Navigation

Polonia y Hungría, diamantes para Suiza

El sector de la maquinaría entre los posibles beneficiados. Keystone

Los 10 nuevos países de la UE abren un interesante mercado para las empresas helvéticas dedicadas a los químicos, medicamentos y maquinaria.

Este contenido fue publicado el 21 junio 2004 - 11:23

La Europa del Este representa sólo 2,1% del comercio nacional, pero experimentará un crecimiento acelerado tras la mejoría en las relaciones Suiza-UE.

El pasado 1° de mayo, la Unión Europea celebró por todo lo alto la incorporación de 10 nuevos países venidos del Este. Como región, sus límites territoriales y perfil económico se transformaron.

Pero, ¿qué significa para Suiza la entrada de Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Chipre y Malta a la Unión Europea ampliada?

Vale la pena recordar que el nivel de desarrollo de los 10 nuevos es mucho menor que el de sus vecinos de acogida.

Mientras el ingreso per cápita de los 15 (riqueza total de un país dividida entre el número de habitantes) supera los 23.000 francos suizos, en los países del Este es inferior a los 15.000 francos. Pese a ello, su potencial económico es muy interesante.

Para la Confederación Helvética abre un mercado de 71 millones de habitantes (10 veces más que la población suiza) al que podrán exportar sobre todo productos químicos, medicamentos y maquinaria, según previsiones de los expertos de Economiessuisse.

Intensa actividad comercial

Consultada por swissinfo sobre las ventajas y desventajas que implicará para Suiza la Unión Europea ampliada, la Administración Federal de Aduanas (ADF) -entidad que depende del Departamento Federal de Finanzas (DFF)- ofreció las cifras claves sobre la relación comercial vigente.

Actualmente, Suiza le exporta al mundo bienes y servicios por un total de 135.405 millones de francos suizos al año.

Para referenciar este monto podemos decir que Suiza ocupa el lugar número 18 del mundo por su nivel de exportaciones y el número ocho si sólo se consideran países europeos (está después de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Holanda, Bélgica y España), según datos a abril del World Economic Outlook elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esto es, la actividad comercial helvética es intensa y rentable.
Del total de sus exportaciones, 79,5% se dirigen a los 15 países que constituyeron la UE hasta el pasado 30 de abril, es decir, Alemania, Francia, España, Gran Bretaña, Austria, Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Portugal, Irlanda, Italia, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Grecia).

Y sólo 2,1% de su comercio lo dirige a los 10 nuevos países de la UE, lo que equivale a venderle bienes y servicios por 2.690 millones de francos suizos.

El potencial que aguarda

De acuerdo con la ADF, los tres países claves para el comercio de Suiza dentro de la Europa del Este son Polonia, la República Checa y Hungría.

Ellos concentran el 65% de las exportaciones que realizan los 26 cantones nacionales a los 10 nuevos países de la UE.

Sin embargo, no sólo es importante el volumen de las ventas, sino el dinamismo con el que avanza la relación bilateral con cada país.

Aunque medidas en francos suizos son de menor escala, las ventas a Letonia y Estonia han crecido arriba de 25% anual durante los años 2002 y 2003, el doble que a Polonia o Hungría y hasta 6 veces más que a cualquier otro país europeo.

Visto desde el ángulo de las cifras, los dos países que menos relación de comercio tienen con la Confederación Helvética son Eslovenia y Chipre.

Invirtiéndole al futuro

La relación entre Suiza y los vecinos europeos marcha viento en popa luego de un periodo de ríspidos enfrentamientos en el 2003 –cuando se estancó la negociación de los Acuerdos Bilaterales Bis entre Suiza y la UE.

Mayo aportó buenas noticias. Suiza dio una señal de buena voluntad económica el 12.05, cuando anunció que asignaría 200 millones de francos suizos anuales –durante un periodo quinquenal- para el desarrollo económico y social de la UE-25.

Ésta fue la primera vez que el gobierno helvético se comprometió con un monto concreto al apoyo de los vecinos europeos, acción que fue muy bien recibida en Bruselas.

En respuesta, algunos días más tarde, la UE confirmó que cancelaba su intención –dada a conocer en marzo- de aplicar un nuevo impuesto a los suizos.

Con gran frecuencia, Suiza importa bienes de Europa, los transforma y luego los reexporta a la Unión Europea. Desde 1972 está exenta del pago pagos aduanales porque existe una acuerdo de libre comercio vigente.

La UE intentaba echarlo abajo e introducir un cobro; sin embargo, la UE renunció a esta iniciativa.

Y finalmente, el 19 de mayo terminó la negociación del Acuerdo de Libre Circulación de Personas Bis, que flexibiliza la entrada legal de trabajadores europeos a Suiza, aunque mantiene restricciones para los 10 nuevos, al menos hasta el 2011.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

· El 1 de mayo del 2004 se incorporaron a la UE: Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Eslovenia, Chipre y Malta.

· Del 100% de las exportaciones suizas, 79,5% se dirige a los 15 países que conformaron la UE hasta el pasado 30 de abril.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo