Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Suiza necesitaría una ley contra el acoso"

Acoso: cuando el ex marido acecha por las escaleras de la casa.

A diferencia de algunos países vecinos, Suiza no tiene una ley contra el acoso y las víctimas están desprotegidas. Esta situación ha llevado a la ciudad de Berna a crear recientemente un centro de asesoramiento.

Se espera que con apoyo profesional aumenten por lo menos las posibilidades de detener el hostigamiento.

En la capital suiza, una conocida presentadora de televisión es la víctima de acoso más conocida, pero sólo una de tantas. En promedio, una persona por mes acudió en los últimos dos años en Berna a la oficina especializada en violencia doméstica.

Se presume que el acecho es hoy en día menos frecuente que antes, la diferencia sería que los afectados tienen ahora más valor para denunciarlos ante las autoridades, también condicionados por la publicación de casos que afectan a personas conocidas.

Pero la situación legal para las víctimas de acoso en Suiza sigue siendo insatisfactoria, dice Ester Meier, jefa de la Oficina para la Protección de Adultos y Niños, en entrevista con swissinfo.ch.

swissinfo.ch: ¿Cómo describiría un caso típico de acoso?

Ester Meier: Los casos de acoso ocurren mayormente en una relación que ha fracasado. Se habla de acoso cuando se trata de una persecución consciente, malintencionada y repetida, de un asedio constante o de vejaciones con triquiñuelas.

El límite es rebasado cuando una negativa de la víctima no es aceptada. En el acoso se juntan molestias de diferentes formas como mensajes indeseados, insultos por SMS o correo electrónico. Además, a menudo el acosador anda tras la víctima, la acecha por ejemplo en el lugar de trabajo o delante de su vivienda, o la persigue con el auto.

Según estudios de Alemania y los Estados Unidos, alrededor del 12% de la población fue afectada alguna vez en su vida por acoso. Se parte de una gran cifra negra porque a menudo las víctimas no se atreven a denunciar al autor.

Sin embargo, el acoso ha existido siempre, sólo que antes se hablaba de vejación o asedio.

swissinfo.ch: ¿Cómo debería comportarse la víctima en tal situación?

E.M.: Es importante que la víctima diga que no, y persista en ello. En particular, las mujeres tienden a buscar el entendimiento, tratan una y otra vez de hablar con el acosador o de dejar en claro a través del diálogo que no quieren saber nada de él.

Pero cada contacto o respuesta refuerza en el autor la idea de que la víctima todavía quiere algo con él, ya que aquel tiene una percepción deformada y mayormente no es consciente en absoluto que está equivocado.

Por ello, nuestro mensaje a la víctima es evitar de manera consecuente el contacto con el acosador, aun cuando ello pueda resultar muy difícil.y
Cuanto más temprano reaccione la víctima, tanto mejor. Al principio, todo queda mayormente sobre la base de manifestaciones de amor. La situación escala tan pronto el acosador se da cuenta de que sus esfuerzos caen en el vacío.

Entonces surgen deseos de venganza y de odio que pueden terminar en insultos, amenazas de violencia, deterioro y daños de bienes, daño y muerte de mascotas, así como ataques sexuales o corporales.

swissinfo.ch: Concretamente, ¿cómo procede el centro de asesoramiento contra el acoso de la ciudad de Berna?

E.M.: En primer lugar, nuestra oficina recopila información junto con la víctima.

Se trata de preguntas como cuál es la relación de la víctima con el acosador, quiénes están envueltos en el caso, cómo ha reaccionado la víctima hasta ahora. Como segunda medida hacemos un análisis de riesgo.

Nuestra prioridad es romper el tabú del acoso con nuestro asesoramiento.

swissinfo.ch: ¿Existen personas especialmente predispuestas o cualquiera puede convertirse en acosador?

E.M: Se puede decir que el potencial de riesgo es mayor en personas que no están integradas en la sociedad. Sin embargo, en principio no hay características especiales, así que cualquiera puede convertirse en acosador o acosadora. De ninguna manera se debería tildar al acosador simplemente de enfermo, sino que hay que analizar cada situación específica.

No obstante, es un hecho que el acosador es casi siempre un hombre.
Esto debido especialmente a que los hombres, en caso de un problema personal, como el rompimiento de una relación, reaccionan mas ofensivamente e intentan reconstruirla por todos los medios. En tales situaciones, las mujeres reaccionan defensivamente, se retraen y experimentan su tristeza interiormente.

swissinfo.ch: ¿El caso de ex comandante del ejército suizo, Roland Nef, denunciado por acoso, ha otorgado al fenómeno atención de la opinión pública? ¿Ha contribuido también a la sensibilización?

E.M.: Partimos de que por la sensibilización en los medios, seguramente también por el caso Nef, más víctimas han acudido a las oficinas de asesoramiento.

En general se puede decir que en los últimos 10 años, también policías y jueces resultaron bastante sensibilizados sobre el tema.

Lo que ha cambiado en relación al pasado son los medios que usan los acosadores. Con los medios de comunicación modernos como los SMS y los correos electrónicos, en cierto sentido se ha vuelto más fácil molestar a su víctima.

swissinfo.ch: ¿En qué área se tendría que actuar más?

E.M.: En la legislación. A diferencia de Suiza, Alemania y Austria disponen de una ley específica contra el acoso. El Ejecutivo de Suiza considera que el derecho penal vigente cubre típicas conductas de acoso como coacción, amenaza o calumnia. Pero desde nuestro punto de vista, la situación para las victimas es aún insatisfactoria.

Ya que el acoso no es mencionado concretamente en la ley penal como elemento punible, la propia víctima debe presentar la denuncia. Asimismo, debe llevar la carga de probar el hecho.

Además, en caso de un proceso, se produce una confrontación directa entre víctima y autor, lo que es muy problemático.

Si el acoso fuese un delito oficial, el Estado, y no la víctima, sería la otra parte. También la policía tendría la posibilidad de proceder rápidamente.

Ante la situación legal en Suiza, que no está precisamente a favor de las víctimas de acoso, las oficinas de asesoramiento directo, rápido y gratuito cobran mayor importancia.

Corinne Buchser, swissinfo.ch
(Traducción: Rosa Amelia Fierro)

Acoso y asesoramiento

La Oficina para la Protección de Niños y Adultos de la ciudad de Berna ha creado recientemente el Centro Especializado de asesoramiento contra el acosos.

Con ello quiere apoyar a los afectados de manera directa, rápida y gratuita.

Según estudios de los Estados Unidos y Alemania, el 12% de la población fue acosada alguna vez en su vida.

A menudo, los autores son ex parejas o compañeros de trabajo.

En casi el 90% de los casos, los autores son hombres.

Con frecuencia se trata de hombres que no pueden aceptar el fin de una relación o que se han esforzado en vano en tener una relación.

Las formas de acoso son variadas, etnre las más utilizadas: aterrorizar a la víctima por SMS o por teléfono.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×