Navigation

Suiza reprendida por China, pero no demasiado

Ma Zhaoxu, vocero del Ministerio chino de Exteriores aseguró que el caso de los uigures "afectará las relaciones con Suiza". swissinfo.ch

China subió el tono tras la decisión del Gobierno suizo de acoger a dos ex detenidos uigures en Guantánamo. La medida será perjudicial para las relaciones bilaterales, declaró el Ministerio chino de Asuntos Exteriores. Pero Pekín no ha indicado qué tipo de sanciones podría adoptar.

Este contenido fue publicado el 05 febrero 2010 - 15:52

¿Le jalaron las orejas al embajador Blaise Godet, durante su visita al Ministerio chino de Exteriores la víspera? Misterio, sus servicios emitieron sólo una breve declaración de los hechos.

El embajador de Suiza en China pidió el 4 de febrero por la mañana una cita en el Ministerio chino de Exteriores a fin de explicar la decisión de Suiza con respecto a los dos uigures detenidos en Guantánamo. La reunión tuvo lugar al mediodía. Las autoridades chinas tomaron nota de la posición de Suiza, expresaron su descontento al embajador y protestaron contra la decisión tomada ayer (03.02.) en Berna”.

El mismo día, Ma Zhaoxu, portavoz del Ministerio chino de Exteriores, abordó el caso ante la prensa: “No hay duda de que la decisión de Suiza afectará las relaciones entre China y Suiza”, subrayó.

“Esos sospechosos uigures eran miembros de la Organización del Movimiento Islámico del Turkestán Oriental”, un grupo definido como terrorista por las Naciones Unidas. Todos los países deben respetar sus compromisos internacionales. Como miembro de la ONU, Suiza, por supuesto, también está obligada a hacerlo”, precisó.

¿El acuerdo de libre comercio en peligro?

¿Y entonces? ¿Suiza debe esperar sanciones de China? ¿Las negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio bilateral quedaron comprometidas?

“En cuanto a las consecuencias de este caso en las relaciones bilaterales y el acuerdo de libre comercio, les recuerdo que hemos expresado nuestra posición en los talleres de preparación”, dijo Ma Zhaoxu.

Fue en abril pasado. Un grupo de empresarios y diplomáticos de China y Suiza se reunieron en Pekín para analizar la conveniencia de lanzar un estudio de viabilidad para la creación de ese famoso acuerdo de libre comercio. Pekín advirtió entonces a Suiza que la recepción de los detenidos uigures podría afectar las relaciones bilaterales.

¿Cómo las afectaría? China esquiva la interrogante. En cuanto a si la recepción de dos uigures podría tener efectos nocivos sobre el acuerdo de libre comercio, el portavoz del Ministerio respondió: “Sí, podemos decirlo de de esa manera.” Tal vez Ma Zhaoxu no comprendió la pregunta ...

Viaje cancelado de Doris Leuthard

... O quizá expresa la realidad de las cosas, como sugirió el corresponsal de una importante revista alemana y veterano periodista en Pekín: “Los chinos están tan mal ante la prensa que evitan a toda costa abrir nuevas brechas. Tratan de calmar las cosas”.

¿O acaso ya fueron aplicadas las sanciones? “Doris Leuthard había anunciado desde hace tiempo un viaje a China para principios de febrero”, señaló un empresario suizo que prefiere omitir su nombre. “Canceló su viaje, oficialmente, por razones de agenda. Sin embargo, creo que no era bienvenida por el caso de los uigures”.

Si bien el descontento de China hacia Suiza es real, es apenas una pequeña ducha ante la tormenta que se abate desde hace un par de semanas sobre las relaciones chino-estadounidenses.

Inquietud de los suizos en China

Lo anterior no impide sin embargo una cierta preocupación entre la comunidad suiza en China, en momentos en que tiene lugar en Pekín la primera reunión del grupo de trabajo bilateral encargado de elaborar un estudio de factibilidad para el acuerdo de libre comercio.

Los diplomáticos y empresarios suizos prefieren evitar expresarse abiertamente. Pero muchos sienten que la recepción de los dos uigures no contribuye mucho a las relaciones bilaterales.

Esa es la opinión de Uli Sigg, antiguo embajador de Suiza en China, que declaró al periódico ‘Tages Anzeiger’: “No espero una profunda crisis, pero los chinos nos harán sentir su descontento”.

En cuanto a Nicolas Musy, director del Centro Suizo de Shanghai, responde desde Suiza, que su “impresión personal es que los uigures no harán una gran diferencia de inmediato. Quizás en el futuro, si son activos políticamente, eso creará problemas”.

Sin embargo, la tradición humanitaria de Suiza ha tenido prioridad sobre las consideraciones económicas y de política exterior, como ha explicado la ministro suiza de Justicia, Eveline Widmer-Schlumpf.

Los hermanos Bahtiyar y Mahnut Arkin volverán a la vida en las montañas del Jura. Y algunos susurros en Pekín aseguran que si los uigures son acogidos en Suiza es también porque al mostrarse como una gran amenaza, los chinos han dañado su propia causa. Al negar la hospitalidad, Suiza habría dado la imagen de estar bajo las órdenes de Pekín.

Alain Arnaud, swissinfo.ch Pekín
(Traducción: Marcela Águila Rubín)
________________________________________


CONTEXTE

En el caso de la recepción de los dos hermanos uigur, Suiza se vio entre la espada y la pared.

Berna había denunciado el “escándalo de Guantánamo” e instado a Barack Obama a cerrar cuanto antes el centro de detención en Cuba.

Al negarse a acoger a los dos uigures, corría el riesgo de ofender a Washington. Pero, aceptándolos, el problema era con Pekín.

Afectadas por diferentes asuntos del año pasado, las relaciones entre Suiza y Estados Unidos influyeron seguramente en la decisión de Berna.

Pero un país donde la reputación de Suiza no ha sufrido es, sin duda, China. Entonces, la acogida de los dos uigures en el cantón Jura creará un precedente.

End of insertion

Probada inocencia

Bahtiyar y Arkin Mahnut se encuentran todavía en Guantánamo, donde cayeron por error hace ocho años.

Reconocidos “liberables” por los estadounidenses en 2003, son mantenidos en condiciones menos inhumanas que durante su encarcelamiento.

Detenido en Afganistán en 2002 cuando buscaba a su hermano, Arkin lo encontró al llegar a la prisión. Pero sometido mucho tiempo a un total aislamiento y a presiones consideradas muy severas, sufre ahora de estrés post-traumático.

Una delegación suiza visitó el año pasado la base de EE.UU. para seleccionar candidatos a ser acogidos y asegurarse de su inocencia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo