Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Solo ganadores Ministerio suizo de Exteriores elogiado al frente de OSCE



Didier Burkhalter, presidente y ministro de Exteriores de Suiza, condujo exitosamente el timón de la OSCE en 2014.

Didier Burkhalter, presidente y ministro de Exteriores de Suiza, condujo exitosamente el timón de la OSCE en 2014.

(Keystone)

El conflicto en Ucrania marcó el año de la presidencia suiza de la OSCE. Expertos y políticos de izquierda y derecha coinciden en que el rol helvético de mediación contribuyó a redorar los blasones de la organización.

“Suiza tuvo una posición privilegiada al frente de los esfuerzos para reducir la escalada de un conflicto geoestratégico en Ucrania”, explica Christian Nünlist del Centro de Estudios de Seguridad de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

En su opinión, la mediación entre Ucrania y Rusia colocó “de nuevo en el mapa” a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en EuropaEnlace externo (OSCE), la cual había perdido importancia como plataforma para el diálogo Este-Oeste tras el fin de la Guerra Fría en 1989.

“El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, tienen ahora consciencia de la organización”, subraya Nünlist.

De hecho, se ve como un gran logro de la OSCE durante la presidencia suiza, con el ministro de Exteriores, Didier Burkhalter, al frente, el establecimiento de una misión de observadores para Ucrania, pese a la oposición inicial de Moscú. Es la mayor empresa en la historia de la entidad y la primera en más de una década.

Ganar consenso en la OSCE -considerada a menudo como órgano burocrático e ineficiente de mecanismos complejos- no es poca cosa, señalan expertos y políticos. 

“Es sin duda uno de los mayores logros de la presidencia suiza de la OSCE, en estrecha cooperación con Alemania”, dice Nünlist.

Burkhalter fue clave en la obtención de la luz verde del presidente ruso, Vladimir Putin, a la misión especial de observación de la OSCE en Ucrania, añade.

Aún quedan preguntas sobre si la misión fue exitosa y acerca de la aplicación  de la tregua acordada en septiembre entre Ucrania y los territorios separatistas en el este del país. Pero Suiza no es responsable, opina Nünlist. “Por el contrario, Burkhalter mantuvo exitosamente abiertos los canales de comunicación con Moscú”.

La legisladora socialista Margret Kiener Nellen advierte que tales esfuerzos de paz, en particular para un armisticio, requieren siempre mucho tiempo para ser plenamente eficaces.

Sanciones

En cuanto a las acusaciones formuladas a intervalos regulares contra la misión de la OSCE en Ucrania, el también parlamentario Andreas Aebi señala que son parte de una guerra de propaganda.

“La situación no puede ser demasiado grave cuando la crítica viene de diferentes partes - Rusia, Ucrania y Estados Unidos”, dice Aebi, especialista en política exterior de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha conservadora). 

“El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, tienen ahora consciencia de la organización”: Christian Nünlist.

Fin de la cita

La acrobacia suiza con Moscú cuando Occidente inició la imposición de sanciones económicas contra Rusia es considerada un movimiento inteligente por Kiener Nellen.

Pero no hay acuerdo entre los parlamentarios suizos sobre si la estricta imparcialidad como presidente de la OSCE, es necesaria como una justificación adicional para la posición del Gobierno suizo.

Este último anunció que no seguiría a Bruselas, pero se esforzó en asegurar que las sanciones no pudieran ser anuladas en Suiza.

Establecimiento de la agenda

Para la presidencia de la OSCE, Suiza había fijado sus prioridades en los Balcanes y las regiones del Cáucaso, especialmente en Georgia y Armenia/Azerbaiyán, así como en reformas dentro de la OSCE.

Reunión ministerial en Basilea

Los ministros de Exteriores de los 57 Estados miembros de la OSCE, incluidos EE.UU., Rusia y Alemania, y 11 países asociados se reunirán en la ciudad suiza esta semana.

La reunión de dos días marca el final de los 12 meses de presidencia suiza de la organización más grande del mundo para la seguridad.

Los cerca de 1 200 delegados discutirán una serie de temas de actualidad, así como reformas internas.

Serbia estará al frente de la OSCE en 2015, con Suiza y Alemania como copresidentes.

En 2014, es la segunda vez, desde 1996, que los suizos ocupaban la presidencia de turno de la organización, creada en 1973 como una plataforma de diálogo entre el mundo occidental y el bloque comunista en el período de la Guerra Fría.

Fin del recuadro

Aunque no toda, gran parte de la agenda sufrió un revés debido a la actual crisis en Ucrania - la anexión rusa de la península de Crimea y el conflicto con los separatistas en el este del país, fronterizo con Rusia.

Nünlist precisa que Suiza agendó los temas candentes de la actualidad internacional toda vez que el término legal de 12 meses al frente de la OSCE fue cuidadosamente preparado y cumplido con destreza.

