Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Países emergentes apuntalarán jubilaciones suizas

La emigración será un apoyo para los futuros jubilados.

(Keystone Archive)

UBS analizó el envejecimiento de la población en el primer mundo: "En casa urge alargar la edad de jubilación y las jornadas semanales".

Simultáneamente, inmigración y "deslocalización" de empresas hacia naciones emergentes mitigarán el estancamiento económico y ayudarán a pagar pensiones, predice el banco.

Los 'baby boomers' llegaron a la edad de jubilación en Suiza y en el resto de los países industrializados, y sus economías están vueltas de cabeza.

El escenario no es para ignorarse: las familias son cada vez menos numerosas, la ciencia prolonga ininterrumpidamente la esperanza de vida, y cada vez menos jóvenes y adultos en edad productiva que están a cargo de generar la riqueza que permita cubrir sus necesidades y pagar las pensiones de los más añosos.

El tema, abordado en decenas de ocasiones por instancias como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la ONU y los gobiernos locales, fue dilucidado con profundidad y detalle este miércoles (05.04) por el Área de Investigación en Salud del UBS.

El banco número uno de Suiza lanza tres reflexiones en materia de crecimiento económico, mercados financieros y posibles soluciones.

Economía a medio vapor

El envejecimiento de la población en países desarrollados, como Suiza, es un hecho irrefutable. Y lo son, también, los riesgos potenciales que esto entraña.

El UBS destaca dos en particular.

1.- La reducción de la población activa se traducirá en un menor crecimiento de la economía.

O dicho en palabras llanas, no puede criar el mismo número de aves una pareja de productores con dos empleados, que un empresario con hectáreas de criadero y una plantilla de apoyo de 200 o 300 trabajadores.

Con la economía sucede exactamente lo mismo. A menos participantes, menos crecimiento, menos riqueza y menos prosperidad futura.

2.- Los países desarrollados tienen que repartir la riqueza que produce la economía entre un número creciente de jubilados y uno decreciente de trabajadores.

Un nuevo ejemplo: el trabajo y las contribuciones de los 1.000 empleados de una planta pueden sin problemas pagar la jubilación de 40 o 50 de sus compañeros de más edad, pero no la de 400 o 500 jubilados. Las cuentas simplemente no cuadran.

Y medidas gubernamentales como los programas de salud y previsión pública, ayudan pero no resuelven el problema de origen, en opinión de los expertos del UBS.

Los mercados financieros

Hasta finales del siglo XX, el envejecimiento de la población, pese al freno implícito que tuvo sobre el crecimiento económico y el ahorro, no representó ningún debilitamiento para los mercados financieros.

En el futuro sí habrá un impacto ligado a las mutaciones geográficas, aunque absolutamente manejable, refiere el UBS.

Concretamente, dada la globalización que viven los mercados, es cada vez más fácil para las empresas de los países industrializados "deslocalizarse", es decir, mudar geográficamente su producción (parcial o integralmente) a países terceros con mano de obra abundante y barata.

En consecuencia, las ganancias que generen esas empresas "migratorias" ya no dependerá de la salud o fortaleza de su economía de origen, pero la riqueza que generen sí regresará parcialmente a su país de partida, lo que permitirá compensar el frágil crecimiento poblacional.

Lo anterior resulta altamente positivo, y la única implicación que tendrá a nivel de mercados financieros es que los niveles de ahorro de los países desarrollados se reducirá, lo que empujará hacia arriba las tasas de interés (lo que equivale a créditos caros).

Y esta tendencia afectará sobre todo a Holanda, Reino Unido y Suiza, según el UBS.

Los sectores más afectados

La evolución demográfica impactará al sector productivo mucho más que al financiero.

Esto es, hay sectores como el agroalimentario o el ensamblaje de automóviles, por ejemplo, cuyos centros de producción se desplazarán si duda hacia regiones donde la mano de obra es más barata.

Y otros, como la banca y los servicios financieros, en general, que simplemente se adaptarán para responder a la demanda de una base de clientes que envejece, a través de productos hechos a la medida de sus necesidades.

En busca de soluciones

Los gobiernos de los países más tocados por el envejecimiento deben prever alternativas para paliar el problema.

Para ello, el UBS propone lograr que el volumen de recursos que cada año se destina al pago de pensiones crezca al mismo ritmo que el número de habitantes mayores de 60 años.

Es decir, mientras la población de más de 60 años crece a una tasa del 1,2% anual en Europa, la incorporación de trabajadores jóvenes a la fuerza productiva está estancada, y sus ingresos también.

Por ello, se requiere que más allá de las controversias políticas, la población de mayor edad asuma que es necesario prorrogar su edad de jubilación, mientras las nuevas generaciones mejoran sus niveles de productividad y las empresas se reestructuran para elevar sus niveles de productividad.

Medidas que, sin ser una solución definitiva, parecen el único camino que conduce a la luz del otro lado del túnel.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

El envejecimiento de la población es un problema que aqueja a todos los países desarrollados, pero especialmente a Europa. Y según la ONU, los inmigrantes serán claves durante los próximos 30 años para paliar este problema.

Los riesgos de una población que envejece constantemente es el estancamiento económico, y la falta de recursos para cubrir las jubilaciones de la población que está próxima al retiro, concluye el UBS, el banco más importante de Suiza.

Alargar al menos cuatro horas la jornada de trabajo semanal antes del 2025 es fundamental para reducir este problema del mundo industrializado. Pero mientras 70% de los japoneses y estadounidenses apoyan la medida, 80% de los europeos la rechaza.

Fin del recuadro

Datos clave

Suiza ocupa el primer lugar mundial por su esperanza de vida: 84 años para mujeres y 79 para los hombres.

En 1900, la mitad de la población helvética moría a los 52 años, según la OFS.

La población de más de 80 años aumentará 25% en Suiza entre el año 2000 y el 2020.

El número de extranjeros establecidos en Suiza a aumentó en 17.000 el año pasado, para totalizar 1 millón 512.000.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×