Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los chicos suizos prefieren a las conejitas blancas

(swissinfo.ch)

Fieles a la tradición, los suizos se disponen a regalarse con la friolera de 4.100 toneladas de chocolate en forma de conejitos o huevos de Pascua. Las cifras oficiales revelan que el consumo per cápita de esas delicias asciende a 570 gramos por temporada.

En ese mar de tentaciones, el chocolate negro es el más codiciado por los adultos de la Suiza de expresión francesa, mientras que los niños "las prefieren rubias".

Desde el mes pasado los efluvios de chocolates escapan de las vitrinas de grandes y pequeños comerciantes que en esta época del año venden el 5% del consumo anual por habitante que asciende a 11,9 kilogramos.

Migros, una de las grandes firmas helvéticas, produce 2.100 toneladas de chocolates para Pascuas, lo que significa un 10% de su producción anual, según la portavoz de la empresa, Maja Amrein. La mitad de sus productos tienen forma de conejitos.

Coop, la otra gran cadena mayorista suiza, optó por la vía de la diversificación y ofrece patos y futbolistas, además de los habituales orejudos que en 2000 se reprodujeron en esa firma en 3,5 millones de ejemplares.

Otras precisiones sobre estas delicias: en términos generales el chocolate negro avanza en el gusto del público, mientras que el blanco se ha estancado.

Los suizos que hablan en francés y en italiano gustan más del morenito que aquellos que se expresan en alemán, según datos de Nestlé.

La portavoz de esa firma, Ursula Wütrich, precisa que, entre unos y otros, el chocolate negro se mantiene como el preferido de los adultos, mientras que los chicos se quedan con el blanco. "Cuanto más se envejece, más se aprecia el amargor del chocolate", subraya.

swissinfo y agencias


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×