Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Elecciones Improbable mejoría en relación Suiza EE UU

(AFP)

Independientemente del resultado de la elección presidencial en Estados Unidos, los políticos suizos no esperan una mejora inmediata en las relaciones bilaterales, que se han visto afectadas por conflictos bancarios y fiscales.

“Algunos arguyen que (el candidato republicano Mitt) Romney puede tener una actitud diferente a la de Obama, pero no creo que las cosas cambien cuando el (Internal Revenue Service) IRS y el Departamento de Justicia tienen una política clara”, dijo el senador Félix Gutzwiller, del Partido Radical Democrático (PRD/derecha) y vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Las autoridades estadounidenses investigan a 11 bancos suizos por presunta ayuda a la evasión de impuestos. El gobierno suizo intenta poner coto a las investigaciones a cambio del pago de multas y la transferencia de nombres de clientes. Busca un acuerdo global para “trazar una línea sobre el pasado” y proteger de procesos legales en EE UU al resto de sus más de 300 bancos.

La relación entre ambos países se ensombreció ​​desde 2009 por disputas sobre las leyes suizas del secreto bancario y el uso de cuentas en Suiza por parte de ciudadanos estadounidenses, para proteger ingresos no gravados.

“Sistema legal enfermo”

Colega de partido de Gutzwiller y presidenta de la Asociación Parlamentaria Suiza - EE.UU., Christa Markwalder manifestó una cierta comprensión por la postura estadounidense. “El mundo ha cambiado mucho en los últimos cuatro años, especialmente EE.UU.”

Las promesas de Obama de esperanza, paz y prosperidad fueron rápidamente eclipsadas por los enormes desafíos económicos, dijo.

“El Estado necesitaba dinero, algunos ciudadanos no pagan impuestos correctamente y algunos bancos suizos y banqueros cometieron errores ... en situaciones tan difíciles nuestras relaciones resultaron afectadas”.

Luzi Stamm, parlamentario de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha conservadora) y miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo Nacional (cámara baja), fue más  categórico.

“Creo que las relaciones han empeorado claramente”, dijo. “EE.UU. tiene un sistema legal enfermo que no hace más que apuntar a Suiza. Poner a un Estado amigo bajo presión para impulsar los propios puntos de vista es inaceptable”.

A Carlo Sommaruga, del Partido Socialista (PS) le preocupan los posibles daños a largo plazo: “En el imaginario colectivo estadounidense lo que se ha generado es un rechazo a Suiza”.

Prioridad menor

De acuerdo con el embajador de Suiza en EE.UU., Manuel Sager, es comprensible que la búsqueda de una solución a los problemas de la banca y tributarios no haya sido una prioridad para Washington en un año de elecciones presidenciales.

En todo caso, la imagen suiza también resultó afectada durante la campaña presidencial con las revelaciones de que Romney tenía 3 millones de dólares en un banco suizo y con el video de la campaña demócrata ‘Chica Romney’, que presenta al país helvético como un paraíso fiscal.

“Tendremos que ver si (un acuerdo) va a funcionar en diciembre o principios del próximo año”, dijo Sager al diario 'Sonntag' el 21 de octubre, y admitió que el problema era que cada parte tenía expectativas diferentes.

“Queremos proteger la integridad de nuestro sistema legal, mientras que  EE.UU. quiere recuperar lo más posible de los evasores fiscales estadounidenses”.

Gutzwiller confía en que un acuerdo general no está muy lejos, lo que puede ser señal de una nueva era en las relaciones bilaterales.

“Creo que entramos en la fase final de las discusiones que tienen un término  claro ... tengo confianza en la diplomacia suiza y en gente como el embajador suizo Michael Ambühl que son apreciados por ambas partes. Tengo la sensación de que podemos recuperar la confianza de los estadounidenses”, dijo.

Negocio en auge

Martin Naville, director ejecutivo de la Cámara Suizo-Estadounidense de Comercio, también se muestra optimista sobre las relaciones, a pesar de los roces.

“Las relaciones comerciales subyacentes van bien. Si vemos las cifras de comercio de  2012, las exportaciones a EE.UU. subieron un 12% respecto al año anterior y las importaciones a Suiza crecieron un 20%. En 2011, Suiza fue el segundo inversionista directo en los EE.UU. ... y EE.UU. es el mayor inversionista extranjero directo en Suiza con empresas como Google y Kraft”, precisó.

“Ya en 2008, al comienzo de la crisis económica, muchas cosas estaban en el aire. Ahora estamos en una posición mucho mejor. Todavía quedó algo pendiente ( EE.UU. quiere datos sobre posibles evasiones fiscales previas al acuerdo de 2009 firmado entre ambos países), pero los riesgos potenciales se mantienen más o menos bajo control”.

En su opinión, Suiza ha demostrado estar “lista para asumir un compromiso y hallar soluciones”.

“Esperamos que este mensaje haya sido enviado fuerte y claro - es un problema heredado que debe ser resuelto”, agregó.

“Camino constructivo”

Un signo externo de progreso fue un acuerdo logrado en junio para cooperar con el Tesoro de EE.UU. en la implementación de una versión ligera del Acta de Cumplimiento Tributario de Cuenta Extranjera (FATCA), una la ley de 2010 contra la evasión fiscal.

Y en septiembre, el gobierno suizo aprobó dos acuerdos de seguridad con EE.UU. en relación al intercambio de huellas dactilares, el ADN y los datos relacionados con el terrorismo, que a su vez permitirá a los nacionales suizos mantener el beneficio de ingresar sin visa a Estados Unidos para estancias de hasta 90 días.

A pesar de la evidente “relación asimétrica” ​​entre EE.UU. y Suiza, Markwalder dijo que era importante cuidar las históricamente cercanas relaciones.

“Ahora creo que tenemos que volver a un camino más constructivo y a la búsqueda de soluciones. Mientras nos culpemos mutuamente en esta difícil situación, no lograremos resultados”, asentó.

Relaciones bilaterales

El objetivo estratégico de la política exterior de Suiza en el pasado reciente ha sido el de optimizar la defensa de los intereses de Suiza a través de la profundización y estructuración de las relaciones bilaterales y fortalecer la cooperación con EE.UU. en áreas de interés mutuo. Ambos países firmaron un memorando de entendimiento sobre la intensificación de las relaciones en mayo de 2006.

Suiza representa los intereses estadounidenses en Irán y Cuba, así como los intereses cubanos en Washington.

Además de la búsqueda común de soluciones a los problemas globales, los intereses de Suiza son fundamentalmente económicos. EE.UU. es el segundo mercado de exportación más grande para Suiza (2010: 20 mil 600 millones de dólares) y, con mucho, el principal destino de las inversiones directas suizas en el extranjero (2009: 165 mil 900 millones).

Más de 550 empresassuizas tienen filiales en EE.UU., con 400.000 puestos de trabajo.  

Desde 2001, los dos países han mantenido contactos activos a nivel parlamentario a través de dos asociaciones amistosas: en Suiza, la Asociación Parlamentaria Suiza - Estados Unidos", y  en EE.UU., los “Amigos de Suiza Caucus”.

(Fuente: Ministerio suizo de Exteriores)

Fin del recuadro

EE.UU. y Suiza

Entre 1700 y 2009, cerca de 460.000 ciudadanos suizos emigraron a EE.UU.

El número de estadounidenses de origen suizo se estima en alrededor de un millón. En la actualidad, 75.000 ciudadanos suizos viven en EE.UU., es decir, alrededor del 10% de todos los suizos en el extranjero.

En el Siglo XIX, una relación de amistad se desarrolló entre las dos “repúblicas hermanas” - Suiza y EE.UU. - sobre la base de valores compartidos como la democracia, el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos.

En 1822, Suiza instaló en Washington y Nueva York sus primeros consulados en EE.UU. Sesenta años después, abrió en Washington su primera embajada fuera de Europa.

Fin del recuadro


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch


Enlaces

×