Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Berlín ha sido acordonada"

, Berlin


1961: Puesto fronterizo en la Puerta de Brandenburgo.

1961: Puesto fronterizo en la Puerta de Brandenburgo.

(RDB)

En la madrugada del domingo, 13 de agosto de 1961, se erigió el Muro de Berlín que durante 28 años dividiría a la ciudad en Este y Oeste. Medio siglo después, el suizo Burghard Feller recuerda la construcción de aquella muralla, y la vida en Berlín occidental.

Burghard Feller nació en 1943 en el seno de una familia de ocho hermanos. Su padre -lechero de profesión-, había ido a trabajar en Berlín.

La familia vivió durante muchos años en el barrio de Neukölln que tras la construcción del Muro quedó justo en la frontera con Berlín Este.

Desde 1958 hasta 1961, Burghard Feller hizo el aprendizaje de mecánico de locomotoras en la empresa ferroviaria Deutsche Reichsbahn.

“El domingo 13 de agosto tenía cita con uno de mis hermanos en Basilea, porque en ese momento yo pasaba vacaciones en Suiza. Lo primero que escuchamos en la radio de aquel local fue: ‘Berlín ha sido acordonada. La República Democrática Alemana (RDA) ha cerrado su frontera’.

Regreso a Berlín, debido al Muro

Todo aquello parecía inconcebible. Tras enterarnos de lo ocurrido en Berlín, mis hermanos y yo hicimos un consejo de familia. Tres de ellos vivían en Suiza y yo pensé en buscar un trabajo allí.

Pero mis hermanos decidieron que debía volver a Berlín para ocuparme de nuestros padres. De modo que esperé un par de días y regresé a Berlín”.

Inmovilizado en Berlín

Lo primero que hice tras mi retorno fue ir a ver el Muro. Conduje hasta la calle Bouchéstrasse que estaba entre los barrios de Neukölln y Treptow. De repente las aceras quedaban en Berlín Este y las casas en Berlín occidental. Cosa que me resultó totalmente incomprensible y absurda.

Yo conocía Berlín Este mejor que Berlín occidental. Mi escuela profesional estaba en Oberschöneweide, en la parte oriental de la ciudad. Dos de mis amigos de la época de aprendizaje vivían en Mahlsdorf y Treptow. No los volví a ver.

Al principio todos pensamos que era imposible que esa situación durara, pero pronto nos dimos cuenta de que el Muro se quedaba y que las cosas incluso empeorarían. A pesar de ello, el ritmo de nuestra vida cotidiana no había cambiado mucho. Solo que ya no podíamos salir de Berlín occidental.

Antes de la construcción del Muro era miembro de un club de remo en Schmöckwitz, en el sur de la ciudad, al que nunca más pude acudir, por ejemplo. No había más opción que quedarse en Berlín occidental e ir al lago Wannsee. Y aquí nos quedamos clavados.

La ventaja del pasaporte suizo

El estado de ánimo en la ciudad era deprimente, sobre todo entre los jóvenes. En la comunidad suiza también nos preguntamos qué pasaría. Después del Muro comenzó a disminuir el número de personas que acudían a las reuniones de las organizaciones suizas, porque muchos suizos vivían en Berlín Oriental y ya no podían venir a nuestra ‘Husl’, la sede de nuestra asociación. Estaba situada junto a la Embajada suiza y como ésta apareció de pronto en la denominada ‘Tierra de nadie’, en la zona fronteriza Este-Oeste”.

Claro que por ser suizos no teníamos miedo de que nos pasara algo, por ejemplo en el caso de una invasión en Berlín occidental de tropas de la RDA o rusas. Estábamos convencidos de que con pasaporte suizo podríamos salir de la ciudad.

Por eso estábamos atentos a la fecha de expiración del pasaporte. Pero como todos en Berlín, teníamos miedo de que algo pudiera pasar.

Una casa en Valais

Compré una casa en el cantón del Valais para disponer de un hogar, donde poder refugiarme con mi familia en caso de un cambio de régimen. Todos sabíamos: Un día algo va a ocurrir. Pero nadie sabía qué iba a ocurrir.

La situación en Berlín fue muy tensa y difícil hasta mediados de los años 1980. A partir de esa fecha comenzó a calmarse, a pesar de que aún no había indicios de un cambio. Entonces era impensable que la RDA llegara a convertirse un día en una democracia”.

muro de berlín

Cerca de 2,7 millonesde personas dejaron la República Democrática Alemana (RDA) entre 1949, año de su fundación, y 1961, fecha en que se levantó el Muro. Entonces la RDA estaba al borde del colapso económico y social.

En junio de 1961, el presidente del Consejo de Estado de la RDA, Walter Ulbricht, declaraba que nadie tenía la intención de levantar un muro.

El 13 de agosto, se decretó el cierre provisional de la frontera entre el sector soviético y Berlín occidental y se arrancaron los adoquines de las calles circundantes.

Se erigió allí un Muro de 3,60 metros con losas de hormigón. Las barreras y los sistemas de control fueron constantemente perfeccionados.

El Muro urbano tenía 43,1 km de longitud. La frontera que separaba Berlín occidental de la RDA contaba 112 km.

Más de 100.000 ciudadanos de la RDA trataron de cruzar la frontera entre 1961 y1988. Más de 600 murieron en el intento. Solamente a lo largo del Muro hubo al menos 136 muertos entre 1961 y 1989.

Fin del recuadro

delegación suiza en berlín

A principio de los años 1950, cerca de 5.000 suizos vivían en la RDA. Muchos eran agricultores que no querían dejar sus granjas.

La Delegación diplomática de Suiza en Berlín les proporcionó alimentos, vestimenta y medicamentos, que les hacían llegar por camión o correo postal.

Cuando los funcionarios de la RDA desautorizaron los envíos, la Delegación y la Asociación de Suizos en Berlín formaron una red de padrinazgo: cuatro veces al año los suizos de la RFA enviaban los denominados ‘Liebesgaben’ (donaciones afectivas) a sus compatriotas del otro lado del Muro.

Muy cerca de los límites fronterizos entre Este y Oeste, la legación suiza fue testigo de la construcción del Muro en 1961.

El edificio de la Delegación suiza, en la calle Fürst-Bismarck-Strasse, se situaba en ‘tierra de nadie’. Solo sus miembros tenían autorización para entrar en la legación diplomática.

En los primeros tras la construcción del Muro, la Delegación se convirtió en una escala intermedia para los refugiados que cruzaban a nado el río Spree.

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×