Perspectivas suizas en 10 idiomas

El corazón y las nuevas fronteras de la investigación

El Centro Cardiológico de Lugano en la red de investigación internacional. Ti-Press

El corazón se puede regenerar. ¿Pero cómo? Utilizando células estaminales para reparar los daños cardiacos. En Lugano, científicos de fama mundial, como Piero Anversa, realizaron un balance de sus investigaciones al respecto.

En las últimas décadas, la investigación cardiovascular internacional ha dado pasos gigantescos gracias a la notable contribución científica del Tesino y de Suiza.

En el Centro Cardiológico de Lugano, el equipo de Tiziano Moccetti consiguió en 2004, por primera vez en Suiza, un transplante de células estaminales en el corazón de un paciente con infarto al miocardio. Para la terapia se utilizaron células madres adultas obtenidas de la médula ósea del propio paciente. Hasta ahora, casi unas setenta personas han pasado por esa terapia.

Desde entonces, las esperanzas se concentran en ese Centro Cardiológico, que fue sede, los dos primeros días de julio, del Congreso Internacional de Células Estaminales y su Capacidad Terapéutica, con atención particular a la medicina y a la investigación cardiovascular.

Si hay enormes perspectivas en este campo, cabe decir que la investigación está impregnada de fracasos inevitables. En una publicación reciente de la prensa, la Fundación Suiza de Cardiología subraya que “los últimos conocimientos adquiridos en el campo de la terapia de las lesiones al corazón mediante células estaminales ponen un freno a las expectativas demasiado eufóricas”.

¿Por qué? “Porque las células estaminales utilizadas en la clínica sólo se desarrollan en menor proporción para convertirse en células miocárdicas eficientes”, según los resultados de la fundación. ¿En qué condiciones se desarrollan adecuadamente? “si la investigación tuviera una respuesta a esta pregunta, de este aparente fracaso podría derivarse un progreso seguro”.

Un progreso que depende de una investigación muy costosa, pero indispensable para construir esperanzas razonables. En Suiza, la ley sobre células estaminales, en vigor desde el 1° de marzo de 2005, autoriza, en determinadas condiciones, el uso de células madre de embriones humanos sobrenumerarios para la investigación en el sector.

Prudencia de los investigadores

Giovanni Pedrazzini, cardiólogo y médico jefe del Centro Cardiológico, sabe bien que la investigación requiere de prolongados plazos. “Cuando se habla de células madre hay que ser muy prudente. Sabemos que por su perfil biológico, estas células funcionan y que pueden ser potencialmente muy eficaces. Este potencial, al menos por ahora, no se ha demostrado”.

La tarea de la ciencia es, por tanto, verificar en los diversos campos de la medicina (cardiología, neurología, etc.), la eficacia de las células madres en diversos tipos de patologías. “Nos faltan elementos para establecer si realmente estas células estaminales son funcionales”.

“El objetivo de los investigadores es, ante todo, ser honesto y muy prudente. Optimistas, pero realistas sobre los resultados efectivos de la aplicación terapéutica”, anota.

Lugano en la red internacional

En el laborioso trayecto de la investigación, el Centro Cardiológico se encuentra inmerso en una red internacional. “Estamos en contacto constante con centros de investigación, lo que permite verificar nuestros resultados a escala mundial”. Un trabajo especializado se desarrolla en Lugano en colaboración con centros universitarios de Suiza y del exterior.

El Centro Cardiológico colabora con centros prestigiosos como en el que trabaja el profesor Piero Anversa, uno de los más destacados expertos mundiales de las células estaminales en el sector. “Los contactos y colaboraciones de alto nivel son indispensables para lograr progresos en la investigación”.

Piero Anversa, científico parmesano emigrado hace 20 años a Estados Unidos para continuar sus investigaciones, participó en el congreso de Lugano. Activo en el ‘Brigham and Womens Hospital’ y en colaboración con la Universidad de Harvard en Boston, descubrió la existencia de las estaminales cardiacas en los mamíferos, incluido el hombre.

El cauto optimismo de los más destacados

Anversa es considerado una verdadera luminaria en la investigación que podría conducir a la regeneración de los tejidos cardiacos y proporcionar una nueva esperanza a las personas afectadas por descompensaciones cardiacas graves, infartos y otros padecimientos agudos.

El especialista y su equipo han identificado en el corazón (recientemente también en el del ser humano) la presencia de células estaminales y han demostrado que las células madres hematopoieticas de la médula pueden diferenciarse y utilizarse para reparar los daños cardiacos.

“El objetivo actual de los investigadores –explica a swissinfo el profesor Anversa-, es transferir al campo clínico, aquello que ha sido demostrado experimentalmente”. En Estados Unidos, el grupo de investigación del profesor de origen italiano está reclutando pacientes a quienes se les implantarán células estaminales.

¿Sus corazones enfermos pueden esperar entonces una nueva vida? “Diría que hay un optimismo cauto sobre el uso de las células madre para reparar los daños cardiacos. Obviamente, nos encontramos en los albores de la investigación, que requiere una serie de pasos inevitables. Pero lo que verdaderamente parece que se presentara es una nueva terapia para la insuficiencia cardiaca”.

swissinfo, François Gehring, Lugano
(Traducido del italiano por Patricia Islas Züttel)

El esfuerzo conjunto de Centro Cardiológico del Tesino y del Laboratorio de Diagnóstico Molecular de Lugano ha llevado a la creación, en el interior del Centro, de un Laboratorio de Terapia Celular especializado en el tratamiento celular.

Una de las metas de esa institución es aislar las células estaminales del paciente que ha sufrido un infarto, y reimplantarlas, tras una purificación, directamente en el músculo cardiaco.

Para la terapia se utilizan células estaminales adultas tomadas de la médula ósea. Se trata de células estaminales multipotentes, que son capaces de diferenciarse, bajo estímulos adecuados, en toda una serie de células especializadas en las más diversas tareas.

Superada la fase experimental, esta terapia debe aplicarse al paciente, quien luego de haberse recuperado de un infarto, podrá recibir un reimplante de sus células estaminales en su dañado corazón y, potencialmente, recuperar la actividad del músculo cardiaco.

Los preferidos del público

Los más discutidos

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Puede encontrar todos nuestros debates aquí y participar en las discusiones.

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR