Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Permiso por paternidad "Tantos momentos que no se recuperarán jamás”

Papà e mamma con le due figliolette, tutti e quattro seduti su dei gradini in un parco.

"Una riqueza que nadie podrá quitarme": así define Davide Dosi el tiempo que pasó con sus hijas cuando eran bebés. 

(Dosi)

La ley suiza no prevé la baja laboral por paternidad. La ciudadanía decidirá si la instituye. ¿Qué significa concretamente para un papá tener licencia para ausentarse del trabajo a fin de ocuparse de su hijo? David y Arianna lo saben.

“Sería un primer paso que podría cambiar toda la estructura social", dice Davide Dosi, refiriéndose a la iniciativa popular ‘Por un permiso de paternidad razonableEnlace externo', cuando conversamos con él y su esposa Arianna en su casa, en Chiasso, un municipio de algo más de 8 000 habitantes en Suiza, en el margen fronterizo con Italia.

Si los dos académicos son firmes partidarios de la iniciativa, ciertamente no es por interés personal. De hecho, aunque se aceptara en la votación popular, Davide Dosi ya no podría beneficiarse, porque sus dos hijas ya han crecido: en diciembre Anna cumplirá 11 años y Elena 7.

"Una riqueza que nadie me podrá arrebatar"

Es por conocimiento de causa que la pareja está a favor del permiso de paternidad retribuido. Davide Dosi sí gozó de tiempo libre para disfrutar de sus hijas tras sus nacimientos, pero costeándoselo de su propio bolsillo. En ambas ocasiones, al final de la licencia de maternidad de cuatro meses de Arianna, Davide redujo su tiempo de trabajo un 20% durante seis meses. Una experiencia de la que habla con entusiasmo y emoción.

"Permaneciendo en casa, pude ver crecer a mis hijas. Esta es una riqueza que nadie me podrá arrebatar jamás", subraya Davide, y explica que ello le ha permitido a él y a sus hijas conocerse mejor. "Hay muchas cosas que, si no tienes la oportunidad de vivir en el momento, nunca podrás recuperarlas, se perderán para siempre", continúa Davide, con una mirada y tono de voz que revelan aún más que las palabras su alegría y emoción al revivir mentalmente esos momentos. Y por la expresión en el rostro de Arianna se percibe claramente que ella comparte los mismos sentimientos.

Entre las dificultades, aprender a cuestionarse

Por supuesto, no solamente hay momentos de placer para el papá. Pero incluso las dificultades, según Davide Dosi, ayudan a crecer. "Se sabe realmente lo que significa quedarse en casa un día a solas con los niños. Es una experiencia muy educativa". Una formación que contribuye a la comprensión mutua, no solamente entre el padre y los hijos, sino también entre el marido y la mujer.

Sin embargo, compartir los mismos roles también puede provocar fricciones, ya que se trata de establecer reglas para esas tareas, advierte Davide, sin ocultar el hecho de que él y Arianna a veces han tenido divergencias. "Se debe estar dispuesto a conversar y no dar por sentado que las cosas funcionan de una forma determinada, porque alguien de los dos establece esa regla”. Así se pueden aprender tantas cosas, añade Arianna. "Lo que noté es que David enfrentaba ciertas situaciones de otra manera. Una señal para tomar ejemplo uno del otro".

Una situación privilegiada

La pareja no tiene ninguna duda: si debieran repetirlo, volverían a elegir esta opción. Incluso si esto significa que una parte del salario ya no se perciba. "Pero nunca hemos sentido esto como una carga o un sacrificio. La experiencia que compartí con mi esposo e hijas no tiene precio", dice Arianna con gran entusiasmo.

Arianne, responsable del Departamento de Relaciones Internacionales y Movilidad de la Universidad de la Suiza italófona, señala, sin embargo, que ella y David, historiador y bibliotecario, pudieron reducir su tiempo de trabajo porque estaban "en una situación privilegiada: nuestros salarios nos permitieron tomar esta decisión y nuestros empleadores eran comprensibles".

Igualdad de derechos para los padres

Si se introdujera la licencia de paternidad remunerada durante cuatro semanas en el plazo de un año a partir del nacimiento de cada hijo, como se prevé en la iniciativa, este periodo en familia dejaría de depender de las condiciones económicas personales y de la buena voluntad del empleador: la licencia pasaría a ser un derecho de cada padre.

"Este es el elemento más importante de la institución del permiso: la paternidad sería finalmente reconocida como un derecho. Como toda madre, todo padre tendría derecho a cuidar de sus hijos. Eso sería muy diferente a la opción actual, individual. Sería un cambio social enorme", subraya David.

El éxito en la colecta de firmas que respaldaron la iniciativa y los resultados de una encuesta en la que más del 80% de los encuestados apoyaron la licencia de paternidad parece indicar que ha llegado el momento de este cambio.

El debate democrático estimula la reflexión

Davide Dosi, sin embargo, permanece con los pies en la tierra. "Algo se está moviendo, pero muy lentamente. Creo que el hombre debe hacer un cambio radical de mentalidad", observa el padre de familia.

Por otra parte, según Arianna, las mujeres no deben dar por sentado que su marido es incapaz de llevar a cabo las tareas familiares y que no está interesado en compartirlas. "Si se le pregunta, puede decir que está muy dispuesto. Pero hay que hablarlo, porque no se puede esperar que el otro entre en nuestra cabeza”.

La iniciativa

En el Parlamento suizo, más de 30 intervenciones para la introducción del permiso de paternidad o permiso parental fracasaron.

Ante el rechazo de una iniciativa parlamentaria en la cámara baja, en mayo de 2016 cuatro organizaciones, entre ellas la federación sindical social-cristiana Travail.SuisseEnlace externo, lanzaron la iniciativa popular ‘Por un permiso de paternidad responsable – a favor de toda la familia’.

El texto prevé el establecimiento del derecho a un permiso de paternidad remunerado de al menos cuatro semanas con una compensación por la pérdida de ingresos durante la licencia. Los 20 días de licencia serían flexibles y deberían tomarse a más tardar dentro de los 12 meses siguientes al nacimiento de cada niño.

Más de 107 000 firmas respaldaron la iniciativa – unas 30 000 se reunieron a través de la plataforma WeCollectEnlace externo – en un plazo de doce meses. El 18 de octubre el Gobierno de Suiza anunció que recomendará al Parlamento rechazarla. 

Fin del recuadro

​​​​​​​


(Traducción del original en italiano: Patricia Islas)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×