Navigation

Skiplink navigation

Las naturalizaciones no deben pasar por las urnas

El Parlamento no se pone de acuerdo en cómo debe ser el proceso de naturalización. Keystone

Los procedimientos para obtener la naturalización no deben decidirse por el sufragio universal, sino por una asamblea comunal, consideró el Consejo Nacional, la cámara baja del Parlamento helvético.

Este contenido fue publicado el 02 octubre 2007 - 21:00

Con esta decisión, los diputados se distancian del parecer de los senadores, quienes aceptaron el voto popular bajo ciertas condiciones. Una forma de frenar una iniciativa popular de la derecha nacionalista.

La revisión de la Ley sobre la Nacionalidad, iniciada en el Consejo de los Estados (cámara alta), servirá de contraproyecto ante la iniciativa de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha nacionalista) "a favor de naturalizaciones democráticas".

Este martes, esa modificación legislativa apenas logró ser aprobada por los diputados con 77 votos a favor, 72 en contra y 17 abstenciones.

El proyecto no es del gusto de la Unión Democrática del Centro y de una franja de los demócrata-cristianos (PDC/centro derecha) y de los radiales (PRD/derecha).

Ese sector quiere mantener a toda costa que la decisión de las naturalizaciones pase por el voto ciudadano.

Por su parte, en el terreno político de izquierda se busca que este tipo de procedimientos sean puramente administrativos.

Mientras que la cámara alta admitió que se mantuviera el voto popular en el proceso de la naturalización, bajo ciertas condiciones; la cámara baja lo ha excluido por 111 votos a favor y 78 en contra. Para la mayoría de los diputados, el riesgo de arbitrariedades es demasiado grande en caso de escrutinio.

A todo esto cabe decir que ya en 2003 el Tribunal Federal (corte suprema) juzgó anticonstitucional que las naturalizaciones pasen por las urnas.

"Se trata de evitar que el otorgamiento de la nacionalidad suiza se convierta en un acto puramente administrativo", defendió la legisladora demócrata-cristiana Thérèse Meyer a nombre de la comisión encargada de evaluar la cuestión.

A juicio de Meyer, las asambleas comunales deberían estar autorizadas a pronunciarse.

Bajo esa perspectiva, la mayoría de los diputados rechazaron una propuesta del ala socialista y ecologista que se inclinaba por obligar a los cantones a determinar procedimientos que respetasen las garantías constitucionales.

Argumentar por escrito el rechazo

Por 102 votos a favor y 86 en contra se decidió que un eventual rechazo ante una solicitud de naturalización deberá argumentarse por escrito.

La UDC vituperó esa decisión: "Las decisiones ciudadanas deben primar en una democracia directa", subrayó Jasmin Hutter.

El llamado del ministro de Justicia y Policía, Christoph Blocher, quien también defendió el derecho a una motivación oral durante las asambleas comunales, tampoco tuvo el eco suficiente entre los diputados.

El Consejo Nacional fue más lejos que el Consejo de los Estados en torno a la publicación de informaciones concernientes a los candidatos a la naturalización. Por 112 votos contra 75, decidió que los cantones deben publicar ciertos datos personales de los implicados.

La confesión religiosa del aspirante deberá formar parte de las informaciones publicadas, consideró la mayoría de los legisladores.

La izquierda reaccionó en contra, pero en vano. Incluso la diputada del Partido Comunista (PC), Marianne Huguenin, mencionó que ese paso era propio de tiempos de la Inquisición.

Recurso posible

La derecha dura no logró, por su parte, hacer que en las informaciones se incluyeran detalles sobre el pago de impuestos, deudas o la percepción de respaldo financiero por parte de las autoridades al candidato, por causa de invalidez o en el marco de la ayuda social. Ese tipo de informaciones pueden ser otorgadas de forma oral en caso de requerirse, afirmó el radical Kurt Fluri.

Finalmente, en caso de rechazo, el candidato a la nacionalidad suiza podrá presentar recurso ante las autoridades judiciales cantonales. La UDC fracasó en su intento de instituir también el derecho al recurso contra las naturalizaciones acordadas.

El recurso a escala federal permanecerá garantizado en caso de violación a los derechos constitucionales.

El Consejo de Estados deberá pronunciarse de nuevo.

swissinfo y agencias

La naturalización

Una solicitud de naturalización puede ser presentada en Suiza luego de haber residido dentro del país un periodo de doce años. Entre la edad de los 10 a los 20 años, cuentan doble para el candidato.

Suiza otorga la naturalización a los candidatos bien integrados a la sociedad y que conocen el sistema jurídico helvético.

La naturalización pasa por los cantones y las comunas. El procedimiento puede variar de un lugar a otro.

En 2004, la ciudadanía helvética rechazó la naturalización simplificada para los extranjeros de segunda y tercera generación, es decir, aquellos hijos o nietos que ingresaron al país y cuyas familias siguen viviendo en Suiza desde hace décadas.

En 2006, Suiza aceptó que 57.607 personas obtuvieran la nacionalidad suiza a través del proceso de naturalización.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo