Navigation

Correa: "Nadie tiene que temer por la seguridad jurídica"

Rafael Correa al lado del Rey Juan Carlos de España en la Cumbre Iberoamericana. AFP

Los posibles riesgos de que Wikileaks se aloje en Suiza, la revisión del acuerdo bilateral con la Confederación y la estabilidad democrática de Ecuador fueron temas abordados por swissinfo.ch con el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Este contenido fue publicado el 07 diciembre 2010 - 10:52
Norma Domínguez, Buenos Aires, swissinfo.ch

En Buenos Aires, recibió un doctorado hororis causa y acudió a la reunión de países iberoamericanos.

El tema del momento era el escándalo desatado por los más de 250 mil cables estadunidenses en Wikileaks, y en varias oportunidades el mandatario advirtió que lo sucedido modificará los mecanismos de la diplomacia internacional porque primará la desconfianza entre los países.

También, y luego de que el vicecanciller Kintto Lucas asegurara públicamente que el gobierno ecuatoriano estaba dispuesto a darle la residencia al fundador del sitio, Julian Assange, desde el Ejecutivo salieron a aclarar que esta afirmación había sido a título personal.

“No hay ninguna decisión de gobierno de darle asilo. En todo caso fue una invitación un poco apresurada y a nivel personal que hizo nuestro funcionario”, ratificó a swissinfo.ch Correa y agregó, sin perder la oportunidad:

“Además tengo entendido que esta persona ha roto algunas leyes y entonces tendrá que someterse a la justicia por las infracciones cometidas. Es claro que esos documentos demuestran que los Estados Unidos también ha roto algunas leyes. Lo importante es que a todos se les aplique la justicia por igual”

Muchos se preguntan ahora si el hecho de que Wikileaks se encuentre alojado en Suiza no podría vulnerar la seguridad informática en este país, particularmente al ser una plaza financiera internacional.

“Puede ser, no lo sé”, dijo el presidente Correa al respecto, y añadió: “Habría que preguntarle al gobierno suizo”.

Más tarde insistió: “Después de lo que ha pasado todos debemos ser mucho más cuidadosos para que no nos espíen”.

Una docena de Tratados de Inversión al banquillo

Hace una semana, la Corte Constitucional (CC) de Ecuador emitió dictámenes favorables para denunciar 12 Acuerdos Bilaterales de Protección Recíproca de Inversiones, entre los que se encuentra el tratado con Suiza.

Los otros países son Finlandia, Canadá, China, Suecia, Países Bajos, Reino Unido, Francia, Chile, Alemania, Estados Unidos y Venezuela. Estos dictámenes pasarán ahora a la Asamblea Nacional para la denuncia correspondiente, y así dejarlos sin efecto.

Según el gobierno ecuatoriano, dichos tratados merman soberanía al país y el art. 422 de la Constitución le da la atribución al presidente de la República para denunciarlos.

La norma añade que "no se podrán celebrar tratados o instrumentos internacionales en los que el Estado ecuatoriano ceda jurisdicción soberana a instancias de arbitraje internacional en controversias contractuales o de índole comercial”

El punto fundamental de esta decisión es excluir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), un organismo del Banco Mundial.

Consultado sobre este tema, el presidente Correa dijo a swissinfo.ch que dichos acuerdos eran “un gran abuso para el país”:

“En su lugar tenemos ahora un Código de la Producción que da todas las garantías de inversión. Nadie se tiene que preocupar por la seguridad jurídica, ya que la garantiza la propia Constitución y el nuevo Código de la Producción”

“Incluso, para cada inversión extranjera se va a firmar un contrato específico. Insisto, la propia Constitución Nacional garantiza la seguridad jurídica de los tratados, y no consideró que esto pueda desestimular la inversión extranjera directa”.

Semanas antes, durante la última Cumbre de UNASUR, Correa había dicho que los acuerdos eran "verdaderos atracos” para los países de la región:

“Nos llevaban sin más trámite a tribunales arbitrales, donde siempre perdían los Estados y donde tienen potestad para cuestionar las leyes de un país soberano".

Lo que quedó tras el 30-S

A poco más de dos meses del intento de golpe de Estado en su país, el Presidente de Ecuador dijo que más que riesgo institucional existen riesgos de otra naturaleza:

“Ahora hay riesgos de seguridad, porque hay que estar muy atentos a los sectores desestabilizadores. Con mucho menos que lo que sucedió el 30 de septiembre, donde hubo una sublevación policial, se tumbaron el aeropuerto, incitaron a saqueos…, con mucho menos, pocos años atrás, un gobierno hubiera sido desestabilizado”

“Por el contrario, el gobierno ha salido más fortalecido porque decenas de miles de ciudadanos salieron a defender la democracia. Entonces el riesgo no es institucional, pero pueden provocar atentados, pueden traer grupos paramilitares y de esa forma conspirar contra el gobierno”, aseguró Rafael Correa, y concluyó con firmeza:

“El gobierno seguirá hasta las últimas consecuencias las investigaciones sobre los responsables del 30-S. No habrá ni perdón ni olvido para los responsables, porque perdón y olvido es lo más cercano a la impunidad. Hay que responderles con lo que más temen los sanguinarios, que es la justicia”.

Rafael Correa

Nació en Guayaquil, Ecuador, el 6 de abril de 1963.

Economista, egresado en 1987 de la Universidad Católica de Guayaquil.

Master en Economía en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

PhD en 2001 en la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign, Estados Unidos.

Fue Ministro de Economía durante la presidencia de Alfredo Palacio.

En 2006 fundó el movimiento político Alianza PAIS, con el cual ganó las elecciones del 2006.

Asumió como Presidente de la República de Ecuador el 17 de enero de 2007.

El 30 de Septiembre de 2010 un grupo de policías se sublevó, lo tuvo secuestrado y Correa denunció un intento de golpe de Estado.

El presidente Rafael Correa recibió un doctorado honoris causa en la Universidad de Buenos Aires, se reunió con la colectividad ecuatoriana, inauguró una calle en Puerto Madero con el nombre de la heroína quiteña Manuela Sáenz y presentó su libro ‘Ecuador: de Banana Republic a la No República’

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.