Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Para Sepp Blatter la FIFA está en buena salud

Sepp Blatter se reunió con el primer ministro nipón, Junichiro Koizumi.

(Keystone)

El suizo desmintió este jueves, en Tokio, los rumores sobre los supuestos problemas financieros que sufre la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) a raíz de la quiebra de ISL, la sociedad de marketing que habría dejado un agujero de 500 millones de dólares.

La FIFA no está al borde del abismo tras la estrepitosa quiebra de ISL, sociedad encargada de asegurar la comercialización del Mundial de Fútbol Japón-Corea del Sur 2002.

"Hemos obtenido suficientes créditos de los bancos para hacer frene a nuestras obligaciones a corto plazo. Les hemos mostrado los contratos de derechos de televisión. Por primera vez, los han firmado a precio de mercado. Su valor representa más de mil millones de francos", declaró Sepp Blatter en la capital nipona.

Asimismo el presidente de la FIFA desmintió los crecientes rumores de los problemas financieros que supuestamente abruman al directorio del fútbol mundial, con sede en Zúrich.

Sepp Blatter se encuentra en Tokio en el marco de la Copa de la Confederación que sirve de banco de prueba para el próximo Mundial de Fútbol que se realizará en Corea del Sur y Japón.

La nueva sociedad de marketing - asentada en los mismos locales que la ISL en Zug y donde siguen trabajando 60 de los antiguos empleados de la sociedad - funciona "con eficacia y éxito", afirma.

La prueba es que se ha contraído contratos con tres importantes empresas patrocinadoras: las japonesas NTT y Toshiba y la estadounidense Avaya, una sociedad de alta tecnología escindida de Lucent Technologies. Esta última se ocupará, entre otras, del desarrollo de las páginas en Internet de la FIFA para el próximo Mundial.

La próxima semana Sepp Blatter presentará ante el comité ejecutivo de la FIFA en Suiza un informe sobre la quiebra de ISL.

Eso permitirá esclarecer las causas que han conducido a un endeudamiento estimado en 500 millones de dólares, así como los casos de fraude en los que hayan podido incurrir los responsables de la sociedad, asegura el máximo responsable del fútbol mundial.

"ISL cayó en quiebra porque cometió el error de diversificarse en otras actividades deportivas que no fueran el fútbol. Pero su hundimiento permite a la FIFA recuperar poco a poco su independencia en materia de marketing. A través de nuestra nueva sociedad trataremos directamente con los patrocinadores. De aquí a 2006, la FIFA habrá recuperado todos sus derechos y su prosperidad", concluye Sepp Blatter.
Georges Baumgartner, Tokio


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×