Navigation

Skiplink navigation

Participación de las comunidades

Los programas de abasto de agua involucran a toda la población. swissinfo.ch

El proyecto de dotación de agua apoyado por COSUDE busca promover la participación ciudadana en Perú.

Este contenido fue publicado el 10 marzo 2003 - 15:47

SANBASUR interviene en las poblaciones rurales de los departamentos de Cusco, Chumbivilcas, Quispicanchi, Paruro, Acomayo y Calca, pero no tiene función ejecutora, sino de promotor, motivador, asesor, supervisor, coordinador y concertador de todo el proceso.

La creciente incorporación de las instituciones gubernamentales, particularmente de los municipios ensancha el horizonte del proyecto, aunque para conseguir los fines deseados se deba "convivir" con algunas características políticas circundantes.

Sin embargo, el núcleo está en la participación de la comunidad, con un enfoque de género que permita una mayor participación de la mujer en todas las fases del proyecto de abastecimiento de agua y saneamiento básico.

Continuidad

Una característica principal de SANBASUR es la organización de Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento, JASS, encargadas de coadyuvar desde antes de la construcción de la obra.

Elegida en asamblea comunal, la JASS es responsable de la administración, operación y mantenimiento de los servicios de saneamiento. Se encarga de cobrar el pago mensual a los usuarios, entre 50 centavos y un sol, para cubrir la compra de cloro y el cuidado de la red de agua potable.

Hábitos de higiene

Los promotores, personas con formación en Ciencias de la Salud, enfermeras o afines, tropiezan con las costumbres muy arraigadas en la población indígena. De tal manera que no es sencillo modificar sus hábitos de higiene.

Mediante charlas, entabladas generalmente en quechua, se les explica la importancia que reviste el aseo personal, de los utensilios de cocina, y del uso de la letrina para evitar la aparición de enfermedades. Es un reto de gradual solución.

En fin, mientras muchos de nosotros podemos "usar" 12 litros de agua dejando correr por el inodoro o 50 litros al tomar una ducha, más de 1.000 millones de personas en el planeta no tienen acceso al líquido vital. No es un dato nuevo, pero mantiene vigencia, sobre todo de cara a Johannesburgo 2002, la Cumbre que deberá trazar el balance de los logros y los fracasos de lo proclamado en la Cumbre de Río, hace una década.

En todo caso, abastecer de agua potable saneamiento básico a los más desfavorecidos en Perú, fundamentalmente en las regiones rurales recónditas, es un gran desafío.

La contribución de COSUDE en esta cruzada es modesta en términos financieros, pero da la impresión de ir por buen camino, ya que, desde un plano discreto, respetando la identidad cultural de las comunidades, dirige su norte al fortalecimiento de las instituciones locales y, por ende, gana - en el buen sentido del término -, influencia en la formulación de políticas de desarrollo orientadas a la disminución de los índices de pobreza.

Una gota en el desierto es siempre mejor que nada.

swissinfo, Juan Espinoza, Cusco

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo