Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La tierra es la vida

Swissaid está presente en Nicaragua, Colombia y Ecuador.

(Keystone Archive)

Es el concepto que motiva a la ONG suiza Swissaid a lanzar su campaña 2004 bajo el lema ‘Ganar terreno’.

Cerca de 800 millones de personas en el mundo sufren hambre. Paradójicamente, casi las tres cuartas partes viven en zonas agrícolas.

Ecuador es un país de referencia para la cooperación impulsada por la ONG suiza Swissaid. Se ha beneficiado en los últimos veinte años con cerca de 125 proyectos dirigidos por esta organización.

Entre ellos, “uno de los más espectaculares, el de aprovisionamiento de agua de los habitantes de la zona de Nitón”, enfatiza Simonetta Sommaruga, presidenta de esta ONG y senadora en el Parlamento Federal.

Si bien las autoridades ecuatorianas pensaban que el proyecto iba a costar más de 10 millones de francos suizos y que era prácticamente irrealizable por las condiciones geográficas, la opción propuesta por las comunidades indígenas de la región “convenció plenamente a Swissaid”, comenta Sommaruga.

Con un apoyo diez veces menor a ese presupuesto y contando con una fuerte participación social, se lograron objetivos que excedieron plenamente las expectativas iniciales.

“La lucha por el derecho al agua (de esa comunidad) adquirió una importancia especial en la escena política de Ecuador”, recuerda la presidenta de Swissaid, para quien este proyecto ejemplifica la lógica de la cooperación solidaria.

Swissaid promovió durante el 2003 231 proyectos, muchos de ellos cofinanciados por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), con una inversión de más de 8 millones de francos.

La visión ecuatoriana

“El apoyo solidario suizo ha sido significativo para muchas de nuestras comunidades indígenas, que han aumentado sus conocimientos, su saber y el intercambio del mismo”, señala Luis Macas, dirigente indígena y hasta hace algunos meses ministro de Agricultura de Ecuador.

La ayuda de Swissaid -en su mayoría dirigida al mundo rural indígena-
ha tenido un impacto importante, sostiene Macas, ya que “40% de la población vive en el campo, y son los pequeños productores rurales los que tienen menos de 5 hectáreas y los que producen el 75% de los alimentos de consumo básico”.

Este apoyo “ha contribuido al aprendizaje intercultural y a la formación de la gente de nuestras comunidades, especialmente andinas, respetando la recuperación de su propio saber y reconociendo el valor de la ‘minga’, es decir, del trabajo colectivo voluntario”, dice Macas.

“Una visión de la cooperación para nada impositiva ni paternalista”, enfatiza el actual dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) y promotor de la Universidad Intercultural.

A pesar de que la agricultura ecuatoriana posee una diversidad biológica única en el continente, “es uno de los sectores económicos más sufridos debido a la política financiera de dolarización impuesta en el 2000”, explica.

La preocupante coyuntura

En diálogo con swissinfo, el ex ministro de Agricultura, advierte que en Ecuador se ha “reforzado la extrema derecha, con un gobierno que concede cada día más ante ese sector y que se ha autoproclamado como el principal amigo de los Estados Unidos en América Latina”.

Eso lo lleva a aceptar todos los condicionamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI), a implementar medidas económicas antipopulares y a participar, incluso, en los ejercicios militares comunes en el marco del Plan Colombia.

“Motivos por los cuales yo y otros tres dirigentes indígenas nacionales decidimos, hace ya algunos meses, renunciar a los cargos públicos que teníamos en el gobierno”, recuerda.

Macas llegó a Suiza invitado para el lanzamiento de la campaña anual de Swissaid ‘Ganar terreno’, que busca recolectar fondos para proyectos agrícolas.

Y es que la ONG suiza sabe que en muchos países del llamado Tercer Mundo se deben implementar reformas agrarias, pues sólo los campesinos que acceden a la tierra aseguran un trabajo sostenible.

swissinfo, Sergio Ferrari, Berna

Contexto

800 millones de personas sufren hambre en el mundo

¾ partes de ellas viven en zonas rurales donde se producen los
alimentos de base.

Swissaid impulsó en el 2003 231 proyectos en una decena de países
de Asia, Africa y América Latina (Nicaragua, Colombia y Ecuador).

El costo de estos proyectos fue superior a 8 millones de francos.

Una buena parte de ellos fueron cofinanciados por COSUDE.

En 2003 Swissaid recibió donaciones particulares por más de 5 millones y medio de francos.

Esto representó un aumento de las donaciones del 2,3% con respecto al 2002.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes