Futuro climático de Suiza en el Parlamento

En Suiza, el sector del transporte es responsable de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. Keystone

Suiza pretende reducir a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero de aquí a 2030. Pero ¿cómo? La respuesta debería venir del Parlamento, que este lunes comienza el debate sobre la revisión de la ley sobre CO2.

Este contenido fue publicado el 03 diciembre 2018 - 11:05

De las palabras a los hechos: casi cuatro años después de presentar sus objetivos de reducción de emisiones -integrados en el histórico Acuerdo Internacional sobre el Clima de París-, Suiza debe decidir ahora cómo pretende cumplir sus compromisos.

Objetivos de reducción de emisiones en Suiza (respecto a 1990). swissinfo.ch

Este lunes, la cámara baja (Consejo Nacional) comienza a discutir la revisión de la Ley Federal sobre CO2, que constituye el núcleo de la política climática de Suiza. La cámara alta (Consejo de los Estados) la analizará a partir de 2019.

¿De qué estamos hablando?

La ley sobre CO2 es el principal instrumento político de la Confederación para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En vigor desde 2011, prevé que cada sector, desde el transporte hasta la industria, adopte medidas.

¿Por qué revisar la ley?

La legislación vigente regula las medidas de reducción de emisiones hasta 2020, en el marco del Protocolo de Kioto. Para transponer los objetivos del Acuerdo de París (2021-2030) a la legislación nacional, es necesaria una revisión total.

¿Qué prevé la revisión de la ley?

En su mensaje al Parlamento, el Gobierno suizo propone lograr al menos un 30% de reducción de emisiones en el país y como máximo un 20% en el extranjero. He aquí las principales medidas deseadas en los diferentes sectores:

Transporte: aumento de la cuota de combustibles procedentes de fuentes renovables; requisitos más estrictos para las emisiones de los vehículos nuevos, en línea con los de la Unión Europea (por ejemplo, 95 en lugar de 130 gramos de CO2/km para los automóviles), los importadores de combustibles fósiles deben compensar las emisiones del tráfico hasta en un 90%.

Inmuebles: aumento del tipo máximo del impuesto sobre CO2 aplicable a los combustibles fósiles de 120 a 210 francos por tonelada de CO2. Los ingresos continuarán apoyando el programa de rehabilitación de inmuebles, pero solamente hasta 2025.

Industria: vincular el sistema suizo de intercambio de derechos de emisión con el sistema europeo.

¿Cuáles son los puntos más controvertidos?

La mayoría de los miembros de la Comisión de Medio Ambiente de la cámara baja aprobó la revisión de la Ley sobre CO2 en su conjunto. Entre las cuestiones que probablemente se debatirán en el Parlamento se encuentran la subdivisión de los objetivos de reducción de emisiones entre Suiza y el extranjero, el aumento de los precios de los combustibles y la introducción de un impuesto medioambiental sobre los vuelos.

Para la gasolina y el gasóleo, la Comisión propone, a diferencia del Gobierno, un aumento máximo de 8 céntimos por litro. Las propuestas minoritarias prevén un recargo máximo de entre 5 y 20 céntimos.

En el ámbito de la aviación, la comisión se opone a la introducción de un impuesto sobre los billetes de avión. Por otra parte, dos grupos minoritarios proponen cobrar entre 12 y 50 francos suizos por los vuelos regulares desde Suiza.

¿Cuáles son las posiciones del Parlamento?

El proyecto de ley no convence ni a la derecha ni a la izquierda. La Unión Democrática de Centro (UDC/derecha conservadora), propone no tratar el asunto. Su temor, que también comparte parte del centro, es que una protección climática excesiva pueda reducir la competitividad del mercado económico suizo.

Por su parte, la izquierda considera que los compromisos contraídos no son suficientes, sobre todo después de que los expertos en clima de las Naciones Unidas informaran recientemente que un calentamiento de 1,5°C (en comparación con los valores preindustriales) tendría graves consecuencias para los ecosistemas.

Contenido externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo