Navigation

Las empresas suizas no dejarán Uruguay

El Banco Comercial: una entidad que necesita recapitalizarse. Keystone

La crisis uruguaya parece haber dejado atrás su peor momento, y ya comienzan a tomar forma las negociaciones para reconstruir el desintegrado sistema bancario.

Este contenido fue publicado el 22 agosto 2002 - 19:57

Lejos de todo riesgo de un 'crack' financiero, las firmas suizas no piensan irse.

La crisis, que dejó malherido al sistema bancario del Uruguay a fines de julio, parece estar superándose poco a poco.

swissinfo conversó con el analista político uruguayo Oscar Bottinelli, quien aseguró que "ahora, el problema está en las entidades intervenidas, pero ya hemos alejado todo riesgo de un 'crack' financiero. Casi tocamos fondo y estuvimos al borde de una situación terminal, pero de esta crisis ya salimos".

Las empresas helvéticas siguen apostando

Diego Boetchi, presidente de la Cámara de Comercio Suizo-Uruguaya, se mostró optimista, explicó a swissinfo que es evidente que el sistema bancario ha quedado debilitado, ya que por factores principalmente externos la situación del país se ha deteriorado. Asimismo destacó que "confían en una lenta, pero positiva recuperación".

Entre las firmas helvéticas más importantes radicadas en el Uruguay se encuentran Nestlé, Novartis, Roche, SIKA y Ares Serono.

Hasta ahora, ninguna de ellas ha manifestado la intención de irse del país, tal vez porque están acostumbradas a los vaivenes de las economías latinoamericanas, o tal vez porque descansan en la trayectoria que ostenta el país en cuanto a respeto de contratos.

Para Oscar Bottinelli esta posición helvética es un ejemplo de la perspectiva de los inversionistas extranjeros. "Uruguay demostró un cumplimiento muy estricto de las reglas internacionales. En ningún momento el país dejó de pagar su deuda externa en toda su historia".

Mejora la situación en el sector bancario

Según la agencia calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings, la reciente ayuda adicional que recibió Uruguay del Fondo Monetario Internacional (FMI) disminuyó en las últimas semanas el proceso de retiro de depósitos del sistema financiero, que venía perdiendo reservas estrepitosamente desde principios de año.

La imposición de un feriado bancario el 30 de julio causó pánico entre los uruguayos que venían acobardados por la experiencia vivida a fines del año pasado en la vecina Argentina, cuando el gobierno decidió dejar acorralados todos los depósitos de los ahorristas.

Conversando acerca de las entidades bancarias más perjudicadas en esta situación, Bottinelli manifestó que "el Banco Comercial y el Banco de Crédito están discutiendo la capitalización con los socios privados", aunque destacó que "hay muchas dificultades para ello".

Según el analista uruguayo, la situación del Comercial, que cuenta entre sus accionistas mayoritarios al Credit Suisse First Boston, "los socios de la entidad no han mostrado hasta el momento interés en capitalizarlo" y se está tratando de convencer a otros bancos internacionales para que ingresen en la plaza financiera uruguaya reemplazando a esas instituciones al frente del banco, sin demasiados frutos.

Por otra parte, los ahorristas del Comercial están en tratativas para que los depositantes a plazo fijo firmen la reprogramación y capitalización de sus ahorros, con el fin de evitar su cierre.

Norma Domínguez, Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.