Navigation

Los bancos suizos, a salvo de la crisis irlandesa

Dublín aceptó el salvamento del FMI y de la zona euro, lo que le permitirá allegarse unos 80.000 millones de eurors. AFP

Los compromisos de Dublín con la plaza financiera helvética representan solo el 2,5% de sus deudas. El millonario rescate para Irlanda que anunciaron el FMI y la UE ofrece una tregua a la tormenta.

Este contenido fue publicado el 23 noviembre 2010 - 15:11
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Credit Suisse estima que la isla europea no provocará una crisis sistémica, pero advierte que España debe vigilarse muy de cerca.

Suiza está a salvo de la crisis irlandesa, pero sabe que de cara a un sistema financiero globalizado, la cautela es la regla número uno.

No obstante, los compromisos de los bancos suizos en Irlanda sumaron 17.600 millones de francos suizos el pasado 30 de junio, según información del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), con sede en Basilea.

Un monto que representa solo el 2,5% de los pasivos que el país miembro de la Unión Europea (UE) tiene diseminados en el extranjero, y que equivalen a 731.200 millones de francos suizos, confirma el banco central de los bancos centrales.

Las cifras del BIS revelan que Gran Bretaña y Alemania se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad, ya que Dublín les adeuda 148.500 y 138.600 millones de francos suizos, respectivamente.

En la tercera plaza de la lista de acreedores se encuentran los Estados Unidos con 68.700 millones de francos suizos.

Impacto suizo y rescate

La baja presencia de pasivos suizos en Irlanda coloca a Suiza en una posición sólida de cara a los contratiempos financieros que vive la primera.

Incluso, según datos del Banco Nacional Suizo (BNS), la exposición al riesgo de Suiza en España es incluso inferior, ya que el banco central la cifró en sólo 11.200 millones de francos suizos en junio pasado (su dato más reciente). Cabe aclarar que el BIS y el BNS no utilizan la misma metodología, lo que explica parte de la diferencia.

Lo cierto es que, tras ocho días de reticencias a recibir ayuda internacional, este lunes (22.11) Dublín aceptó finalmente el salvamento financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la zona euro, lo que le permitirá allegarse fondos de alrededor de 80.000 millones de euros (107.300 millones de francos suizos).

Para reforzar el alcance del rescate, el gobierno de Gran Bretaña –no miembro de la zona euro- confirmó que también aportará fondos para Irlanda.

Un paquete de ayudas que está en plena estructuración y que podría estar listo para ejercerse alrededor del 4 de diciembre, según estimaciones del FMI. Los recursos serán destinados a contener los estragos del estallido de la burbuja inmobiliaria y a sanear a los bancos más débiles.

¿Nueva crisis sistémica?

El gran temor de la comunidad internacional es que la fragilidad de Irlanda provoque un efecto dominó sobre Portugal, y una recaída en Grecia, una peligrosa combinación que se traduciría en una nueva crisis sistémica en pleno periodo postrecesión.

En un análisis destinado a los inversores, el Credit Suisse abordó este tema (23.11) en un documento en el que persigue el doble objetivo de dimensionar la gravedad del problema y hablar sobre las perspectivas de corto plazo.

Refrendamos nuestra confianza en que no se trata de una crisis sistémica, cita el banco número dos de Suiza.

Y luego explica que en “el peor de los escenarios, la cancelación de los pasivos de Irlanda, Grecia y Portugal implicaría un desembolso total del orden de los 170.000 millones de euros (228.000 millones de francos)”.

Y el monto total de recursos internacionales disponibles para enfrentar crisis potenciales –ofrecidos por el FMI y la zona euro- suma actualmente alrededor 670.000 millones de euros (899.200 millones de francos).

Lo anterior significa que los fondos emergentes son cinco veces mayores que las necesidades en un mal escenario.

España en la ecuación

No obstante, Credit Suisse advierte que Europa Central no debe olvidarse de los países en problemas. Reconoce que ha existido una gran voluntad política para mantener en pie al euro, aunque no ha sido una tarea fácil.

Y luego hace énfasis en España, una economía que despierta temores internacionales porque, dada su talla, sería muy difícil rescatarla en caso de insolvencia.

El banco helvético asegura que la situación de España es sostenible por el momento, pero debe vigilarse con cuidado por su importancia. Su economía representa el 11,5% del PIB europeo, lo que la hace 70% más grande que Portugal, Irlanda y Gracia juntas.

Detalla que en 2010, España destina recursos equivalentes al 3,7% de su PIB al pago de intereses de sus deudas; un nivel aún manejable, y claramente inferior al que registran Portugal (6,7%), Irlanda (7,4%) o Grecia (16,7%), países que crecieron a base de crédito sin restricciones.

Por otra parte, cita Credit Suisse, el desempeño de Madrid ha sido positivo: “España no ha registrado ningún desvío presupuestario este año y se prevé que su déficit alcance el 9,3% el PIB; y es poco probable que se registren elecciones generales antes de 2012, lo que le otorga más estabilidad política que a Irlanda”.

Los mercados internacionales, en tanto, se encuentran expectantes. Y la volatilidad seguirá presente mientras las promesas de rescate no se traduzcan en hechos concretos.

CONTEXTO

Algunos cantones suizos podrían ser beneficiarios indirectos de la crisis en Irlanda. Para sanear sus finanzas el gobierno deberá aumentar los impuestos corporativos que cobra y grandes compañías podrían ser trasladadas a otros países, Suiza entre ellos.

La crisis irlandesa ha obligado a la UE –principal socio comercial de Suiza- a revisar su agenda de prioridades. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, es aguardado este miércoles (24.11) en el Parlamento Europeo para proponer una agenda de acciones relativas al rescate de Irlanda.

End of insertion

DATOS CLAVE

Gran Bretaña ofrecerá una línea de crédito bilateral a Irlanda por 8.000 millones de euros (10.700 millones de francos). Y el FMI y la UE le suministrarán alrededor de 80.000 euros adicionales.

Grecia recibió apoyo por 110.000 millones de dólares hace sólo seis meses. Y la UE y el FMI establecieron un fondo contingente por 750.000 millones de dólares, que apuntaló al euro.

La crisis económica irlandesa ha derribado ya a su gobierno actual. El primer ministro liberal, Brian Cowen, convocó elecciones para principios de 2011.

Actualmente los países de la zona euro son 16: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.