Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La ONU muestra los colmillos al coronel Gaddafi

El puesto de Libia permaneció vacío este viernes en el Consejo de los Derechos Humanos.

El puesto de Libia permaneció vacío este viernes en el Consejo de los Derechos Humanos.

(Keystone)

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU recomienda suspender a Libia y establecer una misión internacional de investigación. La Asamblea General deberá adoptar una decisión la semana próxima.

Para Adrien-Claude Zoller, especialista en derechos humanos, esta resolución "va en el buen sentido de la historia".






















































Reunido este viernes en sesión especial en Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos adoptó una resolución presentada por la Unión Europea. Las dos propuestas principales son el establecimiento de una comisión internacional de investigación sobre las violaciones a los derechos humanos en Libia, y una suspensión de ese país en el seno del Consejo.

La resolución fue adoptada sin oposición. El Consejo de Derechos Humanos recomendó ese texto a la Asamblea General de la ONU en razón de las "graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos cometidas por las autoridades libias".

Especialista en derechos humanos, Adrien-Claude Zoller, presidente de la ONG 'Ginebra por los derechos humanos', celebra el resultado.

 

swissinfo.ch: ¿No es sorprendente esta resolución contra el coronel Gaddafi?

Adrien-Claude Zoller: No, porque es un poco como a finales de 1970, cuando el general Pinochet fue capaz de unir en su contra y que, por primera vez, se adoptó una resolución en contra de un país.

Esta vez es el coronel Gaddafi el que ha contribuido a la lucha por los derechos humanos al lograr la unión en su contra. Sin duda, es una unidad de fachada, pero nadie podía correr el riesgo de asumir la defensa de Gaddafi. Algunos  -Cuba y Nicaragua- casi lo han hecho, pero no se atrevieron del todo.

swissinfo.ch: A pesar de la crisis, Libia había sido aceptada en el Consejo de Derechos Humanos. Ahora, con esta resolución, parece que el viento ha cambiado para el país...

A.-C. Z. : No, en absoluto. El Consejo de Derechos Humanos está compuesta por Estados y si se retirara a todos los malos, no quedaría nadie. El problema no es que Libia sea miembro. El problema es que al convertirse en un miembro, los Estados se comprometen a respetar más los derechos humanos. Ahora Libia hace lo contrario.

Esta es la primera vez que se va a suspender a un miembro. Pero insisto en que el Consejo de Derechos Humanos no decide. Solo se puede proponer a la Asamblea General de la ONU que se encarga de decidir.

Será necesario que la decisión que se tome la próxima semana en Nueva York cuente con dos tercios de los votos. Es mucho, ya que dos tercios de los países del mundo violan en gran medida los derechos humanos.

 

swissinfo.ch: ¿Y cree que la resolución será aceptada?

A.-C. Z. : Sí, porque es un poco el efecto Pinochet. Esta unanimidad permite tener un chivo expiatorio para los países que violan gravemente los derechos humanos.

Y para los países árabes, es la oportunidad de tomar la palabra contra el coronel Gaddafi. Le dan además una señal no al Consejo de Derechos Humanos, sino a su propia opinión pública diciendo: “Yo Qatar, yo Arabia Saudí, condeno al coronel Gaddafi y no voy a tomar la misma ruta que él”. Incluso Irán lo puede hacer. Así se podría calmar a la población de los países árabes.

swissinfo.ch: El Consejo de Derechos Humanos ha sido a menudo criticado. ¿Puede esta resolución mejorar su imagen?

A.-C. Z. No, porque esas críticas eran falsas. Dado que el Consejo de Derechos Humanos está compuesta por Estados, esos Estados y sus votos en el seno Consejo son a los que hay que criticar, y no al propio Consejo en sí.

El hecho es que el Consejo ha tomado una medida histórico, porque se ha dado una fuerte señal.

swissinfo.ch: Otra señal clara es la llegada de Hillary Clinton a Ginebra la próxima semana. ¿Podemos ver una nuevo espíritu en la política de EE.UU. en el Consejo?

En realidad no. La política de EE.UU. ha cambiado desde la elección de Barack Obama, lo que se ha visto en muchos proyectos de resolución. La llegada de la señora Clinton no cambia nada en la cuestión de Libia, ya que las decisiones se toman hoy en Ginebra.

swissinfo.ch: Con su resolución, el Consejo de Derechos Humanos adopta las resoluciones que el Consejo de Seguridad no se atreve a tomar? ¿Hay algún tipo de interacción entre los dos?