“El Ministerio de Exteriores eligió temas muy actuales y relevantes, como la amenaza de convertir a occidentales en combatientes yihadistas, el problema de los secuestros extorsivos, la prevención de la tortura y la gestión de las operaciones de socorro”.

En una línea similar, Amnistía Internacional manifiesta su beneplácito con el compromiso sostenible de Burkhalter como presidente en turno de la OSCE.

“Estamos profundamente impresionados por su lucha en pro de los derechos humanos y la abolición de la pena de muerte en el mundo”, dice la portavoz, Alexandra Karle.

¿Qué queda?

Para Nünlist, las dos ocasiones en que Suiza ha presidido la OSCE -en 1996 y 2014- han sido un éxito rotundo, sobre todo debido a la diligencia de los equipos del Ministerio de Exteriores, la cuidadosa preparación y los recursos disponibles.

Ambas presidencias estuvieron marcadas por acontecimientos inesperados: la implementación del Acuerdo de Paz de Dayton en Bosnia-Herzegovina en 1996 y la crisis de Ucrania este año. No obstante, Suiza fue capaz de demostrar que es capaz de manejar situaciones tan difíciles”.

El papel de Burkhalter como presidente y lo que ha significado para Suiza han sido aplaudidos por los parlamentarios, independientemente de su tendencia política.

“Se ha mostrado muy comprometido y creíble en su papel y estaba visiblemente a gusto”, dice Kiener Nellen, uno de los seis miembros de la delegación parlamentaria de la OSCE.

“Ha sido como ganar la lotería”, añade Aebi, portavoz de la delegación.

Oportunidad de oro

Al referirse específicamente a la crisis en Ucrania, Aebi considera que se trató de una oportunidad de oro para un país neutral como Suiza dada su reputación como mediador independiente, al no ser miembro de la Unión Europea ni de la militar Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

“Hizo un trabajo excelente al actuar discretamente detrás de la escena”, apunta Aebi, compañero de partido y colega parlamentario de Luzi Stamm, un crítico acérrimo de la UE.

Martin Naef, quien representa a los socialistas en la Comisión de política Exterior  de la cámara baja y comparte la dirección de un grupo de presión proeuropeo, subraya los reconocimientos de otros países , especialmente de Alemania.

Rédito político

Hay un acuerdo general entre los políticos en cuanto a que Suiza ha podido beneficiarse de su posición al frente de la OSCE para impulsar las relaciones bilaterales con otros países, entre ellos Rusia y Serbia, y para reafirmar su papel como mediador imparcial, al ofrecer sus buenos servicios a todos las partes.

Mientras Aebi espera que la presidencia suiza de la OSCE conducirá a una mayor comprensión de las negociaciones sobre el controvertido acuerdo de libre circulación de personas con la UE, Kiener Nellen observa ventajas más allá de la esfera política. “Es probable que sea benéfico también para las empresas suizas”, anota.

A principios de año, el Ministerio suizo de Exteriores dijo que la presidencia sería una gran oportunidad para que jóvenes diplomáticos obtuvieran una valiosa experiencia internacional como facilitadores.

Para Stamm, los fondos especiales aprobados por el Parlamento para la presidencia de la OSCE fueron una buena inversión “considerando los miles de millones de francos desperdiciados en otros lugares".

Según la diputada Kiener Nellen, una apreciación final de los logros de Suiza solamente podrá hacerse a finales del año próximo. “La presidencia suiza puso en marcha una serie de proyectos para Serbia que continuarán en el 2015”.

Reconocimiento exterior

El presidente y ministro suizo de Exteriores, Didier Burkhalter, lleva las riendas de la OSCE, cuya presidencia ocupa Suiza este 2014. Su desempeño le ha valido reconocimientos de diversas figuras, incluidos el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y el otrora canciller, Gerhard Schröder.

“Felicitaciones. Su visita a Moscú y su encuentro con el presidente ruso muestran que las conversaciones directas pueden hacer una diferencia”, señaló Schröder, de acuerdo con la agencia suiza de noticias ATS.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acogió calurosamente el compromiso de Burkhalter al timón de la OSCE.

Durante la Asamblea General de la ONU, en septiembre, en Nueva York, subrayó el papel del presidente suizo para lograr un alto el fuego en Ucrania.

En su discurso ante el consejo permanente de OSCE en Viena, a principios de noviembre, señaló: “Las Naciones Unidas cuentan con la OSCE para ayudar a conducir esta vasta región hacia una mayor seguridad y cooperación lo que, a su vez, ayudará a conducir nuestro mundo a una mejor situación de paz, desarrollo y derechos humanos. Como un organismo con una amplia membresía, un amplio mandato, y una cultura con base en un  acuerdo general, la OSCE está bien ubicada para mantener un diálogo constructivo que pueda conducir a soluciones sostenibles”. 

Fin del recuadro


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×