Navigation

Los especulativos hedge funds aprietan el paso en Suiza

En la ciudad de Ginebra, el paso apurado de los empleados del mundo de los negocios. Keystone

El mercado helvético se acerca a la talla del sueco y cada vez atrae más adeptos que eran fieles a Londres.

Este contenido fue publicado el 19 octubre 2010 - 11:53
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Sus ganancias dependen de la desgracia de instituciones o gobiernos. Una situación que no parece perturbar los cantones de Zúrich, Ginebra o Schwyz, que ofrecen toda suerte de ventajas para su establecimiento.

Cuando un inversionista gana dinero justo cuando una empresa se declara en quiebra, o cuando un gobierno anuncia su incapacidad para solventar su deuda pública, es obligado plantearse la validez ética de los instrumentos financieros elegidos.

Los hedge funds son esto y más. No existe siquiera una definición reconocida a nivel internacional para ellos. Son una ventana abierta a la especulación, con miras a la ganancia generosa, pero también a las pérdidas estrepitosas cuando no hay tino.

Aún desconocidos para el gran público ahorrador, los hedge funds se perfilan como una alternativa cada vez más atractiva para los inversionistas sofisticados y para las grandes fortunas de Suiza, un mercado en donde conquistan terreno a pasos agigantados.

La competitiva política tributaria suiza es una vez más el principal imán para los hedge funds, que ganan adeptos que eran fieles al mercado londinense, el líder en la materia.

El G-20 los tiene en la mira y no le falta razón. Una nueva y rigurosa reglamentación se gesta, pero la falta de consensos entre Europa y América es patente.

Crecimiento acelerado

La Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich (ZHAW por sus siglas en alemán) acaba de dar una voz de alerta en Suiza con respecto a los hedge funds.

Según los investigadores de la ZHAW, Regina Anhorn y Peter Meier, la industria suiza de los hedge funds aún se encuentra en pañales -con sólo 125 fondos individuales y una masa de inversión de 14.000 millones de francos-; pero ya representa 4% del mercado mundial.

Lejos aún del 76% que detentan los británicos, pero los también llamados ‘fondos de cobertura’ o ‘fondos de alto riesgo’ han casi alcanzado al mercado sueco (5% del mercado total).

Un dato relevante más: hace sólo tres años, antes de que iniciara la crisis, Suiza administraba sólo 2,7% del mercado de los hedge funds internacionales, según las estimaciones de la ZHAW.

Concretamente, la ZHAW afirma que 75% de las compañías que operan hoy estos fondos no existía en Suiza en 2004. Y detalla que dos de cada tres administradoras operan con estructuras de menos de 10 empleados, pero crecen sin cesar.

¿El fin justifica los medios?

Cifras obtenidas por swissinfo.ch en la Asociación Suiza de Fondos (SFA) confirman que durante el segundo trimestre del 2010, el 10% de los hedge funds más rentables ganaron 52,2% (dato anualizado), y el 10% que menos ganó generó un rendimiento bruto de 16,78% (anualizado).

Esto es, ganancias muy superiores a las que ofrecen herramientas de inversión tradicionales.

Sin embargo, las short selling, o ventas al descubierto, son una de las herramientas más utilizadas por los administrativos especulativos y se trata de instrumentos que apuestan por el descalabro del precio de las acciones de un grupo.

Los hedge funds son también clientes asiduos de los credit default swap (CDS), o instrumentos que ganan cuando un gobierno o compañía cae en moratoria.

Esto explica que la Unión Europea (UE) haya criticado fuertemente a los hedge funds durante el primer trimestre del año por haber acrecentado la volatilidad que rodeo al euro.

Concretamente, en febrero pasado, corredores internacionales como Brevan Howard, Moore Capital o Paulson & Co, tomaron posiciones importantes de hedge funds apostando la caída del euro y contrataron CDS que asumían la insolvencia de España o Grecia.

Decisiones estratégicas que hicieron temblar a la divisa de la zona euro debido a que estos fondos internacionales administran conjuntamente más de 750.000 millones de francos.

Y no fueron los únicos, ese mismo mes de febrero, The Wall Street Journal reveló que SAC Capital Advisor o el Soros Fund Management habían sostenido una cena privada en Nueva York para acordar una postura común contra el euro, confiados en que conseguirían que la divisa cayera al nivel que tenía el dólar.

Los recién llegados

En Suiza, los gigantes del mercado de los hedge funds ya se hallan instalados. Durante los últimos cuatro meses, firmas como Bluecrest, Moore, Alan Howard o Jabre Capital Partners abrieron oficinas en territorio helvético; amén de los grandes grupos financieros suizos que también conocen a fondo dichos instrumentos como como Credit Suisse o Pictet Asset Management.

Y si hasta el 2009, los dos principales destinos para el establecimiento de administradoras de hedge funds habían sido Ginebra y Zúrich, la tendencia se modifica en 2010.

La modesta ciudad de Pfäffikon, con sus menos de 8.000 habitantes dentro del cantón de Schwyz, se ha convertido en 2010 en la sede de más de 160 administradoras de fondos de lato riesgo entre los que se cuentan Horizon, LGT Group, RMF, Quaesta Capital, Aeris Capital y Westport Private Equity. O Man Group.

Cifras de la Oficina Fedral de Contribuciones (OFC) ofrecen la explicación, Pfäffikon cobra a los corporativos que operan en su territorio una tasa impositiva de sólo 11,8%, muy por debajo del 21,2% de Zúrich o el 24,2% de Ginebra.

En el presente, el gran riesgo de los hedge funds es que carecen de una regulación clara que rija su operación. Y si bien pueden entrañar grandes ganancias, también pueden ser sinónimo de grandes pérdidas para los inversionistas, por lo que sólo los inversionistas pueden conceder su voto de confianza o su veto a estos singulares instrumentos cuya filosofía es hacer leña del árbol caído.

Atractivos fiscales

Las ciudades suizas que ofrecen la carga impositiva más atractiva para corporativos en 2010 son:
Pfäffikon (11,8%),
Basilea (14,8%),
Zug (15,3%),
Lucerna (15,9%),
Schaffhausen (15,9%),
Frauenfeld (16,5%),
San Gallen (16,9%),
Lugano (19,3%),
Friburgo (20,8%).

End of insertion

¿Qué es un hedge fund?

No existe una definición reconocida a nivel internacional, se trata de instrumentos de inversión fuera de toda reglamentación, accesibles a un circulo de inversionistas restringido y que exigen aportaciones mínimas elevadas. Frecuentemente, sus ganancias se derivan de las pérdidas en las que incurre una empresa o de la debilidad financiera de un gobierno.

Los hedge funds británicos están migrando a Suiza porque no están obligados a registrarse ante la Autoridad Supervisora del Mercado Financiero (FINMA). Y son mínimos los requisitos de capitalización exigidos para constituir una empresa de este tipo.

End of insertion

HEDGE FUNDS, EN LA MIRA

La Unión Europea (UE) acordó (22.09) la creación de una autoridad financiera máxima en la UE –a partir de una estructura de tres instituciones- que opere cuando la supervisión nacional de un país no cumpla con su cometido.

La citada estructura entrará en vigor el 1 de enero del 2011, y permitirá la intervención directa en entidades en crisis; dirimirá litigios entre supervisores nacionales; y sobre todo, tendrá la capacidad de prohibir productos financieros que promuevan la especulación como lo hacen los hedge funds.

Adicional a ello, la UE prepara una regulación especifica para dichos fondos que llevará la mesa de debate de la próxima cumbre del G-20, que se celebrará los días 11 y 12 de noviembre en Seúl.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.