Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Servet: la llama que Calvino no pudo extinguir

'Última conversación de Calvino con Servet' (en la cárcel), óleo de Pixis Theodor de inspiración calvinista, fechado en 1861, donde Calvino "intenta" convertir a Servet.

(AKG Images)

Este año se celebra el V Centenario del nacimiento de Miguel Servet, humanista español, médico y teólogo del siglo XVI que murió en Ginebra quemado en la hoguera tras ser acusado de hereje por el Consejo de la ciudad, a instancias del reformador Juan Calvino.

Formado en medicina en París, en leyes y filosofía en Toulouse, trabajó después en Lyon y pasó a la historia por haber descubierto la circulación pulmonar.

A pesar de ser un gran médico, destacó en teología, donde desarrolló gran parte de su programa vital. De hecho, fue condenado a muerte debido a motivos teológicos y no científicos.
 
Perseguido tanto por los católicos como por los protestantes por negar el dogma de la Santísima Trinidad (defendía que existía un solo Dios) y abogar por el bautismo solo en la edad adulta, residió en varios países para tomar contacto con el incipiente protestantismo y escapar de la temible Inquisición. En varias ocasiones encontró cobijó en Basilea junto al líder de la Reforma local, Ecolampadio.
 
El Instituto de Estudios Sijenenses Miguel Servet (IES) -creado en España- se encarga de difundir el legado de Servet y de organizar distintas actividades -con unas bases modestas- para conmemorar los 500 años del nacimiento del pensador aragonés, algunas en el exterior como Londres o Bruselas.

Referente ético

“Servet era un adalid de la libertad de conciencia y la tolerancia, fue un humanista íntegro, un radical en el buen sentido, ya que buscó la verdad mediante la razón. Defendió unos ideales que consideró justos, por lo que hay que reivindicar la figura de Servet como referente ético. Es muy difícil entender la historia de la Reforma europea sin tener en cuenta a Miguel Servet”, afirma Sergio Baches, director del IES, a swissinfo.ch.   
 
Lo cierto es que Servet permanece en el olvido. No se adscribió a ninguna corriente filosófica o teológica ni, a diferencia de Calvino, contó con apoyos políticos. Murió abandonado y la historia lo sigue abandonando, indica el estudioso de Servet.
 
Con su célebre obra de teología 'Christianismi Restitutio' apostó por una clara separación entre Estado y Religión, que al final le llegaría a costar la vida. Además, la obra pasó a la historia por ser la primera en la que aparece plasmada la función de la circulación pulmonar.
 
“Fue un abanderado de la separación de poderes y su influencia caló en el pensamiento de Locke, Voltaire y Hume, y en Thomas Jefferson, que lo plasmó en  la Constitución de Estados Unidos de 1787”, destaca Sergio Baches.

Ginebra, destino trágico

“Servet era un adelantado a su tiempo y predicaba que la religión debía ser una cuestión interna, independiente de la política. Consideraba injustas las teocracias y abogaba por la libertad de conciencia”. Un concepto muy presente hoy en día, debido a que muchos países no parecen haber sabido distinguir entre poder civil y poder religioso.
 
Servet tuvo una relación decisiva con Suiza. En 1553 acabó siendo arrestado en Ginebra y condenado a morir quemado vivo. Para que Calvino viera respaldada su postura por la pena de muerte a Servet, buscó el apoyo de varios cantones, que obtuvo de las iglesias de Berna, Basilea, Schaffhausen y Zúrich.
 
El castigo impuesto por un tribunal civil era por dos herejías al negar la interpretación tradicional de la Trinidad y rechazar el bautismo de los niños. “Fue una sentencia sencilla, sin argumentación legal ni aplicación de ningún Código Penal, solo con base en la Biblia y sin posibilidad de defenderse. Simplemente se juzgaron como dos herejías contra la ley de Dios”, rememora Baches.

Monolito honorífico en Champel

Los símbolos del paso de Servet por la ciudad suiza son evidentes. En 1903 se inauguró un monolito en su honor cerca de donde murió ejecutado en la hoguera, en el alto de Champel, donde confluyen lsa avenidas de la Roseraie y de Beau-Séjour, junto al Hospital Universitario. En esta misma zona se encuentra la calle ginebrina con el nombre de ‘Michel Servet’.
 
El monolito, del siglo XX, fue iniciativa de personajes liberales y calvinistas de Ginebra, que “parecieron mostrar más humanidad por el tema al reivindicar la figura de Servet, condenaron el error de Calvino, propio del siglo XVI y afirmaron la adhesión del movimiento calvinista a la libertad de conciencia, en lo que se trató de un acto de honestidad intelectual”.
 
A pesar de esta patente vinculación, el IES, a través de su director, muestra “su perplejidad por la falta de interés mostrada por las autoridades de Ginebra por esta efeméride, lo mismo respecto a las autoridades religiosas calvinistas. Lo cierto es que la Confederación va a pasar bastante desapercibida en este aniversario, cuando la relación de Servet con Suiza es bastante directa”, lamenta Sergio Baches.
 
El Ayuntamiento de Ginebra inició en 2010 la limpieza y adecuación del lugar del monolito y pretende añadir una estatua de Servet, similar a la existente en la villa de Annemasse, a escasos kilómetros aunque en suelo francés.

Miguel Servet

Miguel Servet nació el 29 de septiembre de 1511 en la localidad aragonesa de Villanueva de Sijena (provincia de Huesca).
 
Su nombre real era Miguel Serveto y Conesa, pero también fue llamado Miguel de Villanueva y Michel de Villeneuve.
 
Murió el 26 de octubre de 1553 en Ginebra quemado vivo en la hoguera.
 
Existen multitud de referencias a Servet:
 
-en España (Villanueva de Sijena, Huesca, Barcelona, Madrid o Zaragoza, además de muchas otras ciudades).
 
- en Francia (Annemasse, París, Dijon, Villeurbanne, Vienne o Lille),
 
En estos países, además de Suiza, Hungría o Venezuela, se hallan recuerdos a Servet en calles, estatuas, teatros, centros hospitalarios, facultades de medicina, colegios o parques municipales.
 
A pesar de los rumores, Servet no dio nombre al barrio ginebrino de Servette.
 
Se ha hecho una película sobre Servet, además de una serie de televisión y una obra de teatro. ‘Passion et mort de Michel Servet’ es una película suiza realizada en 1975 y dirigida por Claude Goretta.
 
El ‘Martirio de Servet’ es un mural del pintor Diego de Rivera expuesto en la Facultad de Medicina de Ciudad de México. Pablo Picasso firmó un Dibujo de Servet.
 
Desde 1929 existe un retrato de Miguel Servet en la ventana de la Primera Iglesia Unitaria de Brooklyn, Nueva York. En la ciudad argentina de Mendoza está la Escultura del martirio de Miguel Servet, 1943.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes