Se cubren los cielos de Kloten

swissinfo.ch

Las nubes comienzan a acumularse en el aeropuerto de Zúrich. Luego de las restricciones de sobrevuelos impuestas por Alemania, ahora el grupo Swissair se reestructura, limita sus actividades de trayectos largos y hunde a la central aérea en la incertidumbre.

Este contenido fue publicado el 26 septiembre 2001 - 11:30

El aeropuerto de Zúrich se encuentra en obras. Obras de importancia, puesto que ahí se construye, en particular, un nuevo islote de estacionamiento para los aviones y una nueva zona de tránsito. Costo de la operación: 2,3 mil millones de francos. Un proyecto extraordinario y, posiblemente, arriesgado.

Sin embargo, los trabajos continúan. "Están tan avanzados que ya no es posible detenerlos" explica Hans Peter Staffelbach, uno de los miembros de la dirección de Unique. Sin embargo, la sociedad que administra el aeropuerto acaba de decidir la congelación temporal de cualquier compromiso en materias de personal e inversión.

Ninguna amenaza existencial

Una reacción de prudencia que se explica. Swissair Group anunció el lunes una serie de medidas de reestructuración. La fusión de Swissair y Crossair, pero igualmente la disminución de una cuarta parte de sus vuelos de trayectos largos, así como la reducción de actividades de pasajeros en transferencia, que debe pasar en tres años de 60% a 40%.

Ahora bien, el grupo aéreo suizo está en el corazón de la estrategia de plataforma aeroportuaria de Kloten. Swissair y Crossair representan en efecto 65% de los pasajeros. "Si Swissair disminuye sus vuelos, está claro que nosotros tendremos un problema financiero", admite Hans Peter Staffelbach. "Pero no es una amenaza para la existencia del aeropuerto", asegura.

Nuevo 'juego' para Kloten

Loe escépticos son cada vez más numerosos. "La población de Suiza es muy pequeña para un aeropuerto internacional, asienta el legislador Rudolf Rechsteiner. Para él, la nueva estrategia de Swissair -reducir su red a Europa y a los mejores destinos en Estados Unidos y Asia- va a modificar 'el juego' para el aeropuerto zuriqués.

"Todo lo que se construye ahora, agrega, es probablemente demasiado grande para las funciones que Kloten tendrá en los próximos diez años". El socialista de Basilea se inquieta también por los costos: "Vamos a ver si pueden pagar o si el Estado deberá intervenir como en el caso de Swissair".

Poco tiempo para adaptarse

Para el aeropuerto, sin embargo, no se trata de renunciar a la idea de plataforma aeroportuaria. Hans Peter Staffelbach subraya la importancia de Kloten y reconoce que el número de pasajeros en tránsito deberá pasar de entre 50% actualmente, a entre 30% y 40%.

Pero los problemas de Swissair no sólo tienen aspectos negativos para el Unique. Una reducción de los vuelos del grupo suizo podría en efecto permitir una adaptación más fácil a las restricciones de los sobrevuelos impuestas por Alemania. Hans Peter Staffelbach: "Eso nos da un poco más de tiempo para encontrar otra solución".

Pierre Gobet, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo