Navigation

Más de 20 años de espera

Patricio Eduardo Herrera, elegido concejal por la Comuna de Vernier, en Ginebra. (Foto Dufey). dufey

Del exilio al escaño parlamentario

Este contenido fue publicado el 25 abril 2003 - 20:33

El exiliado chileno acaba de ser electo concejal por la comuna de Vernier, en el cantón de Ginebra.

Patricio Herrera es Asistente Social en el Hospicio General de Ginebra, donde se ocupa de los requirentes de asilo. Tiene 3 hijos, dos de ellos ingenieros y una hija médica en el Hospital Cantonal. Acaba de ser elegido concejal en las filas del Partido Socialista, y su elección constituyó el final del túnel que espera a los extranjeros en el camino de la integración.

Por cierto, Patricio Herrera debió pasar por los trámites de la naturalización antes ejercer sus derechos políticos. Debió justificar una residencia mínima ininterrumpida de 10 años en Suiza, un comportamiento fuera de toda sospecha, sin deudas, y haber dado suficientes pruebas de lealtad, de asimilación y respeto a las instituciones.

La irrupción en política local de Patricio Herrera merece ser destacada por varias razones. La primera es que se trata de un antiguo militante de la Unidad Popular en Chile, un exiliado político que llegó a Suiza en 1980 escapando de la dictadura del general Pinochet. Un militante de izquierda, que en sus aspiraciones a convertirse en ciudadano suizo, tuvo que luchar el doble.

En segundo lugar, su elección como concejal ratifica que la sociedad suiza terminó por aceptarlo, reconocerlo en el ejercicio de sus derechos políticos, y admitió su diferencia, y su doble nacionalidad, como él mismo lo explica en esta entrevista con swissinfo.

¿Cuál es tu primera reacción ante tu elección como concejal?

"Me siento gratamente sorprendido, porque era la segunda vez que me solicitaban que fuera candidato, y esta vez acepté porque como simples ciudadanos tenemos la obligación de participar, ya sea a través de nuestros representantes o representando a los ciudadanos en todas las instancias políticas que permite la democracia."

"Pero debo reconocer que teniendo en cuenta la particularidad de la política ginebrina y de que soy relativamente nuevo, nunca pensé que el resultado fuera el que se dio."

¿Cuáles fueron tus inicios en la política suiza?

"En la primera etapa, cuando nosotros llegamos acá, participamos muy activamente en la parte de la solidaridad internacional en contra de la dictadura de Pinochet. Participé varios años como miembro de la Comisión Internacional del Partido Socialista ginebrino."

"Después, cuando volvió la democracia en Chile en 1990, centré mis actividades en la parte asociativa, donde fui uno de los iniciadores y conductores de la Asociación de chilenos Residentes. En forma paralela desempeñé actividades asociativas dentro del barrio en la comuna de Vernier."

"Durante 10 años fui presidente de la Asociación 'Maison de Quartier' d'Aire Le Lignon," (Casa del barrio) y miembro de la Federación de 'Maisons de Quartier' y miembro del Consejo de Fundación de las FAS, órgano que agrupa a todas las casas de barrio del cantón."

¿De qué manera has resuelto el hecho de renunciar a tus orígenes chilenos?

"Del punto de vista legal y normativo, la cuestión de la renuncia a la nacionalidad de origen esta resuelta por una disposición constitucional. Desde hace poco, Suiza reconoce el hecho legal de tener mínimo dos nacionalidades. Aquí el problema está resuelto porque no hay que elegir ni renunciar, sino que se puede adoptar las 2 nacionalidades."

"Del punto de vista cultural, sentimental, emocional, quizás se cae mucho en el racionalismo, porque el futuro de la humanidad es el mestizaje, no sólo de razas, si no también de culturas, donde los límites políticos de las fronteras van a tener cada vez menos importancia."

"Al menos yo asumo perfectamente una situación en la cual tanto mis orígenes, donde yo nací como donde yo vivo, son completamente compatibles, nunca me he visto en la obligación de elegir."

Por último, ¿cuáles son tus objetivos políticos en tu nueva función.?

"El primer objetivo es demostrar que hay algunos suizos como yo, que no nacimos acá, que tenemos nuestros acentos, nuestra fisonomía particular, y que la asumimos con sus ventajas y desventajas, y que nuestra presencia en las instancias políticas es una reivindicación al mismo tiempo."

"Por otro lado, el hecho de haber sido elegido es una ratificación de esa reivindicación, en el sentido que es aceptado por la ciudadanía. Ese primer objetivo ha sido cumplido, en el sentido de haberme presentado como candidato y haber sido elegido."

"El segundo objetivo es luchar por la integración de todos los habitantes de la comuna, no solamente por la integración de los extranjeros, sino que también por la integración de todos los habitantes en las diferentes etapas de la vida (niños adolescentes, adultos) que a veces se encuentran disociados de la vida comunal."

"Me preocupa el problema de la integración, especialmente la integración de los extranjeros, integración política, como darles derecho a voto y que sean elegidos en el ámbito comunal, ese es un objetivo político que busco."

"Busco también el reconocimiento de las asociaciones en todas las instancias políticas del cantón. Pienso que la vida asociativa es un elemento no sólo reivindicativo, que soluciona problemas a nivel local, es también una herramienta muy efectiva en la integración de los ciudadanos y en hacerlos participar."

swissinfo, Alberto Dufey

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo