Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los suizos votarán sobre el seguro de maternidad

La UDC reunió 72.000 firmas necesarias para convocar a un referéndum.

(Keystone)

La derecha dura recogió cerca de 72.000 firmas contra el proyecto de seguro de maternidad adoptado por el Parlamento en octubre pasado.

Es la primera vez que la Unión Democrática del Centro (UDC) logra convocar a un referéndum sin el apoyo de una gran asociación.

La UDC logró un golpe mediático depositando este jueves en la Cancillería Federal 72.000 firmas, es decir, 22.000 más que las necesarias para convocar un referéndum nacional.

Hasta ahora, la UDC necesitó siempre del apoyo de grandes organizaciones económicas para lanzarse a una campaña referendaria.

Pero las asociaciones económicas importantes ya habían apoyado el nuevo proyecto sobre un seguro de maternidad, por lo que esta vez la derecha dura debió lanzarse sola a la campaña de recolección de firmas. Y lo consiguió, lo que demuestra que la UDC continúa viento en popa.

Proyecto minimalista

El nuevo proyecto de seguro de maternidad prevé que las mujeres asalariadas reciban el 80% de sus ingresos durante 14 semanas.

No se trata de un nuevo seguro social propiamente dicho, ya que los fondos necesarios serán obtenidos del seguro de pérdida salarial (APG), que sirve para cubrir los sueldos de las personas que deben efectuar el servicio militar.

El nuevo proyecto tampoco cubre la totalidad de las mujeres. Se limita a las mujeres que tienen una actividad remunerada. También están excluidas las madres adoptivas.

Según señaló a swissinfo Liliane Andrey, militante del cantón Valais a favor de un seguro materno y miembro de los antiguos comités 'para un verdadero seguro de maternidad' en la Suiza de expresión francesa, se trata de un proyecto minimalista.

Pero ese tímido paso tiene su explicación. El pueblo suizo aceptó el principio de un seguro de maternidad ya en 1945. Pero esta voluntad nunca se tradujo en hechos. Los ciudadanos rechazaron su entrada en vigor en 3 ocasiones mediante votación popular.

Así para que este seguro pudiera concretizarse un día, el Parlamento adoptó en octubre pasado un proyecto calificado por algunos de “minimalista”. En efecto, este proyecto es susceptible de convenir a los partidos de derecha, reticentes a un nuevo aumento del gasto público.

Extensión irresposnable

Este jueves, en Berna, la UDC hizo valer sus argumentos económicos, financieros, políticos e ideológicos para justificar su rechazo a este permiso de maternidad pagado.

Para la derecha dura, el proyecto de seguro de maternidad constituye una extensión irresponsable de las prestaciones de los seguros sociales de cara a la situación económica desastrosa de estos últimos.

Ueli Maurer criticó además a los medios económicos, que no apoyaron el referéndum que, según él, coincide con sus propios intereses. El presidente de la UDC llamó esta vez a los empresarios a respaldar a su partido durante la votación.

Liliane Andrey, por su parte, no cree que los medios económicos apoyen a la UDC. “A escala cantonal ya fue introducido el seguro de maternidad, pero esos seguros atemorizan a los medios económicos, razón por la cual respaldarán el proyecto minimalista del Parlamento."

La UDC teme además una "maternidad de dos clases": las mujeres dedicadas al hogar quedan excluidas del proyecto, mientras que las familias con dos ingresos se beneficiarán del seguro en su totalidad.

Liliane Andrey no descarta un acto de mala fe en esos argumentos. “El proyecto de 1999 quería también indemnizar a las mujeres no asalariadas y fue a demanda de la derecha", recuerda. Pero ese proyecto sirvió después a la derecha para rechazarlo, porque lo consideró demasiado costoso.

Respeto de la voluntad popular

Durante la conferencia de prensa de este jueves, el diputado de la UDC Hans Fehr recordó que el pueblo había dicho 3 veces 'no' al seguro de maternidad. Hay que preguntarse entonces en qué medida no se hace caso de la voluntad popular, volviendo a la carga 5 años después del último rechazo, subrayó.

Liliane Andrey no piensa lo mismo. "No se puede decir que el proyecto de 199 fue rechazado masivamente, pues existieron diferencias geográficas. En las regiones francófonas se votó a favor del seguro. Para los suizos de expresión francesa existe, en consecuencia, una continuidad en relación con la voluntad popular.

Queda por ver ahora, si el conjunto de los suizos seguirá la opinión de los francófonos. La respuesta se conocerá este año, pues la votación popular tendrá lugar el mes de septiembre.

Liliane Andrey se muestra optimista. “El resultado de 1999 fue un verdadero choque, pero creo en el nuevo proyecto”, señaló. "En efecto, parece incomprensible que las mujeres no sean reconocidas en sus derechos de madres y que los hijos sean considerados como una propiedad privada que no concierne a la sociedad”, concluyó.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes