Minorías religiosas ¿Tiranía de la mayoría, el veto al burka?

Desde 2009 está prohibida la construcción de alminares en Suiza. En la imagen, uno de los cuatro minaretes que se edificaron antes de esta disposición aceptada por el pueblo helvético. 

Desde 2009 está prohibida la construcción de alminares en Suiza. En la imagen, uno de los cuatro minaretes que se edificaron antes de esta disposición aceptada por el pueblo helvético. 

(13 Photo)

Los suizos prohibieron en las urnas la construcción de alminares, el uso del burka y, hace mucho tiempo, el sacrificio kosher. ¿La democracia directa discrimina a las minorías religiosas? Un profesor propone una solución explosiva. 

Este artículo forma parte de #DearDemocracyEnlace externo, la plataforma de swissinfo.ch sobre democracia directa. 

Desde julio de 2016, el cantón suizo del Tesino prohíbe que una persona tenga cubierto el rostro con un velo en zonas públicas. El voto cantonal lo decidió. Actualmente un comité reúne firmas que respalden una iniciativa popular para esta interdicción a escala nacional. 

Adrian Vatter es profesor de Política Suiza en la Universidad de Berna. 

(zvg)

Por otra parte, la ciudadanía prohibió la construcción de alminares en 2009 y desde 1893, el sacrificio ritual halal (musulmán) o kosher (judío); es decir, la matanza de ganado con un corte en el cuello para desangrar al animal sin aturdimiento previo. Interdicciones que solo afectan a las minorías religiosas.

Pero también la fe cristiana en otros tiempos debió fruncir el ceño a causa de la voluntad de la mayoría en las urnas:

En los cantones protestantes, los católicos lucharon por mucho tiempo para que su confesión obtuviera el reconocimiento como personalidad jurídica de derecho público. A la inversa ocurrió en los cantones católicos.

Por otra parte, las órdenes jesuitas eran ilícitas desde el siglo XIX. Solo en 1973 el pueblo aceptó terminar con ese rechazo.

Libro sobre las minorías religiosas en la democracia directa

En el libro 'Vom Schächt- zum Minarettverbot‘ (Del veto al sacrificio bovino a la prohibición de los alminares, editorial NZZ, 2011) se buscaron respuestas a la cuestión sobre si la democracia directa ofrece suficiente protección a las minorías religiosas o más bien refuerza su discriminación. Para valorarlo se analizó de modo sistemático todos los resultados federales y cantonales que afectaron a las comunidades religiosas. 

Con este telón de fondo ¿la democracia directa conduce a la tiranía de la mayoría en contra de las minorías? El profesor de Política Suiza, Adrian VatterEnlace externo, investigó la cuestión. Sus conclusiones las publicó en un libroEnlace externo. Su opinión es clara:

"Las minorías religiosas la tienen difícil en la democracia directa“. Más difícil, incluso, que otras minorías, como las idiomáticas o aquellas con alguna discapacidad, cuyas preocupaciones y exigencias pasan mejor a la hora de una decisión popular.

Pero no es el caso para los migrantes, otra minoría que tiene menor respaldo que las religiosas en las urnas, indican las investigaciones de Vatter: “Ambos factores se acumulan en su caso, debido a que el 90% de los musulmanes en Suiza son extranjeros”.

Religiones “distintas”

Vatter y su equipo compararon las decisiones parlamentarias en Suiza con las decisiones de la democracia directa en un proyecto de investigaciónEnlace externo. "Las decisiones populares son menos favorables sobre temas que afectan a las minorías religiosas“, advierte el experto.

Pero existen enormes diferencias, especialmente si una minoría es considerada socialmente como un grupo bien integrado y con valores culturales similares o si se percibe como ajeno:

"Por ejemplo, la comunidad judía en el siglo XIX fue considerada como un grupo extraño y, por consiguiente, no la tuvo fácil en la defensa de sus derechos en las urnas”.

Hoy es distinto, la minoría judía se ha visto reforzada como parte de la sociedad helvética. “En cambio, la minoría musulmana es considerada por la mayoría de la sociedad como un grupo exótico que no comparte los valores cristiano-occidentales”. Por ende tiene poco respaldo en las votaciones que le atañen.

También los acontecimientos a escala internacional pueden atizar esa perspectiva. Esto ocurrió con el voto en contra de la construcción de alminares: “No se trató de un voto en contra de los musulmanes como individuos, sino en contra del islam como movimiento político”.

Vatter añade que cuando una religión aumenta su número de seguidores, tal y como ocurre en el caso del islam en Suiza, esto influye en las decisiones democráticas que atañen a esa creencia. Entre tanto, otras minorías religiosas del cristianismo se perciben como menos intimidantes.

¿Los legisladores, más abiertos que el pueblo?

Si se mira el ejemplo del veto al burka, uno se percata de que también en Francia y Bélgica se produce el mismo fenómeno de la prohibición de este velo facial y del burkini (el traje de baño que cubre todo el cuerpo). Las minorías religiosas no parecen estar mejor protegidas en las democracias representativas. Una afirmación que Vatter no respalda, metodológicamente hablando. “Habría que tener comparaciones en términos numéricos”. Pero aún no existen investigaciones al respecto.

Vatter explica otra diferencia: “En una democracia representativa decide una elite política, es decir, el Legislativo y el Ejecutivo. Sendos poderes no son una copia del pueblo sino, normalmente, personas con un mayor nivel de formación”. Por ello las decisiones parlamentarias sobre concesiones a los derechos de las minorías confesionales son más abiertas que en el caso de las decisiones populares en las urnas. No obstante, también en las democracias representativas se expresa el enfoque popular. “En ambos modelos democráticos se reflejan preferencias del pueblo”.

Colisión de valores

Las incomprensiones se producen primordialmente cuando la libertad de creencia choca con otros valores o derechos. Unos ejemplos: 

  • Mutilación genital: En Suiza está prohibida la escisión genital femenina. La masculina está permitida, pero provoca controversia. La organización suiza a favor de los derechos de la infancia Pro KinderrechteEnlace externo busca terminar con la circuncisión en menores de edad, salvo en casos ordenados por un médico. Argumenta que esta operación lesiona la integridad corporal y es una violación a los Derechos Humanos.
  • Sacrificio ritual bovino: Mientras que en 1893 el veto a este proceder se impuso en las urnas, en parte, por motivos antisemitas, hoy se mantiene por argumentos a favor de la protección de los animales. En Suiza solo se puede desangrar a una bestia con aturdimiento previo. Una condición que rechazan muchos judíos y musulmanes, que importan la carne que consumen, lo que también provoca controversiaEnlace externo.
  • Educación sexual: Algunos grupos cristianosEnlace externo rechazan la teoría de la evolución y no quieren que sus hijos reciban educación sexual en la escuela. La mayoría de los suizos consideran que es necesaria para proteger a la infancia de abusos y evitar embarazos indeseados.

¿Quién debe decidir en estos casos? ¿La mayoría ciudadana en las urnas? ¿O se requieren mecanismos de protección para defender los intereses de las minorías, como ocurre en el FederalismoEnlace externo?

Adrian Vatter considera que ni las minorías ni la mayoría deben decidir. Argumenta que tanto para la ciudadanía como para el Parlamento resulta difícil evaluar si la religión puede tener mayor o menor importancia que los derechos del niño o del animal. El politólogo ofrece otra solución: “Idealmente un tribunal competente debe ponderar los intereses concernidos con base en los derechos fundamentales anclados en la Constitución”.

Desde el punto de vista democrático esta propuesta pudiera ser un sacrilegio, puesto que se trataría de una decisión tomada por solo algunos individuos que conformarían el tribunal. ¿La autoridad de los jueces en lugar de la tiranía de la mayoría? Una opción que la tendría difícil en Suiza.

¿Quién debe decidir en asuntos en los que otros valores se contraponen a los de una religión? Comparta con nosotros su opinión.

Contacte a la autora via FacebookEnlace externo o TwitterEnlace externo.

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


(Traducción del alemán: Patricia Islas), swissinfo.ch

×