Por una liberalización rápida del mercado eléctrico

La apertura total del sector eléctrico suizo en el 2008. Keystone

En la sede del Parlamento federal, en Berna, El Consejo de los Estados (Cámara alta) votó a favor de una pronta apertura del mercado de la electricidad en la que los consumidores menores puedan aprovechar lo más rápido posible de mejores precios.

Este contenido fue publicado el 04 octubre 2000 - 18:40

El Consejo de los Estados votó este miércoles (04.10) la nueva ley sobre la liberalización del mercado eléctrico con 28 votos a favor sin oposición.

Como lo hiciera el Consejo Nacional (Cámara baja), los senadores apoyaron la liberalización por etapas, pero estimulando la posibilidad de beneficios más rápidos para los pequeños consumidores de energía.

Todos podrán elegir libremente su proveedor de energía eléctrica en Suiza en el año 2008, seis años después de la entrada en vigor de la nueva legislación.

La liberalización progresiva tiene por meta no poner en peligro las centrales hidroeléctricas, que suministran el 56 por ciento de la energía a escala nacional.

Dos etapas antes de la liberalización total

En los primeros tres años, sólo los grandes consumidores de energía, que utilicen más de 20 gigavatios/hora podrán establecer un contrato con el productor de su elección. Unas 110 empresas pertenecen a este grupo que se verá beneficiado en la primera fase de la liberalización eléctrica.

En la segunda etapa, también de tres años, el límite de consumo autorizado disminuirá a 10 gigavatios/hora, antes de la liberalización completa, en la tercera fase.

Beneficios inmediatos para los pequeños consumidores de energía

Pero el Senado, a diferencia de la Cámara baja, decidió también beneficiar a los pequeños y medianos consumidores con una innovadora propuesta:

Al inicio del proceso de apertura, las compañías distribuidoras de energía podrán comprar en el mercado libre una cantidad equivalente al 20 por ciento de sus ventas anuales. Esto les permitirá reducir sus precios en las facturas dirigidas a sus clientes, es decir, los consumidores de energía finales.

Luego de tres años, los distribuidores podrán adquirir el 40 por ciento de la energía requerida al productor de su elección. Una medida más generosa que la aprobada en el Consejo Nacional, que hablaba de una cantidad equivalente al 10 o 20 por ciento de las necesidades totales de cada proveedor.

La decisión del Consejo de Estados corresponde en la práctica a una liberalización del 30 por ciento del mercado desde la entrada en vigor de la ley en el 2002.

Créditos a las hidroeléctricas en peligro

Ante los temores surgidos por el riesgo que corren las centrales hidroeléctricas con la apertura del mercado, el Consejo de los Estados aprobó por unanimidad una medida en apoyo a las centrales afectadas.

Aquellas generadoras de energía que estén en peligro de quiebra o ante la presión de tener que ser vendidas, podrán recibir, durante los primeros 10 años de la apertura, un préstamo para proceder a las amortizaciones necesarias para continuar con la explotación.

El apoyo económico brindado debe ser pagado de nuevo tan pronto como les sea posible. Sin embargo, el ministro de Energía, Moritz Leuenberger, advirtió que estos desembolsos difícilmente serán recuperados por lo que serían los contribuidores los llamados a cubrir los gastos generados.

Equilibrio de precios en todo el país

El Consejo de los Estados especificó en la nueva ley aprobada que todas las regiones de la Confederación, incluidas las zonas periféricas, deberán beneficiarse de la apertura del sector eléctrico y de los nuevos precios.

De encontrar excesivas diferencias de costos en un cantón, serán las autoridades de la entidad que deberán imponer las medidas necesarias para compensar el desequilibrio en los costos de distribución de la electricidad. Si esto no fuera suficiente, el Consejo Federal deberá intervenir.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo