Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, en la lupa de Bruselas

(swissinfo.ch)

Inquieta por la participación del Estado suizo en una nueva compañía aérea, la Comisión Europea analizará la compatibilidad de esa medida con su legislación.

El organismo manifestó su preocupación por la "estructura y los montos" de las ayudas acordadas por el gobierno de la Confederación Helvética a la aerolínea que reemplazará a Swissair.

El gobierno suizo anunció este lunes (22.10) una inyección financiera de mil millones de francos con el objetivo de sostener financieramente a Swissair hasta la primavera próxima, cuando dos terceras partes de las actividades de la firma quedarán en manos de Crossair.

La Comisión Europea examinará las informaciones proporcionadas por Berna para juzgar si esas ayudas de Estado son "compatibles" con la legislación del organismo aun cuando el acuerdo bilateral sobre el transporte aéreo no ha entrado en vigor.

Información permanente

A su vez, la Oficina Suiza de Integración, encargada de las relaciones con la Unión Europea, aseguró que Berna ha mantenido informada a la Comisión señalada acerca del plan de salvamento de Swissair-Crossair.

"Ayer lunes se envió una carta, además de una entrevista vía telefónica, este martes, entre el ministro suizo del Transporte y presidente en ejercicio de la Confederación y la señora Loyola de Palacio", comisaria europea encargada de los Transportes, destacó el portavoz del área de integración, José Bessard.

Para el portavoz, la decisión asumida de salvar Swissair-Crossair "respeta el acuerdo sobre el transporte concluido entre la UE y Suiza, y que aún no entra en vigor".

Crossair a salvo de acreedores

Por otra parte, Crossair está al margen del procedimiento de prórroga concordataria iniciada por Swissair y otras unidades de Swissair Group. La compañía de Basilea es independiente desde que las principales instituciones bancarias suizas, el UBS y el Credit Suisse Group, adquirieron el 70% de su capital, mismo que detentaba el malogrado gigante suizo.

Esa medida impide a los acreedores de Swissair actuar contra Crossair, destacó Filippo Beck, quien participa en el estudio del comisario de Swissair Group, Karl Wüthrich. El paquete financiero para transformar la compañía de Basilea en una nueva empresa intercontinental suiza, no cambia las cosas.

Sin embargo, la situación jurídica se haría más compleja si la nueva compañía mantuviera el nombre de Swissair. Esta "nueva Swissair" podría ser considerada como reiniciadora, lo que permitiría a los acreedores de "la antigua Swissair", proceder en su contra.

Incalculable pérdida laboral

Aun cuando el proyecto Fénix -de salvamento de la aerolínea- estima en más de 9.000 la pérdida de empleos derivados de las modificaciones en la aerolínea de bandera helvética, el número exacto de licenciamientos que provocará la debacle del Swissair Group no se puede determinar.

"No podemos proporcionar cifras actualmente", indicó este martes el portavoz de Swissair Group, Jean Claude Donzel. Hay todavía una gran incertidumbre en torno a la suerte de las sociedades aledañas a la actividad aérea, como el departamento de informática Atraxis.

En una primera estimación proporcionada por André Dosé, dirigente de Crossair, el número de licenciamientos se elevaría en Suiza a 4.000 y a 5.000 en el resto del mundo.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes