Navigation

Pesadilla en las playas de ensueño

Turistas suizos llegan al aeropuerto de Zúrich. Keystone

Las islas del sur y del sudeste de Asia han sido devastadas por maremotos. Más de 2.000 turistas suizos se encontraban allí.

Este contenido fue publicado el 27 diciembre 2004 - 15:36

Durante estos días, los 40.000 miembros de la comunidad tamil en Suiza siguen conmocionados por la tragedia en su país.

"Cuando escuché hablar de la catástrofe quedé totalmente impactado, explica Krishantan Vivekanandan. Mis padres están pasando vacaciones de Navidad en nuestro país, Sri Lanka".

Radicado en Suiza desde hace nueve años, este joven de 20 años forma parte de la numerosa comunidad tamil en Suiza, la más grande en Europa.

Varios de sus amigos fueron despertados por llamados telefónicos de Sri Lanka. Otros, en cambio, debieron esperar para recibir noticias de sus familiares y muchos terminaron sabiendo que hay innumerable cantidad de muertos en sus pueblos.

Suiza apoya activamente el proceso de paz en Sri Lanka, Sin embargo, muchos helvetas conocen aquel país sólo por sus palmeras y sus playas de arena fina.

Más de 300 turistas suizos estaban en esas playas cuando ocurrió la catásrofe. Otros 400 se encontraban en Tailandia y más de mil en las Maldivas. Según los expertos del sector turístico, algo más de 2.000 helvetas estaban en las regiones castigadas por el seismo.

Aeropuerto e instalaciones hoteleras sumergidas

"No nos dimos cuenta en seguida de lo que estaba pasando", dice una suiza a la televisión suiza de habla alemana destacada al aeropueto de Male, capital de las Maldivas.

"De pronto surgió una ola enorme. Todos gritábamos, el agua invadía la terminal destrozando paredes. Mi esposo fue herido".

Ingrid Deltenre es directora de la televisión suiza de expresión alemana. Ella pasaba vacaciones en Tailandia cuando fue sorprendida por el seismo y la destrucción consiguiente. "La ola no era particularmente alta, era tal vez de dos metros, pero su fuerza era enorme. El complejo hotelero quedó totalmente sumergido. Quienes pudieron, escaparon lo más lejos posible...".

Huir…

Otro ciudadano suizo: Jürg Leuzinger, trabaja como director en un hotel de Male, capital de las Maldivas. Él se encontraba en su despacho cuando atacó la ola.

"Ví que un muro de agua se nos venía encima. Apenas salí, la 'cosa' se había estrellado contra nosotros e inundado todo. Las sillas y las mesas de la terraza cayeron. La isla entera había sido barrida por un mar de agua".

Jürg Leuzinger vio que todos los turistas dejaban su isla paradisíaca. "La empresa ya no es manejable. Todo se ha roto. No tenemos corriente eléctrica, las bombas de agua no funcionan. Con un generador producimos un poco de electricidad para el alumbrado de urgencia y para recargar los teléfonos portátiles".

Este lunes (27.12), los primeros turistas que vivieron la catástrofe volvieron a suelo suizo. La prioridad fue concedida a los residentes que se encontraban en los sitios más afectados.

Apenas descendieron del avión comenzaron a describir las escenas de horror y destrucción. "Una marea gigante destruyó toda la playa en un instante, explica uno de ellos. Mi única idea era huir...huir cuanto antes".

swissinfo, Andreas Kaiser
(Traducción y adaptación, Juan Espinoza)

Contexto

- El seismo del domingo midió 8,9 en la escala de Richter; es el más fuerte que se produce después del que golpeó Alaska en 1964, señala el Instituto estadounidense de vigilancia geológica. (USGS).

- Según el USGS, se trata del quinto más intenso que tuvo lugar en el mundo desde 1900.

- El terremoto se produjo exactamente un año después del que sacudió a la región de Bam.

- Más de 35.000 personnes perdieron la vida en aquel temblor de tierra que prácticamente arrasó la localidad iraní y sus alrededores.

- El último maremoto data del 17 de julio de 1968, cuando azotó a la costa noroeste de Papúa y Nueva Guinea y causó 2.500 muertes.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.