Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Moscú conmemoró el fin de la guerra

El presidente ruso, Vladimir Putin, saluda a su homólo suizo, Samuel Schmid.

(Keystone)

Rusia celebró con gran pompa la derrota de Hitler, ocurrida hace 60 años. El presidente del gobierno colegiado suizo, Samuel Schmid, participó en la celebración.

Schmid fue uno de los más de 50 jefes de estado y de gobierno reunidos en la Plaza Roja de Moscú.

Con un ostentoso desfile militar en la Plaza Roja, Rusia recordó el fin de la Segunda Guerra Mundial, hace 60 años. En el festejo participaron 7.000 soldados y 2.500 veteranos de guerra, de unos 80 años de edad, que desfilaron con sus atuendos militares.

El presidente ruso, Vladimir Putin, describió la victoria contra Hitler como un "triunfo de la justicia", durante su discurso en la Plaza Roja, mientras unos 20.000 policías y miembros militares rusos vigilaban el desarrollo del festejo.

La paz no está sobreentendida

El presidente suizo, Samuel Schmid, dijo que "con este festejo no sólo se piensa en las víctimas. También sirve para recordar a las generaciones de la postguerra que la paz no está sobreentendida, sino que hay que trabajarla cada día".

Entre los más de 50 jefes de estado y de gobierno participantes en el desfile del 'Día de la Victoria’, celebrado este 9 de mayo en Moscú, se destacó la presencia del presidente estadounidense, George Bush, su homólogo francés, Jacques Chirac, y el presidente de China, Hu Jintao.

Por primera vez asistieron también representantes de los países entonces enemigos: El canciller alemán Gerhard Schröder y el jefe del gobierno japonés, Junichiro Koizumi. "Me conmovió el hecho de que las naciones otrora enemistadas pudieran recordar juntas esta fecha", dijo Schmid al respecto.

Adaptaciones en la imagen de esa guerra

El Día de la Victoria es uno de los más importantes festejos en Rusia. Ningún otro país perdió tantas vidas como la Unión Soviética en ese conflicto. Según las estimaciones se habla de hasta 27 millones de víctimas.

Muchos europeos de occidente lo desconocen, indica Schmid. "La imagen de la guerra se caracteriza por el heroico desempeño de las fuerzas aliadas, por la liberación de Normandía".

Esa imagen característica de la época de la Guerra Fría debe adaptarse a los hechos y aún quedan ciertos puntos de la historia escrita por los autores del conflicto por discutir, aunque no hay que desmeritar lo mucho que ya se ha alcanzado, opina el máximo representante helvético.

Representación, más que festejo popular

En Rusia existen pocos debates públicos sobre su participación en la Segunda Guerra Mundial. Se discuten muy poco cuestiones críticas como el resurgimiento de Stalin como un buen dirigente.

En cambio, desde hace semanas las calles del país se ha repleto de carteles y banderines alusivos a la conmemoración, mientras que en todos los canales de televisión se pasan películas patrióticas y en los diarios aparecen a toda página glorificantes artículos.

No obstante, el desfile de este lunes fue más que nada una representación, en vez de un festejo popular, en una ciudad cercada ante los temores de posibles ataques de extremistas chechenos.

El alcalde capitalino, Juri Luschkow, exhortó a la población a abandonar Moscú durante los días festivos. Vagabundos y prostitutas fueron incluso desplazados fuera de la ciudad, una medida que no se repetía desde las Olimpiadas de 1980.

Alegría empañada

El gozo del presidente Putin se vio algo entorpecido ante la ausencia de los representantes gubernamentales de Estonia y Lituania. Ambos rechazaron la invitación de Moscú, mientras que los presidentes de Polonia y Letonia se dirigieron con reservas a la capital rusa.

Los estados bálticos exigen a Moscú que reconozca la ocupación soviética de esa región tras la guerra. Pero desde la capital rusa sólo se habla de una liberación contra los nazis.

Tampoco el presidente de Georgia, Michail Saakaschwili, asistió a la celebración a causa de divergencias sobre la retirada de las tropas rusas de ese territorio.

Y menos entusiasta se muestra el gobierno ruso ante la visita del presidente estadounidense a Riga, la capital letona, y su próximo viaje a Georgia.

swissinfo, Alexandra Stark
Traducido del alemán por Patricia Islas

Datos clave

En Moscú asistieron a los festejos del fin de la Segunda Guerra Mundial más de 50 jefes de estado y de gobierno.

7.000 soldados y unos 2.600 veteranos de guerra marcharon en la Plaza Roja, bajo la vigilancia de 35.000 policías y otras fuerzas de seguridad.

Hace 60 años, la guerra provocó la muerte de unas 27 millones de personas del territorio de la ex Unión Soviética.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×