Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Abdica el Rey Juan Carlos Relevo generacional en La Zarzuela

La popularidad del 'Rey de la Transición' había sufrido por diversos escándalos que envolvieron a la familia real en los últimos tiempos.

(Reuters)

Tras el histórico anuncio de su abdicación, el Rey don Juan Carlos de España alegó como principal motivo para su decisión que había llegado el momento oportuno para dar paso a una nueva generación.

Las reacciones en la prensa internacional han sido inmediatas. Los medios de comunicación suizos resaltan en sus portadas digitales  la renuncia  tras una serie de abdicaciones en otras casas reales como la belga o la holandesa, la falta de una ley que  regule la sucesión al trono, el papel destacado del Rey durante la transición a la democracia, así como la figura del Príncipe heredero.

En un breve mensaje retransmitido en las cadenas públicas españolas a las 13h00 del mediodía, el Rey don Juan Carlos dio las explicaciones de su renuncia al trono, que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy había anunciado pocas horas antes en una declaración institucional leída ante los medios de comunicación.

Papel protagonista para nueva generación

Tras un breve repaso a su reinado de casi cuatro décadas, don Juan Carlos declaró que la «larga y profunda crisis económica que padecemos» había «dejado serias cicatrices en el tejido social», pero que también señalaba a los españoles «un futuro cargado de esperanza».

«Estos difíciles años», prosiguió el Rey, «nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad. Y como contrapeso, también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos, una gran nación».

El Rey fundó su decisión en la necesidad de un relevo generacional: «En la forja de ese futuro, una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista… Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías», capaz de «afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana», recalcó.

Tras cumplir 76 años, en enero pasado, el monarca español consideró que había llegado el momento de «dejar paso a quien se encuentra en inmejorables condiciones para asegurar esa estabilidad», aludiendo a su hijo Felipe, heredero al trono, al que confió la tarea de poder encarnar esa «estabilidad» que simboliza la «seña de identidad de la institución monárquica». Según declaraciones del propio monarca, había comunicado esta decisión a su hijo Felipe en enero, antes de comunicárselo dos meses más tarde al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP), y al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general saliente del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Fuentes del Palacio de La Zarzuela aseguran que la decisión del Rey fue personal y que estaría desvinculada de las actuales circunstancias políticas y económicas del país.

Fin de una etapa

Tras el anuncio de la abdicación, la cadena pública de televisión española TVE empezó a emitir un programa especial, en el que intervinieron varios analistas. El periodista Fernando Ónega llamó la atención sobre la urgencia de la recuperación del prestigio social de la institución monárquica y sobre la incógnita de la capacidad movilizadora del «movimiento republicano» que aspira a replantear la cuestión sobre la adecuación del actual sistema de gobierno.

El analista manifestó, además, que el «trance de este momento no es solo la sucesión, es que este país tiene que pasar del juancarlismo a la monarquía, de ser juancarlista, que los somos la mayoría, a ser monárquicos». Por su parte, su contertuliano Gaspar Palomo, en alusión al carácter histórico de la declaración, afirmó que la «Transición, sensu stricto, se cierra hoy».

Escándalos de corrupción y problemas de salud

Esta tarde los principales diarios de España publican ediciones especiales. El periódico El País, en un artículo publicado en su portada digital, resaltó que la abdicación llega «en un periodo muy delicado para la institución», en alusión al desafío soberanista encabezado por Cataluña y en referencia al  caso Nóos, en el que se investiga un presunto caso de corrupción protagonizado por Iñaki Urdangarin, yerno del Rey, «el asunto que más daño ha hecho a la Corona». El  rotativo español también se hace eco de las declaraciones de Pablo Iglesias, líder del nuevo partido de izquierdas Podemos, revelación en las últimas elecciones europeas, que ha reclamado un referéndum sobre la monarquía, al constatar que esta «abdicación acelera la descomposición del régimen político de 1978».

Por su parte, el diario barcelonés La Vanguardia, también en su portada digital, destaca que la decisión de abdicar la ha tomado para que el heredero al trono «afronte las reformas que demanda España», y señala que la decisión «es exclusivamente política» y que con ella el Rey «pretende dar paso a una nueva generación» encarnada por el Príncipe Felipe. Según el diario catalán, durante los últimos cinco meses, el Rey «ha estado negociando con el presidente del Gobierno… y el jefe de la oposición… el momento y la forma» para llevar a cabo esta decisión, al tiempo que «ha mantenido una estrecha relación con su hijo para preparar el relevo».

Abdicación del Rey de España

El Rey don Juan Carlos de España anunció hoy, tras 39 años de reinado, en el Palacio de La Zarzuela su renuncia a la Corona a través de una carta entregada al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que comunicó la decisión del jefe de Estado en una comparecencia televisada esta mañana a las 10h30.

«A los efectos constituciones procedentes», reza el escrito del Rey, «adjunto el escrito que leo, firmo y entrego al Señor Presidente del Gobierno en este acto, mediante el cual le comunico mi decisión de abdicar la Corona de España».

El rey no adelantó ninguna fecha porque el gobierno aún debe tramitar una ley orgánica para establecer los mecanismos institucionales oportunos para dicha abdicación y la asunción del trono por su heredero.

Don Juan Carlos, que cumplió 76 años el pasado 5 de enero, dirigió la transición de la autocracia a la democracia en la denominada Transición de finales de los años setenta. En los últimos años, sin embargo, se ha visto afectado por  problemas de salud que le han obligado a pasar por el quirófano en múltiples ocasiones.

Su popularidad también ha sufrido debido a los escándalos en los que se han visto envueltos varios miembros de la familia real. Su imagen pública empezó a deteriorarse tras conocerse su afición a la caza de elefantes a la que se dedicaba en Botsuana.

La institución monárquica se vio asimismo afectada por la imputación de su hija, la Infanta doña Cristina, y de su yerno Iñaki Urdangarin a raíz de la investigación judicial del caso de corrupción conocido como  Nóos o Urdangarin.

El rey subió al trono en el año 1975, dos días después del fallecimiento del dictador Francisco Franco. El 23 de febrero de 1981 contribuyó decisivamente a que no prosperara el intento de golpe de Estado por parte de algunos miembros de la cúpula militar. A medida que se iba afianzando el joven estado democrático en España, la monarquía logró acrecentar su popularidad.

Fin del recuadro

Vacío legal

El diario El Mundo, por su parte, llama la atención sobre el «vacío legal» que  obliga al monarca español «a quedarse un tiempo», un proceso que califica de «inédito». Destaca asimismo las palabras del rey en las que transmite su convencimiento de ser este el «mejor momento para que pueda producirse con toda normalidad el cambio en la Jefatura del Estado». El rotativo madrileño concede mucha importancia también a los escándalos y a los problemas de salud: «Han sido 25 meses y medio muy duros: cinco operaciones quirúrgicas; el escándalo de su yerno, Iñaki Urdangarin, acusado de corrupción; la irrupción pública de la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, introductora internacional de capital y amiga íntima del monarca;… los rumores acerca del mal estado del matrimonio del Príncipe y su bajón en picado en las encuestas después de la debacle de Botsuana». Y concluye, que a «partir de hoy se termina el drama y comienzan los halagos».

Las reacciones de la prensa digital suiza tampoco se hicieron esperar. El cotidiano Sankt Galler Tagblatt, de la Suiza oriental, subraya asimismo que antes de que se haga efectiva la abdicación y que el heredero al trono pueda ser coronado rey, «el Parlamento debe aprobar una ley de sucesión». «Hasta ahora, en el sistema legal español una abdicación del monarca no estaba prevista. En la Constitución se remite a una ley especial que, sin embargo, todavía no ha sido aprobada».

Decisión «inesperada»

El Neue Zürcher Zeitung, de vocación liberal, destaca que la abdicación se ha producido de forma «totalmente inesperada» y afirma que la decisión «llega con total sorpresa a España». El prestigioso diario zuriqués atribuye la creciente merma de la reputación de la casa real a los casos de corrupción que afectan al yerno Urdangarin, «que como presidente de una fundación sin ánimo de lucro malversó presuntamente cantidades millonarias», y también a la «poco oportuna caza de elefantes en África en medio de una crisis económica».

El Tagesanzeiger, el otro diario de Zúrich, a la vez que enumera las distintas razones que han conducido al decrecimiento de la popularidad del monarca, encuadra la declaración en la serie de abdicaciones que se sucedieron en el último años, en alusión a las renuncias de la reina Beatriz de los Países Bajos y del rey belga Alberto II. Con ocasión de la abdicación, el diario zuriqués decidió reeditar en su web un retrato del Príncipe de Asturias publicado en febrero pasado con el título «Felipe, el mejor rey».

España, de vuelta «al círculo de las grandes democracias europeas»

Los diarios francófonos Le Matin y Tribune de Genève, en sus respectivos artículos con idénticos títulos («El rey de España Juan Carlos abdica a favor de su hijo»), destacan por su lado que el Príncipe, junto a su esposa y futura reina doña Letizia, ocupan «desde hace varios años un lugar cada vez más importante en la vida pública» y que han conseguido «hasta ahora eludir la caída de popularidad que afecta a la monarquía española».

También resaltan el papel desempeñado por el monarca en la Transición, «que habría acompañado el destino de una España que acababa de salir de la dictadura para regresar al círculo de las grandes democracias europeas».  

Finalmente, el cotidiano tesinés Corriere del Ticino, poniendo de relieve en su título una cita textual del rey («Los jóvenes merecen seguir adelante»), recalca la figura de Felipe como futuro garante de la «estabilidad de la institución de la monarquía» y a quien ve lo suficiente maduro para reinar, también gracias al «pleno apoyo de su esposa Letizia».

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes