Navigation

Se estrella un avión en Nueva York

El aparato cayó sobre el barrio residencial de Queens. Keystone

Dos meses y un día después de los atentados del 11 de septiembre otro aparato se estrella en Nueva York provocando una nueva ola de pánico.

Este contenido fue publicado el 13 noviembre 2001 - 00:03

A bordo del Airbus de la compañía American Airlines, que se estrelló este lunes en el barrio neoyorquino de Queens, viajaban 255 personas, entre ellas 9 miembros de la tripulación.

Estados Unidos está consternada por este nuevo "traumatismo", término que utilizó el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. "Estamos puestos a prueba una vez más", declaró el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani. Mientras que el presidente de la compañía American Airlines estima que el siniestro "se produce en un momento difícil para la nación americana, para Nueva York y para la industria aérea".

El Airbus volaba rumbo a Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, y acababa de despegar del aeropuerto John F. Kennedy, cuando se estrelló en el barrio de Queens, uno de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York.

Según testigos presenciales en el aeropuerto y en el lugar del siniestro, el avión habría perdido varias piezas antes de precipitarse, entre ellas uno de los reactores. Una explosión o un incendio a la altura de las alas precedieron al accidente.

Todas las hipótesis son posibles

Las investigaciones que dirige la Oficina Americana de Seguridad en los Transportes ya han permitido encontrar una de las cajas negras del aparato - la que registra los datos técnicos del vuelo. El secretario de Estado, Colin Powell, señala que las informaciones que ha recibido "alimentan la hipótesis del accidente".

Los portavoces de la FAA, instancia que regula la industria aeronáutica, y el FBI, la policía federal, subrayan que todas las hipótesis son posibles en este estado de la investigación, entre ellas la del atentado. Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca dice "no descartar ninguna opción".

El trágico siniestro se produce dos meses después de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington y afecta a una compañía aérea que aquel día perdió dos aparatos a manos de los secuestradores kamikazes. En ese contexto es imprescindible permanecer en estado de máxima alerta.

Aeropuertos cerrados

Los tres aeropuertos cercanos a Nueva York - JFK, La Guardia y Newark - han sido cerrados de forma inmediata. Swissair, por ejemplo, tuvo que anular su vuelo de este lunes con destino a Newark.

En la isla de Manhattan también se prohibió el acceso a la sede de Naciones Unidas, donde se desarrolla la Asamblea General de la ONU en presencia de numerosos jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el ministro suizo de Asuntos Exteriores, Joseph Deiss.

Tras guardar un minuto de silencio en memoria de las víctimas, el Consejo de Seguridad publicó una declaración expresando "su profundo pesar al pueblo de Estados Unidos y a las familias de los fallecidos".

El presidente "profundamente preocupado"

Georg Bush sostuvo desde Washington una conversación telefónica con Rudolph Giuliani y el gobernador del estado de Nueva York, George Pataki. El presidente estadounidense, quien entabla este martes una cumbre de varios días con su homólogo ruso, Vladimir Putin, ha anulado la cita que tenía este lunes con los medios de información americanos y rusos.

En una rueda de prensa, Ari Fleisher, señaló que Bush está "profundamente preocupado" de ver la ciudad y los habitantes de Nueva York confrontados a semejante drama. Sin embargo, incita a mantener una actitud de "prudencia" en la interpretación de los sucesos vividos en Queens y a no caer en especulaciones y conclusiones apresuradas.

El portavoz de la Casa Blanca precisa que los servicios secretos no disponían de información alguna sobre una amenaza de atentado para la jornada de este lunes o para la ciudad de Nueva York. Asimismo precisa que los primeros elementos de la investigación han revelado que "todas las comunicaciones entre el suelo y el cockpit eran normales hasta el momento del accidente".

Marie-Christine Bonzom, Washington

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.