Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Las consecuencias imprevisibles de un retiro previsible

Para la prensa, Samuel Schmid eligió el buen momento.

(swissinfo.ch)

Todos los diarios suizos comentan esta mañana la dimisión del ministro de Defensa, Samuel Schmid. Falta saber de qué manera su ex partido, la Unión Democrática del Centro (derecha nacionalista), va a manejar su anunciado retorno al poder.

"El final amargo de Schmid", titula el diario bernés 'Bund', que recuerda "las críticas dolorosas y frustrantes" sufridas por un ministro que ya no podía contar con un grupo parlamentario y se hallaba "sin peso ni apoyo político". Un funcionario, cuyo balance político es "mejor de lo que se dice".

Al contrario, 'La Regione' habla de una "salida honorable", que evita a Samuel Schmid verse expulsado, pero considera que su gestión estuvo "lejos ser satisfactoria". Bajo la era Schmid, escribe el diario del Tesino, los problemas del ejército sólo se fueron "arrastrando", hasta culminar con la "ruinosa" caída de Roland Nef.

El 'Corriere del Ticino' considera, por su parte, que esta salida "conviene a todo el mundo, especialmente al Ministerio de Defensa, que carecía de guía fiable y capaz de ver lejos".

Ni mejor ni peor

"Nadie echará de menos a Samuel Schmid", escribe el 'Blick'.

"Sin embargo, no era ni mejor ni peor que algún otro consejero federal. El Parlamento lo eligió porque no era ni Blocher, ni un clon del orador zuriqués", prosigue el tabloide de Zúrich. "Elegido no por sus amigos, sino por sus enemigos a la cabeza de un Ministerio que no tiene nada de 'sexy', el bernés no podía ganar. Y no lo hizo".

Para el 'Berner Zeitung', "el importante debate sobre la política de seguridad de Suiza puede volver a ser ahora un debate sobre los hechos y no una pelea de personas".

El 'Basler Zeitung' recuerda que Samuel Schmid no estaba en los mejores términos con la UDC sólo desde el verano pasado, sino durante sus ocho años en el Gobierno.

"Esta retirada abre la puerta a un retorno de la UDC al Gobierno y a una restauración de la concordancia", anota el diario de Basilea. "Al partido sólo le falta explicar a Christoph Blocher el sentido de esa palabra".

Glosario Democracia de concordancia

Por concordancia se entiende la búsqueda contínua de un equilibrio, de un compromiso entre las partes de las diferentes comunidades culturales, ...

Blocher ya no es una opción

El 'Neue Zürcher Zeitung' exhorta a la UDC a asumir su responsabilidad. El partido, que reclama el lugar en el Gobierno que le otorga su fuerza electoral, se encerró desde hace un año en "una política estéril de oposición".

Ahora que "Blocher ya no es una opción", el partido debe recordar que la concordancia "no es sólo un asunto de aritmética", sino que es necesario estar dispuesto "a integrarse en un colectivo gubernamental de manera constructiva y honesta", advierte el diario zuriqués.

'Le Temps' establece un paralelo entre Samuel Schmid y Christoph Blocher, dos hombres opuestos en todo, pero que comparten el "haber sido superados por la historia". "El primero, por fidelidad a un código caduco de comportamiento e interpretación del combate político y el segundo, debido a un bloqueo obsesivo e insuperable sobre los conceptos de la preguerra", esencialmente su oposición a todo acercamiento con la Unión Europea.

"El zuriqués (Blocher) habrá logrado someter al bernés (Schmid), pero como sucede con frecuencia, los dos enemigos fallecen en el combate final", apunta el diario ginebrino. Y Blocher "ya sólo cuenta con una prórroga antes de caer en el territorio político de la nada, que es el lote de todos los antiguos consejeros federales".

La carta correcta

Para '24 heures' y la 'Tribune de Genève', esta salida podría marcar "el final de una época" e incluso "el principio de una nueva". Pero para eso, será necesario que la UDC, que tiene derecho a la sede vacante, acepte "salir de la oposición a la cual ella misma se condenó" y "suavizar por fin sus costumbres agresivas".

La UDC debe "dar prueba de sus buenas intenciones gubernamentales", consideran los diarios de Lausana y Ginebra. Y el mejor medio de hacerlo sería "renunciar a combatir contra el acuerdo sobre la libre circulación de personas con la Unión Europea".

"La UDC deberá jugar la carta correcta", previene también 'L'Express'. Ya que "después de haber separado a Blocher del Consejo Federal el pasado 12 de diciembre, socialistas y PDC no están dispuestos a aceptar a cualquier candidato. Incluso los radicales están con ellos".

El periódico de Neuchâtel descarta pues la posibilidad de aceptar un aspirante de la línea de Blocher. Pero "parece que una mayoría del partido advirtió que la vía de la oposición es un verdadero callejón sin salida".

No hay plan de batalla

"Abruptamente privada de su ex "medio consejero federal" y chivo expiatorio privilegiado, la UDC no tiene plan de batalla para reintegrar el puesto de mando", escribe 'La Liberté', de Friburgo. La UDC debe ahora "abandonar la oposición" y "asumir su deseo de poder compartido". Es decir, "dar vuelta a la página Blocher".

El 'Tages Anzeiger' ve en esta retiro "una oportunidad para Suiza".

Un retiro, "bueno para la salud de Schmid; para su familia -puesto que su mujer Verena lo impulsaba desde hace tiempo a dimitir-; para el ejército, cuyos problemas no resolvía Schmid; para el país, puesto que ese retiro permitirá solucionar, al menos parcialmente, el problema de la composición del Consejo Federal, donde el primero partido del país ya no está representado", subraya el cotidiano zuriqués.

Para el 'Neue Luzerner Zeitung' también, esta salida debería marcar una "vuelta a la estabilidad y a la concordancia, principales activos de Suiza, especialmente en este tiempo de crisis".

Suspenso

'Le Matin' subraya que los tiempos han cambiado desde la época en que "ser elegido en el Consejo Federal era estar a salvo".

En la actualidad, "ya no se es Ministro sólo porque se llega de un buen partido en un buen momento". Para el tabloide de Lausana, el cambio obedece principalmente al ascenso de la UDC, que "implicó derivas inquietantes", pero también "restableció el suspenso en la escena federal. El sentido de lo que está en juego".

swissinfo, Marc André Miserez
(Traducción: Marcela Águila Rubín )

Samuel Schmid

Nació en 1947, está casado y es padre de tres hijos.

Tras estudiar Derecho en la Universidad de Berna, trabajó como abogado y notario.

Empezó su carrera política en su municipio natal, Rüti de Büren, en el cantón de Berna, primero como diputado en el Legislativo y luego como miembro del Ejecutivo local.

Siguió subiendo los escalones políticos. Empezó a ser activo en el ámbito cantonal como miembro del Parlamento bernés entre 1982 y 1993.

En 1994 entró en la política nacional, primero como diputado (1994-1999) y luego como senador (1999-2000). En 1998-1999 formó parte de la cúpula del grupo parlamentario de la Unión Democrática del Centro (UDC).

Elegido al Gobierno el 6 de diciembre del 2000, entra en funciones el 1º de enero siguiente. En 2005 asume el cargo anual de la presidencia rotativa de la Confederación.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×