Navigation

Skiplink navigation

Los talentos latinos que van a Lausanne

Sergiu Stefanschi anuncia tres ganadores. swissinfo.ch

Los jurados de la preselección que se hizo en Argentina, Sergiu Stafanschi y Mauricio Wainrot, destacaron las virtudes de cada uno de los candidato.

Este contenido fue publicado el 20 octubre 2006 - 19:56

Eloá Furtado y Kleber Rebello Moreira Neto, y la paraguaya Andrea Pamela Giménez Giménez, tienen mucho que ofrecer en Suiza.

"Kleber (Rebello Moreira Neto), el niño de Brasil, es fantástico. Es como Julio Bocca. Tiene mucha sensibilidad en escena, y en el escenario es 'todo o nada', y eso se lo transmiten al público.

Cuando baila parece estar en rodeo de toros", sentenció el maestro del Prix de Lausanne, Sergiu Stefanschi.

Para el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot, el joven carioca es fantástico: "es un fenómeno, con una técnica genial. Tiene 15 años y una técnica impresionante. Es un adulto, expresivo, domina el escenario desde cualquier lado, tiene una musicalidad impresionante.

"Kleber es un profesional para cualquier compañía. Y el Prix de Lausanne es una competencia para conseguir becas a chicos y espacios de trabajo, y este chico tiene lugar en cualquier compañía del mundo, porque realmente es un fenómeno de técnica, expresión y musicalidad. Es un lujo."

"Lírica, suave y femenina"

A la hora de evaluar a Eloá Furtado, la joven de 17 años que llegó de Río de Janeiro, el rumano Stefanschi la definió como "una chica larga, lírica, muy suave y femenina" y subrayó:

"Es muy importante destacar que todos los candidatos son diferentes, son 'vírgenes', son puros... los 15 ó 16 años son una buena edad para ir a aprender a otros países, porque tienen intacta su personalidad. No son una copia de otros."

Wainrot también elogió el arte de Eloá: "Es muy larga, con brazos y piernas larguísimas, muy femenina, y de los tres finalistas creo que es la que necesita más estudio, porque hace todo muy pequeño, muy chiquito... Pero es muy joven y tiene todo por aprender. Es también un elemento maravilloso para cualquier escuela".

"Don de escenario"

Cuando llegó el turno de hablar de Andrea Pamela Giménez Giménez, la joven paraguaya de 18 años, Stefanschi aseguró:

"Tiene una energía que es muy interesante, muy positiva. Es llamativo porque es muy buena tanto en clásico como en contemporáneo y se monta muy bien en el escenario.

"Me encantó. Tiene unas piernas muy hermosas y ese 'don del escenario'. Es una figura muy impactante en el escenario, es muy fuerte, y ella es una de las dos que tiene dominio de danza contemporánea. Esta chica es muy bella, con una hermosa figura que domina muy bien el espacio", concluyó Wainrot.

"¡Coraje, vamos, yo los ayudo!"

Mientras abrazan sus sueños cada vez más fuerte, los flamantes finalistas latinoamericanos que llegarán en febrero a competir en Lausanne, atesoran las enseñanzas de esta experiencia que los ayuda a crecer.

Quizás las palabras que en Argentina les dijo el talentoso maestro Stefanschi todavía repiqueteen en sus oídos cuando estén a orillas del Lago Leman:

"En importante que entiendan que su cuerpo es como una orquesta y la cabeza es su director. Los tres tienen personalidad, aman la danza, tienen coraje y son únicos. No son una copia de nadie. Ustedes son importantes. Son el centro de la escena. ¡Coraje, vamos, yo los ayudo!"

swissinfo, Norma Domínguez, desde Córdoba, Argentina

Contexto

El 'Prix de Lausanne' es una competencia internacional para jóvenes bailarines de 15 a 18 años de edad creado en 1973.

Desde 2004 cuenta con una representación en Argentina, dirigida por Cristina Sánchez.

Uno de sus principales objetivos es descubrir, promover y apoyar a los bailarines talentosos entre los bailarines más distinguidos del mundo.

A lo largo de su historia, 3.313 candidatos de 72 países han participado en el 'Prix de Lausanne', llegando desde Latinoamérica apenas 28 candidatos (Brasil, Argentina, México, Colombia, Cuba, Perú, Venezuela, Chile y Costa Rica).

La situación de la danza en la región es dispar, siendo Cuba, México, Brasil y Argentina los países con mayores estructuras y posibilidades de formar profesionales de la danza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo