España limita el voto de sus expatriados

Se pretende que la reforma de la Ley Electoral española entre en vigor en las elecciones municipales de 2011. Keystone

El Congreso de los Diputados español acordó esta semana que sus emigrantes en el exterior no puedan votar en las elecciones municipales, en una sesión de la subcomisión de estudio para la reforma de la ley electoral.

Este contenido fue publicado el 01 mayo 2010 - 10:00

La posible modificación impediría a los más de 1,3 millones de emigrantes españoles (71.818 en Suiza) ejercer su derecho a voto en el ámbito local.

Tal medida estaría alejada de la anterior demanda de los partidos mayoritarios, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP), que pedía la supresión total del voto emigrante en los comicios municipales, autonómicos, generales y europeos para reducirlo sólo a las elecciones al Senado.

Numerosas y variadas reacciones de todo el mundo no se hicieron esperar, incluidas las de los españoles que viven en Suiza. Ante la feroz oposición, que lo contempla como un recorte de derechos, el Gobierno, mediante su vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, se echó atrás -ante las dudas entorno a la constitucionalidad de la medida inicial- y propuso la finalmente acordada; que la limitación al voto sólo se aplicara a las municipales.

Fuerte oposición

Cuando salió a la luz, hace un mes, la idea de reducir el voto exterior exclusivamente al Senado, la comunidad emigrante reaccionó de inmediato a través de las asociaciones, federaciones y órganos de representación y entidades de todos los continentes. Así, el Consejo de Residentes Españoles (CRE) de Berna-Basilea pidió por escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que defienda el derecho de la “minoría” emigrante a participar en todos los procesos electorales.

El secretario del CRE, José Raimundo Insúa, explica a swissinfo.ch que “se trata de un intento para frenar un derecho fundamental, blindado, que recoge la Constitución española. En una democracia no se puede llegar a un pacto así”.

Espiral de pérdida de derechos

Cuando se plasme en la ley la supresión del voto municipal se caen los derechos en las demás elecciones, ya que la circunscripción electoral en España es la provincia, advierte Raimundo. “Con lo que automáticamente no se podría votar en las autonómicas, generales o europeas. El derecho a voto lo da la nacionalidad y el pasaporte. Es el juego democrático y vamos a seguir buscando alternativas para frenar la medida”.

“Es cierto que en pequeños pueblos y alcaldías se sabe que existe cierta corrupción en el voto. Pero eso es algo que los partidos políticos han permitido y que no han penalizado”. Como refleja el informe de la Junta Electoral Central, hay anomalías en el voto exterior, ya que el Censo de Residentes Ausentes (CERA) no está actualizado, lo que es un problema administrativo, relata Raimundo. “Esto es inaceptable y hay que buscar fórmulas para mejorar el sistema”.

Bolay, por política de proximidad

La emigrante española Loly Bolay, diputada socialista y ex presidenta del Gran Consejo del Cantón de Ginebra (Parlamento cantonal), cree que la supresión del voto en las municipales es positiva por varias razones:

“Tenemos problemas para votar, por ejemplo yo recibí demasiado tarde por correo la papeleta de los pasados comicios locales y no lo pude hacer. Además, vivimos aquí y no conocemos a las autoridades de nuestro lugar de origen. Se debe apostar por una política de proximidad. Que voten los que vivan allí”, indica a swissinfo.ch la diputada.

Además, los suizos del extranjero tampoco pueden votar a nivel municipal y sí pueden hacerlo en todas las elecciones y votaciones federales, destaca Bolay.

La representante de origen gallego sí que se opone a que se toque el voto en las elecciones regionales o generales, lo que iría en contra de la democracia española. Lo mismo que piensa el presidente del CRE de Ginebra, Francisco Ruiz.

En 2008, el Gobierno español también apuntó la intención de establecer el voto electrónico para aliviar los problemas con el voto exterior. Un sistema que “simplificaría el voto y reduciría las enormes pérdidas de sobres electorales. Hubo veces en las que mucha gente no pudo votar. El voto electrónico es positivo”, subraya Loly Bolay.

Circunscripción electoral propia

Una de las peticiones más unánime de los emigrantes españoles de Suiza y del exterior es contar con una circunscripción electoral propia en el Congreso y el Senado, y disponer así de propios representantes como tiene Italia. Algo que, como recuerda Bolay, fue un punto incluido en el programa electoral del PSOE.

Raimundo coincide en la petición: “Queremos tener representación directa en el Congreso, porque sino nuestro voto se diluye, y contar con representantes propios”. Por su parte, Ruíz reclama una “circunscripción electoral completa, en el Congreso y el Senado, como otra provincia normal”.

Los suizos del exterior no tienen circunscripción electoral propia. En 2009, la cámara alta rechazó la iniciativa 'Por una verdadera representación política de los suizos del extranjero", presentada por el diputado socialista Carlo Sommaruga para modificar la Constitución Federal y que la Quinta Suiza tuviera una representación estable en el Parlamento.

Desde las elecciones generales de 2006, en las que el voto emigrado fue clave para la victoria de Prodi, los italianos en la diáspora pueden elegir a doce diputados y seis senadores entre sus ‘candidatos internacionales’. “El ejemplo de Italia fue una revolución total, el modelo a seguir. Francia lo será en las próximas elecciones”, señala Ruíz a swissinfo.ch.

En Francia desde hace tiempo los expatriados designan a sus representantes para el Senado. En los próximos comicios legislativos también podrán optar a la Asamblea Nacional, tras un cambio en la Constitución en 2008.

También los emigrantes portugueses vieron ampliados sus derechos y eligen a representantes propios -entre cinco y diez- para que defiendan sus intereses en el Senado.

Iván Turmo, swissinfo.ch

Límite al voto municipal

Al acuerdo del Congreso español se llegó por sorpresa, al no estar previsto oficialmente su debate en el orden del día de la reunión.

Todavía tiene que ser ratificado por la Comisión Constitucional y, después, por el pleno de la cámara baja.

Si se aprueba la modificación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), los emigrantes españoles tendrán la posibilidad de votar en las urnas que, como novedad, se abrirán como colegio electoral en los consulados o bien hacerlo, como hasta ahora, por correo.

El voto en urna en los consulados podrá emitirse en los tres días previos a la fecha de los comicios.

Además se obligará a los censados en el exterior a solicitar su inclusión en el censo de electores en cada uno de los comicios a los que quieran participar. Esto ya ocurría en las municipales.

End of insertion

Voto electrónico

Suiza y Estonia son los países pioneros en el voto electrónico. En Suiza, los primeros ensayos fueron en 2003 para la población local del cantón de Ginebra.

En 2008, los tres cantones de Ginebra, Neuchâtel y Zúrich realizaron ensayos con sus ciudadanos residentes en el exterior.

Las autoridades suizas tienen el objetivo de permitir a la mitad de los expatriados inscritos en las listas electorales (en torno a 65.000 personas) votar en línea de aquí a 2012.

Por el momento, esta posibilidad sólo se ofrece a 26.000 personas apuntadas en los registros de los cantones de Neuchâtel, Ginebra y Basilea-Ciudad.

En febrero de 2009, Ginebra fue el primer cantón suizo en aprobar por votación el voto por Internet y cambiar la Constitución cantonal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo