Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Abu Sayyaf, un grupo filipino rebelde a todo

Abu Sayyaf está constituido por jóvenes escasamente formados.

(Reuters)

Presentado -erróneamente, según algunos- como una filial de Al-Qaïda, el grupo que detiene a tres delegados del CICR en el sur de Filipinas privilegia la acción criminal. Radiografía del grupo Abu Sayyaf que amenaza con decapitar a sus rehenes.

Los empleados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) fueron secuestrados el pasado 15 de enero mientras visitaban una prisión.

Los ingenieros Mary Jean Lacaba (filipina) y Eugenio Vagni (italiano), y el delegado suizo Andreas Notter estarían vivos, según afirmó Sakur Tan, gobernador de la isla de Jolo, con base en noticias proporcionadas por un informador el martes (31.03) tras el vencimiento del ultimátum impuesto por el grupo Abu Sayyaf.

También el martes, Sakur Tan decretó el estado de urgencia en la isla de Jolo, en el sur del archipiélago filipino (7000 islas), medida que lo autoriza a emprender una operación armada contra los raptores que amenazan con decapitar a los rehenes.

Por su parte, la Cruz Roja filipina exigió este miércoles pruebas de que los tres rehenes están con vida.

Barniz islamista

Para justificar su firmeza, el gobierno filipino afirma que el grupo Abu Sayyaf forma parte de la nebulosa terrorista Al-Qaïda. Una afiliación que rechaza un analista suizo que prefiere permanecer anónimo: "De hecho, se trata de un grupo criminal carente de objetivo político. El grupo cubre sus actividades criminales de un barniz islamista y no tiene ningún arraigo entre la población".

Un punto de vista que comparte la francesa Sofía Boisseau du Rocher, investigadora del Centro de Estudios sobre Asia, de la Universidad de París, y que acaba de publicar 'El sudeste asiático atrapado', una obra dedicada en parte a las Filipinas.

"Como me enteré durante mis últimos desplazamientos a las Filipinas, las células de Al-Qaïda en contacto con los diferentes movimientos musulmanes en el sur de Filipinas tienen muchos problemas con Abu Sayyaf, porque ese grupo no escucha a nadie", precisa la especialista.

Subraya: "Es un grupo rebelde que rehúsa negociar en el plano político. Prefiere actuar con las armas en la mano. Abu Sayyaf es conocido por sus acciones de bandolerismo. Jamás ha tenido un programa político".

Desde la creación de este grupo en 1991, los sucesivos gobiernos filipinos no han conseguido acabar con Abu Sayyaf, aunque el ejército le asestó golpes severos en los últimos años. "La capacidad de resistencia de ese grupo es asombrosa", subraya la investigadora.

Chicos malos

"Hoy, el grupo está constituido por jóvenes poco formados, poco educados y mal encuadrados. Son 'chicos malos' transformados en terroristas islamistas, ya que esta apariencia se revela más lucrativa que la lucha política", añade.

Este grupo es violento y no vacila en matar. En abril de 2007, por ejemplo, Abu Sayyaf decapitó a 7 rehenes cristianos. "Sus blancos son generalmente cristianos filipinos u occidentales. Pero también los musulmanes son tomados por blanco para la extorsión de fondos", precisa Sofía Boisseau du Rocher.

Abu Sayyaf actúa principalmente en Jolo, una isla en el sur del archipiélago filipino y cuya población es mayoritariamente musulmana, mientras que el 83% del total de los filipinos son católicos.

Tensiones antiguas

Sin agenda política, el grupo Abu Sayyaf reivindica sin embargo la creación de un Estado islámico y saca partido de la lucha desde los años 70 entre los separatistas musulmanes y las autoridades de Manila. Un enfrentamiento cuyas raíces son antiguas.

"Cuando los españoles desembarcaron en las Filipinas en el siglo XVI, cayeron sobre los musulmanes que habían llegado a las puertas de Manila, pero no pudieron hacerlos retroceder más allá de la isla de Mindanao", recuerda la investigadora.

En consecuencia, esta región en el sur del archipiélago filipino ha estado siempre muy mal controlada, tanto por los colonos españoles y estadounidenses como por las autoridades cristianas independientes.

El resultado: las islas del sur de las Filipinas han sido marginalizadas, hasta ignoradas por Manila. "No hay infraestructura, son pocas las escuelas y los hospitales. Carente de perspectiva, la juventud local a menudo privilegia el bandolerismo", destaca Sofía Boisseau du Rocher.

Un terreno fértil para el crecimiento de los principales movimientos separatistas del sur de las Filipinas, entre los cuales el Frente de Liberación Nacional Moro y los disidentes de la Frente Islámico de Liberación Moro.

El aliado americano

"Para hacerse escuchar, Abu Sayyaf lanza acciones espectaculares y reclama la creación de un Estado islámico, reivindicado también por ciertos grupos indonesios, que estaría formado por islas musulmanas indonesias, de una parte de Malasia y del sur de las Filipinas ", subraya la investigadora.

Abu Sayyaf también es capaz de coger las oportunidades políticas que se le ofrecen. "No es anodino que esta toma de rehenes hubiera coincidido con la visita de Hillary Clinton a la región. Un viaje en el curso del cual la secretaria de Estado estadounidense afirmó que su país volvería a ser el aliado privilegiado del Sudeste asiático ", subraya Sofía Boisseau du Rocher,

Recuerda que Estados Unidos sostiene y aconseja al ejército filipino en su lucha contra los rebeldes.

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

El compromiso de Berna

El Gobierno suizo exhortó este miércoles a los secuestradores del personal del CICR a liberar a los rehenes.

En un comunicado, el Consejo Federal expresó su inquietud por la situación del personal del CICR y recordó que las personas secuestradas consagran su existencia en favor de la paz y de los más desfavorecidos.

Desde el secuestro, el Ministerio suizo de Exteriores se ha movilizado para obtener la liberación de los trabajadores humanitarios.

El miércoles (25.03), Micheline Calmy-Rey recibió a familiares de Andreas Notter, el delegado suizo del CICR.

El mismo día, la ministra suiza de Exteriores se puso en contacto con su homólogo filipino y el presidente de la Confederación, Hans-Rudolf Merz, con la presidenta filipina Gloria Arroyo.

Micheline Calmy-Rey también se entrevistó con su homólogo italiano, Franco Frattini, durante su desplazamiento a Roma la semana pasada, con respecto a los rehenes.

En Berna fue constituida una célula de crisis.

Por su parte, el CICR logró establecer contacto directo con los cautivos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×