Navigation

Respuestas al drama del hambre

Los niños, los más afectados por el hambre. Keystone

Existen más de 820 millones de malnutridos en el mundo indica la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el día mundial de la alimentación. En Suiza, diversas organizaciones en busca de soluciones.

Este contenido fue publicado el 16 octubre 2000 - 18:13

El documento presentado este lunes por la FAO "Un nuevo milenio sin hambre" confronta al planeta a uno de los dramas más irracionales. Nueve millones de personas en todo el mundo mueren cada año por falta de alimentación.

16 de los países del África subsahariana viven problemas alimentarios excepcionales y graves. Y es Asia, el continente donde se encuentra el número más grande de personas mal alimentadas.

En Suiza las autoridades se dicen preocupadas y solicitan incentivar el apoyo a la lucha contra el hambre en el mundo. El presidente de Suiza, Adolf Ogi, pidió en esta Jornada de la alimentación que la Confederación contribuya a un mundo más justo, a través de la cooperación con la ONU.

Ante una realidad tan compleja, también surgen voces de denuncia, de alerta y, sobre todo, de propuestas concretas por parte de las organizaciones no gubernamentales en Suiza en contra de la desnutrición.

Estos grupos quieren hacer conciencia sobre el problema del sistema de patentado de seres vivientes, subrayando la amenaza que representa para la seguridad alimenticia mundial.

En torno a este tema acaba de ser lanzada una campaña por las organizaciones helvéticas Swissaid, Declaración de Berna, Greenpeace, WWF Suiza, Pro Natura y Tierra de Hombres, sección Suiza, que empieza a implementarse con toda energía esta semana.

En el marco de esta iniciativa, la exposición itinerante un "bus-arroz" recorrerá 22 ciudades de la región francesa de Suiza y al menos 34 escuelas secundarias y profesionales de esa misma región. Casi cinco mil estudiantes entre 13 y 16 años participarán en esa experiencia.

Tal como lo explican sus promotores, el "bus-arroz" presenta, en veinte minutos de viaje imaginario, una visita a los productores de arroz del Estado de Orissa, en India.

Un corto recorrido ejemplificador de la cotidianidad de numerosos campesinos del mundo entero, quienes están al origen del 80 por ciento de la producción de todos los alimentos que se consumen en el planeta.

"El objetivo de esta propuesta es sensibilizar a los alumnos pero también al gran público, sobre un tema actual de gran importancia: la soberanía alimentaria" explica Thierry Pellet, responsable de la Declaración de Berna en diálogo con swissinfo.

Este concepto va mucho más allá de la idea de "seguridad alimentaria" esgrimida hasta ahora como reivindicación principal, puntualiza Pellet:

"Mientras seguridad alimentaria es sinónimo de 'plato con comida', soberanía alimentaria hace referencia al derecho de cada comunidad, pueblo, nación, Estado, a definir cómo y que va a producir para llenar ese plato de comida para todos".

El debate es profundo y está abierto explica el responsable de la Declaración de Berna que participó este lunes - en el marco de la Jornada Internacional de la Alimentación- en un debate público en Lausana junto con Johnson Ekpere, destacado investigador y científico de la Unidad Africana (OUA).

Un tópico complejo señala Ekpere "porque la dignidad no se reduce solamente a un plato lleno!".

En el centro de esta campaña de información y sensibilización, los organismos suizos y el Foro Romande - que aglutina a treinta entidades sindicales, del medio ambiente y de la cooperación y solidaridad con el Sur- descubren un enemigo común.

"El intento de convertir en ley en Suiza el derecho a patentar todos los organismos vivientes: animales, plantas, embriones, partes del cuerpo humano...", explica Pellet.

La campaña "no al patentado de los seres vivientes" - que propone un envío masivo de cartas a las autoridades nacionales helvéticas -, denuncia los riesgos de esa tendencia a la monopolización y mercantilización extrema de todo, incluso, de las semillas y los alimentos básicos.

Sergio Ferrari

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.