Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La lucha no ha hecho más que comenzar

La prensa suiza se felicita del doble en las urnas.

(swissinfo.ch)

La prensa suiza se felicita de la aceptación en las urnas de los acuerdos de Schengen y Dublín e insiste en el revés registrado por la derecha dura.

Pero todos los analistas coinciden en que la verdadera lucha tendrá lugar el 25 de septiembre, cuando se vote la extensión de la libre circulación de personas a los nuevos miembros de la UE.

Los periodistas se muestran generalmente favorables a un acercamiento de Suiza a la Unión Europea (UE). La prensa se felicita de que los votantes aprobaran la adhesión de Suiza a los acuerdos de Schengen (seguridad) y Dublín (asilo), pero sin caer en un triunfalismo exagerado.

El a esos tratados ha sido más bien un voto pragmático que el reflejo de un amor ciego por la Unión Europea (UE).

"Fue Suiza y no la UE quien quiso el acuerdo de Schengen – así como muchos otros acuerdos bilaterales", recuerda el TagesAnzeiger, de Zúrich. La alta participación en los comicios y el resultado inequívoco dan un espaldarazo a quienes pretenden proseguir en la vía bilateral que va en el interés de Suiza."

Un revés para la derecha dura

Los editorialistas constatan que la Unión Democrática del Centro (UDC), sola en el combate, no logró revertir la balanza. El resultado del domingo representa así una derrota para este partido derechista.

La UDC utilizó todos los recursos emocionales para conseguir sus fines. "Afortunadamente, (...) no logró revertir la balanza", escribe la Tribune de Genève. "Los temores evocados por los adversarios durante la campaña no han minado la confianza popular en la vía bilateral", señala Le Matin, de Lausana.

"El más interesante es el resultado de Zúrich", sostiene el ginebrino Le Temps. El feudo de la UDC de Blocher sorprendió con cerca de un 58% de votos a favor. Es la lección más significativa de este domingo. Y también la más preocupante para la dirección de la UDC y su representante emblemático (el ministro de Justicia Christoph Blocher), más aislado que nunca en el seno del gobierno federal colegiado."

La mayoría de los comentaristas, sin embargo, estima que la UDC ha perdido la batalla, pero no la guerra.

La verdadera lucha está por venir

Pero la UDC tiene todavía una oportunidad de revertir la situación. Y es que el verdadero debate sobre la UE todavía está pendiente, señala el Basler Zeitung.

"Pronto se votará la libre circulación de personas y, con ella, la apertura del mercado laboral a los ciudadanos comunitarios. La lucha será más tenaz, y el resultado más justo."

Una opinión que comparte La Regione. El diario del Tesino titula: "El gobierno gana el primer tiempo, pero el partido aún no ha terminado".

Según todos los comentaristas, el debate sobre el escrutinio del 25 de septiembre relativo a la extensión de la libre circulación de personas a los diez nuevos miembros de la UE será arduo.

"Antes del voto sobre la libre circulación, los adversarios harán todo para llevar a la culminación una campaña basada en el miedo", pronostica el TagesAnzeiger. De hecho, el germen de ese clima visceral ya estuvo latente en el debate sobre Schengen/Dublín.

"La desventaja de la campaña que termina no es el resultado apretado en las urnas, sino el hecho que se centrara en elementos emocionales, cuando lo que debería primar es la razón fría del interés nacional enfocado a largo plazo. El debate que se abre para septiembre sobre la libre circulación de personas está totalmente pervertido", lamenta 24 Heures, de Lausana.

El 25 de septiembre la UDC ganará más fuerza porque no estará sola. "La amplia alianza que luchó con éxito contra Schengen va a desmoronarse frente a la izquierda. Los sindicatos, que han amenazado con recurrir al referéndum durante meses, tendrán dificultad para movilizar a sus bases poco favorables al ", subraya el Bund.

"El pueblo podrá decir a la libre circulación sólo si el voto favorable no representa un al dumping salarial", advierte el tabloide Blick.

Parejas homosexuales

La prensa se centra, sobre todo, en los acuerdos de Schengen/Dublín, pero consagra un pequeño espacio al otro tema de votación: la aprobación en las urnas del registro de las parejas del mismo sexo.

Los editorialistas ven en este resultado un voto de apertura frente a una minoría. Asimismo se felicitan de que durante la campaña no se hayan propagado sentimientos de odio hacia el colectivo homosexual.

"Los homosexuales no sólo ya están aceptados, sino que constituyen una minoría reconocida por la sociedad. Ese es el significado del resultado de este fin de semana", concluye La Liberté, de Friburgo.

swissinfo

Datos clave

El 54,6% de los votantes aprobó los acuerdos de Schengen y Dublín.

La participación en las urnas fue del 56%.

10 cantones y 4 semicantones rechazaron los acuerdos.

Los adversarios se concentraron principalmente en las regiones rurales de la Suiza central y oriental, así como en el cantón meridional del Tesino.

Suiza no podrá adherirse a los acuerdos de Schengen/Dublín antes del 2008.

El registro de las parejas de hecho fue aprobado por un 58% de los ciudadanos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting