Navigation

Suiza, Noruega: dos 'casos' europeos

Suiza y Noruega tienen muchas similitudes (en este caso, una rincón del Parque Nacional de Jotunheimen). Y no solo por sus paisajes. imagepoint

Uno está en el corazón del continente, el otro en sus límites. Pero a pesar de esta diferencia, ambos países tienen mucho en común: riqueza, espíritu montañés, estabilidad política y el euroescepticismo.

Este contenido fue publicado el 14 octubre 2010 - 09:21
Isabelle Eichenberger, swissinfo.ch

Doris Leuthard, la presidenta de Suiza, inicia este jueves su visita oficial a Oslo.

“La prensa noruega habla mucho de Suiza estos días, es muy interesante y nuevo”, señala Ulf Sverdrup, politólogo. El debate sobre la conveniencia de continuar o no con la vía bilateral con la UE no ha pasado desapercibido en Noruega. Contento con la coincidencia, la visita de Estado de la presidenta de la Confederación se produce justo ahora.”Nunca lo hubiera imaginado hace solo un año”.

Ulf Sverdrup es jefe de la secretaría de del ‘Europe Review Commitee’, entidad creada por el Gobierno de Noruega para evaluar la adhesión al Espacio Económico Europeo (EEE) en 1992. En este mismo año los suizos rechazaron su adhesión. Sverdrup señala que los euroescépticos noruegos observan la vía bilateral elegida por Suiza.

Unidos por la desconfianza en UE, los dos países no tienen las mismas opciones, lo que podría explicarse por la posición geográfica de ambos, uno en el corazón de Europa y el otro en sus fronteras nórdicas. Pero ambos viven un conflicto político en torno a su relación con Bruselas.

Similitudes

Ulf Sverdrup conoce bien Suiza por haber participado hace diez años en un artículo comparativo: “Siempre pensé que la comparación entre estos dos ricos países montañosos que no son miembros de la UE es interesante, aunque pocas personas le han prestado atención hasta ahora”.

Cabe destacar que los medios de comunicación suizos también hablan mucho del caso noruego, la posibilidad de una adhesión al EEE reapareció en el debate como una alternativa a los acuerdos bilaterales, cuyo futuro parece incierto.

No hay muchos noruegos en Suiza, ni suizos en Noruega, pero son similares, según Ketil Djonne, especialista en mecanismos comerciales con la UE.

Estable desde la Edad Media

“Estoy impresionado por las similitudes de nuestros países: el tamaño, la población, el paisaje y la mentalidad de montaña, el interés por el medio ambiente, además de las preocupaciones en materia de democracia y de Derechos Humanos”, indica este noruego que pasó su juventud en Suiza.

“Aunque Noruega es un reino, históricamente la estructura de los dos países es globalmente muy estable desde la Edad Media. Hoy en día, ambos se muestran mayoritariamente euroescépticos, en gran parte debido a que los dos son países ricos”.

Dos pudientes que dicen ‘no’ a la UE

Una opinión compartida por Gilbert Casasus, director del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Friburgo, que inventó la fórmula de “no los pudientes”. "Si existen dos ejemplos de países que dicen no a la UE, estos son Noruega y Suiza, los dos países con el nivel de vida más elevado del continente”, señala el politólogo.

“La fuerza económica de los dos países es comparable: uno tiene oro en sus cajas fuertes y el otro el oro negro en sus fondos marinos. Estos son los países-refugio que no quieren compartir y son muy sólidos en comparación con el resto del continente”, comenta.

Ulf Sverdrup añade: “Con un Producto Interior Bruto (PIB) muy alto y la singular similitud en sus actividades 'offshore' (petróleo y banca), así como las tasas de desempleo mucho más bajas que en otros lugares, son razones evidentes para no adherirse a la UE”. Otro punto en común apuntado por el experto noruego: los dos países van en contracorriente con las fuertes subvenciones en agricultura.

Petróleo y gas

Por el contrario, los dos países ofrecen una estructura económica muy diferente. “Noruega es más industrializada, (44% del Producto Nacional Bruto, PNB) que Suiza (27% del PNB), explica Rodolfo Laub, de la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO).

Además, una cuarta parte de esa cifra se refiere a la producción de petróleo y gas. Eso podría explicar por qué los intercambios comerciales de Suiza son una o dos veces más importantes con con los demás países nórdicos, donde la industria está más diversificada”.

En términos políticos, las similitudes están más matizadas. “Suiza está implicada en el mecanismo del referéndum, pero Noruega también lo está con la democracia, la participación, la política de igualdad, etc. Por contra, los suizos están más apegados a su independencia, más individualistas y menos comprometidos con el papel del Estado que los noruegos”, asegura Sverdrup.

Visita de Estado

La presidenta de la Confederación; Doris Leuthard viaja a Noruega el 14 y 15 de octubre de 2010 para una visita de protocolo.

Será recibida por el Rey Harald y la Reina Sonja.

Lanzadas en 1847, las relaciones entre los dos países no miembros de la UE pasan a través de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El comercio bilateral sigue siendo modesto, sin embargo, Suiza es el 19º socio comercial de Noruega.

End of insertion

Noruega

Monarquía constitucional, cuyo jefe de Estado es el Rey Harald V.

Población: 4,6 millones, de los cuales 2123 (CH 1643 con 7,3 millones de noruegos).

Desempleo: 3,2% (CH: 3,7%).

PIB per cápita: 56.875 dólares (CH: 43.100).

Deuda Pública: el 60,4% del PIB (CH: 38,8%).

Las exportaciones: 120,5 mil millones dólares (82,8% para la UE), un productor de petróleo y gas en Europa, proporciona casi el 30% del consumo en Francia, el Reino Unido Unido y Alemania

(cifras de 2009, SECO)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo