Navigation

Berna "decepcionada" con la actitud de Libia

Keystone

Dos días después del final del plazo para la normalización de las relaciones entre Suiza y Libia, el Consejo Federal (Gobierno) está irritado ante "el rechazo sistemático" de Trípoli a la cooperación entre ambos países y va a cambiar de estrategia al respecto.

Este contenido fue publicado el 22 octubre 2009 - 12:31

Aunque, a pesar de las preguntas de la prensa, las autoridades de Berna no anunciaron públicamente eventuales medidas a adoptar.

Tanto el presidente suizo Hans-Rudolf Merz, como la ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, se limitaron a hacer un nuevo recuento de la historia del caso Gaddafi y expresaron su decepción. "El problema no está en Suiza, el problema está en Libia", según la titular de la diplomacia helvética.

"Suiza se atiene a sus acuerdos y promesas con todos los Estados, y espera que Libia haga lo mismo", indicó Hans-Rudolf Merz. "El Gobierno está decepcionado porque Libia no se ciñe a los acuerdos".

El único elemento tangible dado a conocer del resultado de la reunión especial que el Ejecutivo mantuvo ayer miércoles es que el Ministerio de Exteriores se ha encargado del "seguimiento operacional" del dossier.

En efecto, los dos ministros dieron a entender que Suiza va a cambiar de estrategia, pero no aportaron ningún detalle concreto ni precisaron el significado de este cambio. "No queremos discutir públicamente la estrategia del Consejo Federal", explicó Calmy-Rey. No hubo mención alguna sobre la puesta en marcha de posibles medidas contra Libia.

Una situación "insoportable"

Mientras, la mujer del rehén helvético-tunecino retenido en Libia explicó ayer a la televisión suiza de expresión francesa (TSR) que no tenía ninguna novedad de su marido desde hace cuatro semanas. Por lo que vivía una situación "insoportable".

"No dispongo de ningún medio para ponerme en contacto con él. No sé dónde se encuentra. Podría estar muerto, no tengo ni la menor idea", declaró.

"No hay humanidad" por parte del régimen libio, comentó con indignación. "Un desprecio semejante de la libertad no es posible. ¿A honras de qué honor se puede hacer esto?"

Tras el término del plazo de cara a la normalización de las relaciones diplomáticas entre Berna y Trípoli, el pasado martes, la esposa de uno de los rehenes deseaba explicarse. Las familias constataron el martes que no "se había abierto ninguna ventana" por lo que no quisieron esperar más para alertar a la opinión pública.

Delegación suiza

Una delegación suiza volvió el lunes pasado (19.10.) de Trípoli, sin traer consigo a los dos hombres de negocios detenidos por el Gobierno libio desde hace más de un año. El Ministerio suizo de Asuntos Exteriores indicó en un comunicado emitido la misma noche del lunes que este viaje formó parte del acuerdo de normalización de relaciones alcanzado entre Berna y Trípoli, pero sin dar mayores detalles sobre la situación actual de los ciudadanos suizos retenidos en Libia.

Este martes acabó el plazo previsto para normalizar las relaciones entre ambos países, de acuerdo a un documento firmado el pasado 20 de agosto, durante la visita del presidente suizo Hans-Rudolf Merz a Libia.

Una visita que, por cierto, provocó muchas críticas al presidente de turno y ministro de Finanzas. El blanco de las críticas fue la disculpa de Merz ante el Gobierno libio por el controvertido arresto del hijo de Muammar Gaddafi.

Suiza y Libia también acordaron designar jueces de un tribunal internacional para examinar las circunstancias en torno a esta detención, ocurrida en julio de 2008.

Cabe recordar que la policía de Ginebra detuvo entonces a Hannibal Gaddafi en un hotel de la ciudad por presunto maltrato a sus sirvientes. Poco después, los empleados domésticos retiraron los cargos, tras obtener una compensación.

Después del incidente, Libia tomó diversas medidas en detrimento de sus relaciones con Suiza, incluyendo la revocación de visas de salida para los dos hombres de negocios helvéticos.

En un principio, el presidente suizo Rudolf Merz confió en que los dos rehenes serían liberados por Libia antes del pasado 1 de septiembre, como supuestamente se le había asegurado en un principio en Trípoli. No obstante, la liberación de estos hombres sigue sin producirse, pese a los intentos de Berna por traerlos de vuelta a su país.

swissinfo.ch y agencias

Caso Gaddafi

Hannibal Gaddafi y su esposa fueron detenidos en Ginebra el 15 de julio de 2008 tras ser acusados de maltrato por dos de sus empleados domésticos.

Tras el pago de una caución fueron liberados dos días más tarde (la mujer, embarazada, permaneció ese tiempo en un hospital).

En septiembre del mismo año, los empleados recibieron una indemnización y retiraron la denuncia, lo que no contuvo la andanada de contramedidas por parte de Libia:

La retención en ese país de dos ciudadanos helvéticos, el impedimento a la libre operación de empresas suizas, el cierre de oficinas de ABB y Nestlé y la supresión de la conexión aérea entre los dos países.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.