A.-C. Z. : Las cosas han sucedido de otra manera. Hay un Alto Comisionado en Ginebra, que ha hecho una fuerte declaración al decir que los acontecimientos en Libia se emparentaban con crímenes contra la humanidad, y al demandar que se haga todo lo posible para detenerlos.

A partir de ahí, el secretario general llamó por teléfono al coronel Gaddafi y el Consejo de Seguridad se reunió de inmediato. Es la reunión del Consejo de Seguridad la que obligó al Consejo de Derechos Humanos a reunirse.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, pidió por su parte una investigación. Creo que esta investigación internacional es el elemento fundamental de la resolución. Va a dar lugar a un informe que llegará al procurador general del Tribunal Penal Internacional.

La resolución de hoy sobre Libia, con este párrafo sobre la investigación, es una resolución que va en el buen sentido de la historia, en el del progreso del derecho penal internacional.
 

swissinfo.ch: El proyecto de resolución fue presentado por la Unión Europea. ¿Cómo calificaría la posición europea en el caso de Libia?

A.-C. Z. : Europa tiene una sola preocupación: la montaña de refugiados que le puedan llegar. Podría estar más interesada en la suerte de las víctimas.

Si hubiera una verdadera política europea, esa política podría mirar a su alrededor, por ejemplo al Mediterráneo. Lo que ocurre, desde un punto de vista geopolítico y militar, es una ‘Somalización’ de Libia. Más se mantiene el coronel Gaddafi con sus tropas, más las otras partes del país que se liberen se van a autogestionar. Se trata de un nuevo modelo en las fronteras de Chad, de una Argelia que es inestable, de Darfur.

Si mañana la UE quiere una Somalia al otro lado del Mediterráneo, solo tiene que continuar ...

swissinfo.ch: ¿Cómo evitar este escenario?

A.-C. Z: Sería necesario actuar inmediatamente y con firmeza. Sin embargo, Europa no ha hecho nada desde el inicio de los disturbios, hace tres semanas. Se equivocan, en el seno del Consejo de los Derechos Humanos, cuando ven a la gran Europa como la que ha tomado la iniciativa.

Ahora, es necesario aumentar la presión sobre el coronel Gaddafi y su clan. Necesitamos medidas en el  Consejo de Seguridad, especialmente en lo que respecta a la prohibición de los espacios aéreo y naval. A partir de ahí, el coronel Gaddafi tendrá menos capacidad de reacción.

Libia

Libia se proclamó en 1977 como estado Árabe Libio Popular y socialista, bajo una estructura que carece de partidos políticos y en donde el Estado, encabezado por Muammar Gaddafi desde hace cuatro décadas, controla la economía, las finanzas y la política.

Producto de la revuelta social que vive, la producción de petróleo libio se ha reducido 25% durante la última semana. Las operaciones de Total Repsol, YPF, Eni y BASF también han disminuido porque sus abastecimiento de energéticos se encuentro mermado.

En materia de bloqueo de cuentas, Suiza congeló en enero los haberes de Ben Ali (Túnez) y de Lurent Gbagbo (Costa de Marfil) para facilitar la restitución de fondos a sus gobiernos.

Libia ha dejado de producir entre 300.000 y 400.000 barriles de crudo diarios desde que iniciaron las protestas en contra del régimen de Gaddafi.

Suiza ha restituido a gobiernos de dictadores o con experiencia de políticos corruptos un total de 1.700 millones de francos suizos entre 1995 y 2010.

Fin del recuadro

Fondos restituidos

El pasado 1 de febrero entró en vigor la nueva Ley Federal para la Restitución de Valores Patrimoniales de Origen Ilícito, conocida como Ley Duvalier.

Durante los 15 años previos, Suiza congeló y devolvió, mediante procedimientos legales largos y con frecuencia accidentados, fondos de dictadores y/o políticos a los siguientes gobiernos:

Marcos (Filipinas): 684 millones de dólares.

Abacha (Nigeria): 700 millones de dólares.

Montesinos (Perú): 92 millones de dólares

Angolagate (Angola): 21 millones de dólares.

Salinas (México): 74 millones de dólares.

Mobutu (Congo): 7 millones de dólares

Fin del recuadro


Traducción, Iván Turmo, swissinfo.ch


Enlaces

×