Navigation

Skiplink navigation

Libia entrega a los dos ciudadanos suizos

Los empresarios helvéticos se encuentran en la Embajada de Suiza en Trípoli. eda.admin.ch

Los dos hombres de negocios retenidos en Libia se encuentran en la Embajada de Suiza en Trípoli, anuncia el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza este lunes.

Este contenido fue publicado el 09 noviembre 2009 - 15:22

La ministra de Asuntos Exteriores de Suiza, Micheline Calmy-Rey, indicó que los dos ciudadanos helvéticos no han sufrido maltrato y se encuentran en buen estado de salud.

Berna informa este lunes que finalmente los dos ciudadanos suizos han sido entregados a la Embajada de Suiza en Trípoli. "El lunes 9 de noviembre 2009, los dos suizos víctimas de un secuestro han sido entregados por las autoridades libias, sin ninguna indicación suplementaria".

Los dos hombres de negocios fueron retenidos desde julio de 2008 en Libia como medida de represalia tras el arresto en Ginebra de un hijo del líder libio Muammar Gaddafi.

Hannibal Gaddafi y su esposa fueron detenidos en Ginebra el 15 de julio de 2008 tras ser acusados de maltrato por dos de sus empleados domésticos.

Tras el pago de una fianza fueron liberados dos días más tarde (la mujer, embarazada, permaneció ese tiempo en un hospital).

El hijo del líder libio se había visto anteriormente en situaciones similares en Europa, pero fue la primera vez que, en lugar de que se le solicitara abandonar el territorio –como ocurrió en Francia o en Alemania-, fue puesto en detención preventiva, antes de recuperar su libertad bajo fianza de 500.000 francos.

En Berna no se evaluó de inmediato la dimensión plena del asunto. Cabe señalar que el breve encarcelamiento de la pareja Gaddafi ocurrió durante las vacaciones de la ministra suiza de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, y de un buen número de altos funcionarios de la Administración Federal.

En septiembre de este mismo año, los empleados que acusaron al hijo menor del dirigente libio de maltrato recibieron una indemnización y retiraron su denuncia en Ginebra.

No obstante, esta decisión no contuvo la andanada de contramedidas por parte de Libia, es decir, la retención en ese país de los dos ciudadanos helvéticos, el impedimento a la libre operación de empresas suizas, el cierre de oficinas de ABB y Nestlé y la supresión de la conexión aérea entre los dos países.

Luego de más de un año de forcejeo diplomático a lo largo del cual Trípoli inició una acción legal contra Ginebra y exigió las excusas de Suiza por la detención de la pareja Gaddafi.

Dolor de cabeza, tras la disculpa

Suiza anunció el 20 de agosto pasado que la crisis de Libia y Suiza había sido resuelta, luego de que el presidente de la Confederación Suiza y responsable del Ministerio de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, presentara las disculpas exigidas por Libia, con vista a la normalización de las relaciones entre los dos países y, sobre todo, como una solución para liberar a los dos conciudadanos suizos.

En su declaración, el ministro suizo calificó la detención de los Gaddafi como una medida "excesiva e injustificada". La respuesta de diversos medios helvéticos no se hizo esperar. "Merz de rodillas ante Gaddafi", "Excusas que duelen". "Suiza capitula", titularon algunos diarios helvéticos.

El acuerdo firmado el 20 de agosto en Trípoli entre el presidente de la Confederación, Hans-Rudolf Merz, y el primer ministro, Al Baghdadi El-Mahmoudi preveía, en particular, las excusas oficiales del Gobierno suizo por el arresto de Hannibal Gaddafi en julio de 2008 en Ginebra, así como la creación de un tribunal arbitral para investigar sobre el caso.

Ambas medidas tuvieron lugar, pero el plazo de tres meses previsto para la normalización de las relaciones entre los dos países venció y los dos rehenes suizos seguían retenidos por Trípoli.

Pero no sólo el hecho de presentar disculpas por la detención de una pareja que habría infringido la ley generó las críticas, sino también los propios términos del acuerdo que acompañó esa medida y la tácita descalificación de la actuación de las autoridades de Ginebra.

Suiza se comprometió a "no repetir este incidente en el futuro contra ciudadanos o funcionarios libios", además de que los dos países decidieron establecer "un tribunal arbitral independiente" para que investigue las circunstancias del arresto de Hannibal Gaddafi.

"Nuestra reacción es de indignación y de estupefacción", reaccionó el presidente del Gobierno de Ginebra, David Hiler.

Cambio de estrategia

El límite de 60 días para la normalización de las relaciones entre Suiza y Libia finalizó el 20 de octubre pasado, sin señal alguna de la liberación de los dos rehenes suizos retenidos por Trípoli.

Poco después, el 4 de noviembre, el Gobierno de Suiza anunció la suspensión del acuerdo.

Berna, además se propuso proseguir su política restrictiva en cuanto a visados para los ciudadanos libios.

La entrega de los dos suizos retenidos se produce sin explicación ni anuncio alguno sobre esta medida que pone fin a una espera de más de un año de duración.

Por su parte, la empresa ABB, que emplea a uno de los hombres de negocios hoy entregados por Libia, reacciona "con alivio" ante esta noticia, aunque advierte, según indica su portavoz, Wolfram Eberhardt, que la satisfacción completa será cuando su colaborador se encuentre ya en suelo helvético.

swissinfo y agencias

Suspensión del acuerdo

El Gobierno anunció el pasado miércoles (04.11) que suspendía el acuerdo firmado el 20 de agosto con Libia con vista a la normalización de las relaciones entre los dos países.

El acuerdo firmado el 20 de agosto en Trípoli entre el presidente de la Confederación, Hans-Rudolf Merz, y el primer ministro, Al Baghdadi El-Mahmoudi preveía, en particular, las excusas oficiales del Gobierno suizo por el arresto de Hannibal Gaddafi en julio de 2008 en Ginebra, así como la creación de un tribunal arbitral para investigar sobre el caso.

Ambas medidas tuvieron lugar, pero el plazo de tres meses previsto para la normalización de las relaciones entre los dos países venció y los dos rehenes suizos siguen en Libia.

Por ello, el Consejo Federal (Gobierno) suizo decidió suspender su acuerdo con Libia y proseguir su política restrictiva en cuanto a concesión de visados para los ciudadanos libios.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo