Federal

1929: elección del primer representante del Partido de los Campesinos, Artesanos y Burgueses (PAB), ancestro de la (UDC)

1959. Creación de la ‘fórmula mágica’: 2 radicales, 2 democristianos, 2 socialistas, 1 (UDC).

2003: la (UDC) conquista un segundo escaño en el Consejo Federal, en detrimento de los democristianos.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes