Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alejandro Cao de Benós “Espero que Suiza convenza a Trump de no invadir Norcorea”

Kim jong un in un campo di grano assieme a due militari in uniforme

Kim Jong-en una granja de Corea del Norte durante un evento al que la prensa independiente no fue convocada.

(kcna via kns)

Desde hace meses, los misiles norcoreanos mantienen en vilo al mundo y muchos temen una guerra nuclear. Suiza podría jugar de mediación en esta crisis. Entrevista con Alejandro Cao de Benós, delegado del gobierno de Corea del Sur y el único occidental que trabaja para el régimen de Pyongyang.

swissinfo.ch: Suiza manifestó su mejor disposición para ser mediadora en el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte. ¿Qué le parece esta propuesta?

Alejandro Cao de Benós: Suiza goza de una reputación de neutralidad, que también reconoce la República Popular Democrática de Corea del Norte y que se construyó al concluir la guerra de Corea. De todos los países de Europa, Suiza, en el marco de esta neutralidad, se ha erigido como uno de los colaboradores más activos de Corea del Norte.

Alejandro Cao de Benós abrió en 2006 en Tarragona el 'Pyongyang Cafe'. 

(Michele Novaga)

Tenemos personal diplomático en Suiza, en las Naciones Unidas ginebrinas y en la Embajada ubicada en Berna. Asimismo, mantenemos relaciones a distintos niveles con el gobierno suizo y pensamos que la Confederación Helvética podría jugar un rol importante (como mediadora). Para nosotros, toda intervención externa que haga entender a los Estados Unidos que una invasión o acción militar contra Corea del Norte no es el camino correcto, será bienvenida.

No queremos que otro país hable en nuestro lugar. Pero saludamos todos los discursos e iniciativas que puedan conducir a los estadounidenses a sentarse en una mesa de negociación y a reconocer el derecho de Corea del Norte a existir. Esperamos pues que Suiza será capaz de convencer a Donald Trump de que la invasión no es en absoluto una buena solución.

swissinfo.ch: Los enfrentamientos entre Estados Unidos y Corea del Norte suscitan inquietudes en el mundo entero después del lanzamiento de misiles por parte de Pyongyang. ¿Por que están realizando estas acciones que se consideran como provocaciones?

A.C.B: La Corea del Norte no atacó a nadie. Sencillamente, es un pequeño país de 25 millones de personas que pelea por su propia existencia. Todo su desarrollo en los dominios balístico y nuclear se basan en una óptica disuasiva y defensiva que busca prevenir una invasión de Estados Unidos.

Después de lo que vimos en Irak, Afganistán y Libia, países que siempre han presumido ser democráticos se dedicaron a invadir a otros, matando civiles y reduciendo a la miseria absoluta a naciones soberanas. El único medio para que esto no le sucediera a Corea era crear un bastión suficientemente sólido. Conformar este bastión a través de una armada tradicional no era viable, visto que nadie puede rivalizar con la fuerza militar estadounidense.

Por lo tanto, decidimos que, si lográbamos desarrollar la bomba H y misiles balísticos suficientemente poderosos para alcanzar el territorio estadounidense, podíamos protegernos contra una potencial invasión de EEUU a nuestro territorio.

swissinfo.ch: Pero, ¿Por qué llegaron hasta este punto?

A.C.B: Si Estados Unidos hubiera firmado la paz para dar fin a la guerra de Corea, en los años 50, y (en la actualidad) colaborara en la promoción de relaciones democráticas con Corea del Norte, como sí lo hizo Clinton en su momento, quizás no habríamos llegado hasta este punto. Corea del Norte no tenía otra opción para sobrevivir que la creación de armas nucleares. Y en el presente, Trump no tiene otra opción que no sea negociar: ahora que hemos desarrollado también esta tecnología y podemos atacar a cualquier ciudad estadounidense a más de 10.000 kilómetros de distancia con armas que son 100 veces más poderosas que las enviadas en su momento a Hiroshima y Nagasaki, la hipótesis de una invasión no sencillamente inviable porque nosotros atacaríamos su territorio.

swissinfo.ch: Pero esta escalada puede ser muy peligrosa y degenerar en una guerra nuclear que amenazaría a todo el género humano…

 

«Jamás tendrá lugar una guerra nuclear, porque ellos perderían todo y la humanidad desaparecería»

Fin de la cita

A.C.B.: No. Jamás habrá una guerra nuclear porque (EEUU) lo perderían todo y la humanidad desaparecería. Las armas nucleares, incluso resultando apocalípticas, son armas estratégicas que no fueron concebidas para utilizarse realmente. Los países que han logado tenerlas, solo aseguran con ello no ser invadidos. Yo quiero transmitir un mensaje de calma a la población del planeta que ve a las armas nucleares como el fin del mundo. Trump es un loco, pero no hasta el punto de destruirse a sí mismo.

swissinfo.ch: ¿Cómo están las relaciones económicas entre Suiza y Corea del Norte?

A.C. B.: Por razones geográficas, nuestros socios comerciales naturales son los países asiáticos. Pero también mantenemos relaciones económicas y de desarrollo con Suiza, especialmente en los campos de la agricultura y la ganadería.

swissinfo.ch ¿Todo lo antes expresado explica que el líder coreano Kim Jong haya estudiado en Suiza?

A.C.B: Suiza fue elegida como su lugar de estudios precisamente debido a que tiene relaciones de larga data con Corea y por la longeva presencia de nuestra delegación diplomática en Berna. Suiza es un país relativamente seguro, comparado con otros sitios del mundo, y tiene la ventaja de ser un país multicultural en donde uno puede aprender diferentes lenguas. De hecho, la principal razón de estos estudios en el extranjero fue orientarlo hacia el aprendizaje de lenguas extranjeras.

Pero es importante precisar que el hecho de que él haya pasado tiempo en Suiza (alrededor de tres años) bajo otra identidad, y de que haya aprendido lenguas extranjeras y obtenido conocimiento de otros países, no significa que su formación no haya tenido lugar en la propia Corea del Norte. Nuestro líder se educó en la Universidad militar Kim II Sung de Pyongyang.

Entrevista en español

entrevista

Una figura controversa

El activista político español Alejandro Cao de Benós, nacido en 1974, es delegado especial del Comité para las Relaciones Culturales con el Extranjero por parte del gobierno de Pyongyang. Es el único extranjero que trabaja para el gobierno de Corea del Norte. En su libro autobiográfico: “Alma roja, sangre azul: cómo Corea del Norte me conquistó”, siendo adolescente, le sedujo este país (en 1990) y decidió entrar en contacto con funcionarios de la embajada de Pyongyang en Madrid.

Personaje controvertido, fue detenido en junio del 2016 en su casa de Tarragona, España, por posesión de armas. Fue liberado algunos días más tarde, pero se le prohibió salir del territorio español y su pasaporte le fue requisado. La prensa lo acusa de haber amenazado a los periodistas que cuestionan el régimen de Corea del Norte.

Experto informático y es consultor para diversas empresas multinacionales, declaró a swissinfo.ch que se ganaba la vida como asesor en comercio internacional. “No cobro ningún salario por acompañar a las delegaciones comerciales y a los periodistas internacionales a Corea del Norte”, expresó.

Fin del recuadro


Traducción: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×