Navigation

¿Qué pasos hay que dar para aprobar una ley en Suiza?

En el sistema político suizo, hacer una ley es un asunto complejo que requiere mucho tiempo. Puede llevar entre doce meses y más de diez años, según la Cancillería Federal.

Este contenido fue publicado el 02 diciembre 2019 - 10:18

He aquí la respuesta a algunas preguntas frecuentes sobre el procedimiento legislativo en Suiza, desde que se redacta el primer borrador hasta que el Parlamento aprueba la ley. 

¿Quién hace las leyes en Suiza?

Uno de los principales quehaceres del Parlamento es establecer nuevas leyes y modificar los reglamentos existentes en un procedimiento en el que participan otros muchos actores y grupos de interés, tanto del ámbito institucional como de la sociedad civil.

Además de dictar leyes, al Parlamento también le corresponde asignar el presupuesto del Estado, supervisar a las autoridades federales y elegir al Gobierno, a los jueces y, en caso de guerra, a un general para que dirija a las fuerzas armadas.

¿Por qué aprobar una ley lleva tanto tiempo?

El tiempo requerido depende de lo compleja que la ley sea. Y también, del sistema de consulta, que involucra a un amplio espectro de grupos de interés e instituciones: los partidos, los 26 cantones, las autoridades municipales, los grupos empresariales, los sindicatos y las Iglesias.

Hasta qué punto el sistema parlamentario suizo, con sus dos cámaras (que, por regla general, se reúnen cuatro veces al año para sesiones plenarias de tres semanas) y los requisitos del multilingüismo son factores decisivos que ralentizan el procedimiento legislativo, es una cuestión de opinión.

¿Qué cámara lidera el proceso?

Una vez que un proyecto de ley se presenta en el Parlamento (véase más adelante), el asunto primero se examina a nivel de comisión. Corresponde al Parlamento decidir qué cámara – el Consejo Nacional (baja) y el Consejo de los Estados (alta) – es la primera en abordar una propuesta.

Después de una primera lectura del proyecto, pasa a la otra cámara para seguir el mismo procedimiento. A menudo esto sucede tres o seis meses más tarde.

Cada paso importante que da una de las cámaras va precedido de debates preliminares a nivel de comisión.

¿Quién lleva la voz cantante?

Ambas cámaras tienen las mismas facultades para adaptar y enmendar el proyecto de ley. Antes de que se apruebe en una tercera lectura formal, el Consejo Nacional y el Consejo de los Estados deben ponerse de acuerdo sobre los términos exactos de una ley.

Y puede llevar mucho tiempo el proceso de limar las diferencias entre las dos cámaras. En algunos casos, después de un máximo de tres rondas de discusiones, una delegación de miembros del Consejo Nacional y del Consejo de los Estados tienen que sentarse a negociar y llegar a un compromiso definitivo.

¿Cómo se inicia un procedimiento legislativo?  

Lo más frecuente es que una comisión parlamentaria se ponga manos a la obra. El Gobierno también puede hacer propuestas de cambios legales, a menudo impulsados por individuos o por un grupo de parlamentarios. La aportación de uno de los 26 cantones es posible, pero casi nunca tiene un éxito directo.

¿Y los ciudadanos?

En la elaboración de la legislación nacional, la ciudadanía directamente no tiene voz. Sin embargo, puede hacerse oír durante una consulta, es decir, cuando el Gobierno recoge las opiniones de todas las partes involucradas en un proyecto.

La gente también puede intentar vetar una ley aprobada por el Parlamento. Para ello se tienen que recoger un mínimo de 50 000 firmas en 100 días, y forzar que esa cuestión se someta a una votación popular a nivel nacional. Es lo que en Suiza se denomina un referéndum facultativo. Entre 1875 y 2019 se han celebrado más de 220 referendos.  

Por encima de todo, a través de la puesta en marcha de las iniciativas populares, la ciudadanía suiza puede sugerir cambios en la Constitución por medio de una iniciativa popular . Si hay suficientes firmas (al menos 100 000 recogidas en 18 meses), el Gobierno tiene que fijar una fecha para someter la propuesta a votación popular.

¿Puede el Gobierno bloquear un proyecto?

La respuesta sencilla es no, ya que el poder de veto reside en el pueblo. Esto contrasta con lo que ocurre en los Estados Unidos, por ejemplo, donde el presidente puede vetar una ley.

No obstante, en la historia moderna de Suiza, ha habido períodos (más o menos largos) en los que el Gobierno ha gozado de mayores poderes, especialmente en los conflictos regionales del siglo XIX y durante las guerras mundiales, así como para hacer frente a la crisis económica mundial de la década de 1930.

¿Dónde se puede aprender más sobre las normas y reglamentos parlamentarios?

En el sitio web del ParlamentoEnlace externo se puede acceder a información en las lenguas oficiales suizas –alemán, francés, italiano y romanche–, así como a alguna información en inglésEnlace externo, francésEnlace externo, alemánEnlace externo e italianoEnlace externo.

También hay ofertas de información para los más jóvenesEnlace externo, una versión reciente de ‘lectura fácil’Enlace externo (ver enlace) para las personas con necesidades especiales, así como un sitio gestionado por Fundación DiálogoEnlace externo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.