Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevas tecnologías para comprimir imágenes digitales

Edificio principal de la EPFL, uno de los centros universitarios suizos a la vanguardia en el sector multimedia. (www.epfl.ch)

Los primeros resultados de las investigaciones en la Politécnica de Lausana se aplican a los nuevos formatos JPEG 2000.

Un equipo de investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) experimenta nuevas técnicas en el tratamiento de las imágenes digitales, especialmente en lo que se refiere a la difusión de fotografías y video por Internet.

Los trabajos se iniciaron en 1997 sobre la base de seis proyectos seleccionados y financiados por la EPFL y la multinacional Hewllett Packard en un acuerdo de cooperación. Son dirigidos por el profesor Murat Kunt, investigador especializado en el tratamiento de las imágenes.

Los resultados permitirán reducir el tiempo de impresión de las imágenes de alta definición y disminuir los lapsos de descarga de las fotografías transmitidas por Internet. Según el profesor Kunt, estos dos proyectos se encuentran ya en su fase de experimentación y serán comercializados a fines de 2001.

Otros dos proyectos se hallan en su fase final. El primero, hará posible la utilización de la misma estructura de los ordenadores personales para tele cargar videos y trabajar los contrastes, sin tener que cambiar de programas; el segundo, evitará la pérdida de calidad de las imágenes animadas y de sus contenidos.

Uno de los proyectos, que ya comenzó a dar sus primeros resultados comerciales, ha sido el titulado 'Visión humana y compresión de las imágenes de alta definición'. Lo dirige el profesor Marcus Nadenau, quien dispone de experiencia en la modificación de las imágenes numéricas. Este ha sido, además, el tema de su tesis de doctorado.

Partiendo de la hipótesis de que el sistema visual humano (SVH) percibe las informaciones digitalizadas sólo hasta un cierto punto, Nadenau buscó enseguida determinar el límite de la percepción y, una vez logrado, comprimió las imágenes eliminando toda la información que el ojo no percibe, permitiendo así mejorar la calidad de los pictogramas, sin alterarlos.

Los resultados de estas investigaciones ya han sido aplicados en los nuevos formatos JPEG 2000, adoptados por la Organización Internacional de Normalización (ISO) desde enero pasado. Se trata de un formato que permite mayor compresión y una mejor resolución de las imágenes.

Otro proyecto, que se encuentra muy avanzado y que dirige el profesor Pascal Frossard, se refiere a los protocolos de transmisión de imágenes animadas, es decir, la norma MPEG (Motion Picture Expertise Group). Trata de lo contrario: aumentar el volumen de información de las imágenes para evitar la pérdida al transferir programas de video vía Internet.

La investigación está centrada en doblar información para que supla la pérdida que se produce en ciertas imágenes que viajan por la Red. Este procedimiento, que se encuentra en su fase de modelización, permitirá recibir secuencias completas y no tan cortadas como sucede actualmente, a través de las bandas pasantes estrechas o demasiado colapsadas.

Otro proyecto, también en fase de modelización, es el que dirige el profesor Eric Debes: se refiere a la velocidad de la transmisión de imágenes fijas y de video. El científico suizo trabaja en un complejo programa de nuevas potencias de cálculo, cuya aplicación evitará a los usuarios esperar hasta 40 minutos para descargar fotografías demasiado pesadas.

Por último, cabe destacar un nuevo procedimiento que está ensayando el profesor Stefan Winkler, consiste en un programa informático que contiene un "dispositivo métrico de distorsión visual". Un programa que tendrá la misma percepción del ojo humano en el tratamiento de las imágenes en la pantalla del ordenador.

En la actualidad, es necesario visualizar la imagen final en el momento de la impresión para darse cuenta de cual será su reproducción real. La mayoría de los actuales programas muestran una fotografía en la pantalla que será distinta a la que saldrá impresa. El programa se encuentra en su fase de comercialización.

Según el Presidente del Consejo del EPLF, Patrick Aebischer, la firma Hewllett Packard aporta, a título de financiación de las investigaciones, un millón de dólares anuales (1,629 millones de francos suizos) y se reserva el derecho de propiedad y de comercialización de los descubrimientos.

"En estos proyectos se han invertido 2.700 millones de dólares (cerca de 4,4 millones de francos), señala Patrick Aebischer, "lo que convierte a la Escuela Politécnica Federal en uno de los establecimientos educacionales suizos a la vanguardia del sector multimedia. En este sector trabaja el 35% de los alumnos matriculados en la institución", concluye.

Alberto Dufey, Ginebra


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×