La huelga, un derecho limitado

Pacífica manifestación en la ciudad de Basilea. Keystone Archive

Un estudio sobre las violaciones a los derechos sindicales en el mundo advierte que la garantía de huelga debe ampliarse en Suiza.

Este contenido fue publicado el 18 junio 2002 - 20:11

El informe anual 2002 de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) -con sede en Bruselas-, distribuido en Ginebra durante los debates de la Conferencia Internacional del Trabajo, que este año preside Suiza, denuncia la existencia de restricciones al derecho de huelga en algunas regiones helvéticas.

El informe hace referencia a una nueva cláusula de la Constitución Federal de Suiza -en vigor desde enero del 2000- que reconoce explícitamente el derecho de los trabajadores a formar sindicatos y a afiliarse a ellos, así como la legalidad de las huelgas.

"En el 2000 se retiró de la Ley Federal la prohibición de hacer huelga a los empleados públicos. El Consejo Federal sólo puede restringir o prohibir el derecho de huelga cuando ésta afecta la seguridad del Estado, las relaciones exteriores o el abastecimiento de mercadería vital para el país. Los cambios han sido integrados en etapas y entrarán plenamente en vigor en julio del 2002", agrega el informe.

Una aplicación limitada

El informe asienta que a pesar de los avances constitucionales, los cambios en la ley de huelgas se aplican solamente a nivel federal. "Los funcionarios en siete cantones y numerosas comunas siguen privados del derecho de huelga. Es decir, siguen las restricciones a nivel regional y local", subraya.

La CIOSL informa que la Unión Sindical Suiza (USS), el más importante gremio de trabajadores, ha denunciado que un creciente número de empleadores y patrones trata de evitar las negociaciones colectivas de los trabajadores, negando a éstos sus derechos sindicales.

"De hecho, algunos empleadores abandonan su federación a fin de evadir los contratos colectivos. Otros simplemente los ignoran. De los 270 miembros de la Federación Textil Suiza, sólo 37 adhirieron al convenio colectivo de trabajo marco, creado para la industria en el año 2000", indica el documento.

En el prólogo del informe, el secretario general de la Confederación, Guy Ryder, sostiene que la CIOSL ha exhortado a la comunidad internacional para que impida las violaciones a los derechos sindicales, "perpetradas con miras a cobrar una ventaja competitiva en el mercado mundial".

Enrique Dietiker, Ginebra.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo